Pestañas

sábado, septiembre 09, 2006

Multazo al canto.

Iba yo tranquilamente por las calles de Tempe, circulando pacíficamente con mi bicicleta, cual ciudadano ejemplar, cuando de repente me encuentro con que un señor policía, con casco, moto y gafas de sol, levanta la mano con la palma abierta para que me pare.

Detengo mi peligroso medio de transporte al lado suyo y va y me dice: “Por qué estas montando en bicicleta en el sentido opuesto a la circulación?” (en inglés claro, no se como lo dijo exáctamente). Yo iba tan rícamente por la acera y no por el carril bici que hay en la carretera, de un metro de ancho, sin separación posible de los coches automáticos conducidos por estúpidos que no han hecho el mínimo esfuerzo por sacarse una licencia para conducir y que encima hablan por el móvil mientras conducen (si, sin manos-libres). Y además iba en sentido contrario, porque dio la casualidad, aunque ya había discutido con Julia que la forma más segura de ir por la acera es ir por el sentido contrario ya que así ves a los coches de frente cuando te cruzas con ellos (ya nos han pegado algun susto estos imb...).

Volviendo a la pregunta del policía. Había dos opciones:
  1. Le digo que no se de que narices me habla, que soy extranjero y que es lo que dice, mande usted que no se inglés. (Objetivo: dar pena)

  2. Decirle que tiene razon señor policía, que voy en sentido contrario señor policía, porque es más seguro y porque además voy a cruzar ahora mismito al sentido correcto, señor policía. (Objetivo: peloteo)

La decisión había que tomarla, rápidamente. Joer, que nervios, que es más sencillo? La primera.

Incorrecto (o al menos, inútil. No sabemos si la posibilidad 2 habría servido de algo, probablemente no). Multazo de mas de 100 dólares al canto por ir en sentido contrario. Eso si, con la posibilidad de reducir el pago a la mitad si asisto a unas clases de seguridad sobre conducción de bicicletas, donde me van a explicar como se monta corréctamente en bicicleta en el vasto y maravilloso estado de Arizona. Por cierto, estoy intentando apuntarme a esas clases, pero están llenas. Parece que el vasto y maravilloso estado de Arizona está recaudando el dinero que no recauda a través de los impuestos utilizando a los miles de ciclistas que hay en la ASU. Luego dice la gente de bajar los impuestos. Antes tengo que pasarme por los Juzgados de Tempe y pagar 35 dólares, luego se va a la clase y se pagan otros 15. Se supone que luego te dejan en paz. Por supuesto, existe la posibilidad de no pagar la multa, pero teniendo en cuenta que su presidente George W. Bush justifica abiértamente que la CIA utilice cárceles secretas para torturar a sospechosos de terrorismo fuera de los Estados Unidos, yo prefiero no tener el mas mínimo problema con la Justicia de aquí. Que nunca se sabe.

A esto hay que añadir que tengo que pagar (de hecho ya lo he pagado) otros 250 dólares por la “cura” de mi otitis en Urgencias. Esta vez lo que se paga es a los médicos que me atendieron... En resumen, la cura de mi otitis ha costado: 100 dólares en medicamentos (pastillas y gotas, eh?) + 350 de Urgencias + 250 por el médico que me dijo: tienes otitis, dude. Joe que listo, eso ya lo sabía yo. Menudo negocio, 250 dólares por decir una perogruyada.

Pues nada, más noticias cuando vaya a la clase de aprender a circular en bicicleta. Manda güevos. Venir tan lejos para que me enseñen a montar en bici.


2 comentarios :

Ruth dijo...

Ja, ja
parece que me estoy riendo de tus desgracias pero no, ¿eh? es que me hace gracia imaginar que te van a enseñar a montar en bici, literalmente, que la primera clase será con ruedines a los lados para que no te caigas y el profe cogiendo la bici por detrás y diciendo, "tú no te preocupes que no te suelto..."
¡Qué cosa más absurda! Si como contais nadie anda por las aceras, los coches van como van, y el carril bici (en una ciudad en la que habrá bastantes bicis) es tan pequeño, parece totalmente absurdo que no se pueda circular por la acera en el sentido que te dé la gana.
Bueno, tómatelo con filosofía y piensa que estás dejando tu dinero en un país que lo necesita, si no mira como está todavía Nueva Orleans, si agua, sin luz... al final vamos a ser nosotros los que tengamos que llevar divisas, je, je.

David dijo...

Por esto seguro que se puede crear un incidente diplomático: ¡serán miserables¡ ¿no sería por tener pinta de hispano?

Si hay normas de circulación de bicicletas seguro que no son internacionales, así que si no se necesita una licencia de conducción de biciclos de tracción humana no tenías obligación de conocer la normativa.

Ya te veo en el banquillo:

"El estado de Arizona contra Peibol Domingas" Y tu alegando daños psicológicos... que si hombre, que te haces de oro.

Como alternativa y desahogo siempre te queda el vandalismo urbano, pero con ojo ;-)

P.D Putos cañoneros!!