Pestañas

lunes, diciembre 11, 2006

Muere Pinochet

Mucho se esta diciendo acerca de la muerte del ex-dictador chileno Pinochet. Por ejemplo, podeis repasar lo que se dice en la web en estos blogs:

Pinochet también muere en Internet
Más sobre Pinochet



Sin embargo, dejando aparte la crueldad de este hombre, a mí me gustaría llamar la atención acerca de la responsabilidad de las grandes potencias. Nixon y Kissinger quisieron acabar en su momento con el gobierno de izquierdas de Chile, dentro de la guerra fría. Copy-Paste de uno de los blogs:

Pinochet fue sólo un peón en el juego del capitalismo internacional, que cumplió una función relevante cuando ese enorme entramado de intereses creyó ver en peligro su dominación en una parte del mundo que en aquel momento tenía no sólo su peso específico, nada desdeñable, sino también un muy trascendental valor simbólico, deducido del hecho de que allí el pueblo se estaba enfrentando a la oligarquía no con las armas, sino con las urnas. Había que acabar con eso «como fuera» –el entonces embajador de los EUA en Santiago de Chile ha contado que oyó tanto a Richard Nixon como a Henry Kissinger utilizar esa expresión: «¡Como sea!»– y los poderosos militares que encabezaba Pinochet resultaron que ni pintiparados para poner en práctica ese designio.



Es más, como se dice en el otro blog, Pinochet ayudó a su amiga Margaret Thatcher en la Guerra de las Malvinas:

Se sabe que Tatcher le debe parte de su éxito en la Malvinas, ya que el General Pinochet movilizó a parte de su ejército en la frontera con Argentina, para que los dictadores del otro lado no pudieran enviar sus tropas a las Falklands (versión UK) o a las Malvinas (versión Argentina); aunque éste dato se le haya olvidado a la BBC versión española.



La responsabilidad de las democracias occidentales en los crímenes cometidos durante el golpe de Estado y la dictadura chilenas son ineludibles. Al igual que ocurrió en España, durante la Guerra Civil, Chile no fue más que un títere, una casilla de parchís más, dentro de la política internacional. No se les caerá la cara de vergüenza.

5 comentarios :

juliacgs dijo...

Escalofriante.

eulez dijo...

"La cuestión es examinar históricamente el asunto. Intervino un militar, ya se supone que siempre tiene aspectos violentos. Lo que no hay duda es que todavía tiene unos partidarios Pinochet. Podía haber cometido algunos excesos pero, en principio, dejaba un país mejor de lo que se lo había encontrado"

"Mire usted, Pinochet se ha muerto. Paz a los muertos"

"Había un régimen de un Señor, Allende, que con todos mis respetos murió en medio de todo esto, que había dejado el país en el caos total"

Manuel Fraga, franquista reflejado en Pinochet.

copiado de aquí

Ruth dijo...

¿Alguno ha oido hablar a las victimas de tortura que han sobrevivido? Supongo que sí, yo casi no puedo, cuando abren lineas en las radios, o la tele y llama gente contando sus experiencias la mayoríade las veces tengo que desconectar,no voy a contar aquí las cosas que ellos cuentan porque yo he tenido pesadillas con ellas pero no entiendo como pueden contener la rabia.

Totalmente de acuerdo en que Pinochet fue un peón para Estados Unidos y que por supuesto als democracias europeas tampoco salimos bien paradas pero es que además fue un peon bien dispuesto, el mejor siervo de su amo, ha superado a muchos en el "noble arte de la tortura"

Lo único malo de que se haya muerto y de que ahora haya democracia en Chile es que nadie va poder, no ya hacerle ni la mitad del daño que él hizo a miles, sino que ni siquiera se va a ver en el banquillo por ello. Y todo gracias a Blair, J.M. Aznar y el que tenía que dar la orden de extradición en su momento (no me acuerdo de cómo se llamaba) para que lo juzgaran aquí. Se puso malito, pobrecito Pinochet y hubo que llevarlo a su país. No se hubiera hecho justicia igualmente pero por lo menos se habría visto un pelín acorralado.

Tenemos el consuelo de que por lo menos sus ultimos años los pasó con el miedo a que consiguieran juzgarlo no como nuestro caudillo paricular y todos sus seguidores, entre ellos Fraga que se murieron y se morirán en la cama tan tranquilos.

Ruth

eulez dijo...

A mi es que estos temas me ponen malo. Sí, me pasa igual con lo de los torturados, yo prefiero no oirlo, no me hace falta. Igual me ocurre con los incendios, con los muertos de Irak y con las imágenes chungas de África. Si estoy viendo la tele, cambio de canal. Me ponen enfermo y no tengo necesidad de concienciarme de nada de eso.

Algo me cabrea especialmente cuando una injusticia tiene "fácil" arreglo por parte de los paises y estos se cruzan de brazos porque en realidad les interesa. No lo puedo soportar. Lo que ocurrió en Yugoslavia se podía haber evitado (otro día hablaré de ese tema), al igual que lo que pasó en España en el 39. Los golpes de Estado en suramérica durante los años 70, lo mismo. Y todo lo demás... se puede hacer, pero no interesa a nivel político-estratégico-militar. Su puta madre.

En cuanto a Fraga, me cago en la mierda de la Transición.

(Joer, creo que voy a empezar a poner post de las flores del campo, que me estreeeeso. Bueno, para esto sirve el blog, pa desahogarse)

juliacgs dijo...

¿Dónde has cogido la cita de Fraga? Porque yo lo oí (se lo dijo a Marta Nebot, de Eva Hache) y no era exactamente así... Sonaba a) menos coherente, b) había diferentes matices (lo del golpe militar: dijo algo así como que por ser un golpe militar, era normal que fuera violento, pero que aún así, como el gobierno de Allende era un desastre, etc.) Vamos, que más o menos... Resulta esperpético que se le siga preguntando su opinión a un señor que ya debería estar recluído en su casa, o en Parque Jurásico y no en el Senado.

Por lo demás, el otro día entrevistaron a Isabel Allende en la Mirada crítica, y comentó que ella también consideraba que lo correcto hubiera sido que a Pinochet se le hubiera juzgado en Chile y no fuera de allí. También dijo que el hecho de que Garzón y las víctimas se movieran hizo que, de algún modo, cambiara la percepción en Chile sobre el asunto.

Además, también me pareció curioso el comentario que Santiago Carrillo hizo en Buenafuente el otro día, cuando Buenafuente le preguntó que qué le parecía que Pinochet se hubiera "ido de rositas" sin que le hubieran juzgado... Carrillo contestó: "¿No era creyente ese señor? Pues si creía en Dios, ahora mismo le estarán juzgando, y no creo que el Dios en el que él creía le deje escaparse tan fácilmente".

Jo, por cierto, he estado mirando, a ver si veía las palabras exactas y veo como todos los fachas se han puesto hipercabreaos con la entrevista esa a Carrillo... Qué país...

De todas maneras, entre estas cosas y tu ecuatoriano bailón, va a ser bueno que pongas algún postito de florecillas en el campo, ¡¡¡porque esto está empezando a oler (a pies)!!!

Ciaos,

Julia