Pestañas

lunes, febrero 05, 2007

Amstrad CPC y emuladores

Los ordenadores personales más comunes en los años 80 y principios de los 90 del siglo pasado fueron los de 8 bits. Estos ordenadores eran tan rudimentarios que por no tener, no tenían disco duro. Sin embargo, los juegos que se desarrollaron para ellos no podían ser mejores ya que aprovechaban al máximo las escasas posibilidades de las máquinas. En la imagen de abajo podéis ver una foto de mi viejo Amstrad CPC 464, que ya vendí a un coleccionista. La verdad es que me dio pena separarme de él, pero iba a estar mejor con alguien que lo iba a usar y que también tenía un Commodore y un Spectrum


Algunos programadores, nostálgicos de aquellos tiempos iniciáticos, han construido una serie de aplicaciones llamadas emuladores que "emulan" este tipo de máquinas en los computadores modernos. Además se han dedicado a convertir todos los videojuegos existentes para que puedan ser jugados en estos emuladores. Un gran regalo para aquellos que, como el que escribe, se hallan pasado media infancia delante de uno de estos cacharros.

En los siguientes enlaces muestro como se hace para instalar un emulador de Amstrad y poder jugar a alguno de sus juegos: Lo primero es descargarse un emulador, como por ejemplo el Caprice e instalarlo (next, next..) Si lo ejecutáis,  obtendréis una pantalla igual que la de un Amstrad (abajo). Ahora ya solo queda bajarse algún juego y probar. Los juegos tienen extensión "dsk" y normalmente bien comprimidos en un zip, abajo pongo muchos enlaces. Lo siguiente es ejecutar Caprice en vuestro escritorio. Posteriormente pulsáis "Insert Disk" en el menú superior. Caprice puede leer los zip sin problemas.


Ahora, para cargar el juego, hay que escribir los comandos en el CPC como si fuera de verdad. Una forma es escribir CAT. Os sale lo que está contenido dentro del disco. Ahora escribir RUN" ABADIA donde ABADIA debe ser el nombre del archivo con menor peso de los que han salido después de hacer CAT (por lo general solo hay uno)

¡Ya está! ¡A jugar!

Algunos enlaces para descargar más juegos y con más información son los siguientes:
este, este, otro, otro más. Una página web sobre la Abadía del Crimen es esta, con remakes e información acerca del "mejor juego de la historia del software español".

Actualización (¡septiembre de 2012!): Hay un emulador que se ejecuta directamente en el navegador que se llama CPCBox. Un par de páginas que con los juegos que siguen funcionando son esta y esta.

8 comentarios :

Ruth dijo...

Me hace gracia que digas lo de que tu ordenador iba a estar mejor con otra persona, en compañía de un Commodore y un Spectrum. Como si fuera una personita.

Un saludillo, y a tu ordenado actual también, no se vaya a ofender, jaja.

eulez dijo...

Claro, claro, más que una personilla, todo un personaje era mi amstrad. Un amigo de la infancia, vamos. Mi ordenador actual es más común, no tiene tanto mérito... exceptuando a Piripitoto, el portátil, que es muy majete, pero un poco celoso...

juliacgs dijo...

Me ha gustao este post. Me ha recordado a mi infancia. Me he acordado de los jueguitos que mi padre me ponía en su spectrum, con cintas de casette. Tenía dos, que eran mis favoritos: uno era de Epi y Blas, que no sé ni de qué iba, pero me molaba mazo ver a Epi y Blas hechos con pixeles "asín" de gordos y otro que era de un globito y era pa hacer sumas y restas, y en el nivel superior, multiplicaciones y divisiones. Si las hacías bien, el globito salía volando...

Ya veis, que ñaja era yo cuando jugaba a esas cosas...

Ah, y sí, yo os escribo desde nuestro famoso Piripitoto (jo, si no llega a ser por él, no sé qué haría yo...), y que, aunque nos ha dado varios disgustos de estos gordos, gordos, me ha acompañado ya a Bremen, ¡¡¡y a Arizona!!!! Está claro que no es sólo un ordenador, es nuestro PIRIPITOTO!!!!

Ruth dijo...

Yo tuve un Spectrum de 18 K, el típico que tenía todo el mundo era el de 36, pero este era un poco más grande que una cuartilla y el teclado era de esos sin teclas, como una plancha con bultitos que no se marcaban ni para atrás, tenías que apretar ahí con todas tus ganas.
Luego tuve un Amstrad PC1512, lo más de lo más, sin disco duro, cada vez que lo encendías tenías que meterlo lo dos discos de 5 u medio para que cargara el "sistema operativo". Además había que aparcarlo, cuando lo cerrabas tenías que ponerle "PARK" para que si lo movías o algo no se dañara.
Era muy gracioso.

Yo también he tenido infancia ordenadoril, pero nunca les he puesto nombre.
Molaria saber por qué habeis llamado a vuestro portátil "PIRIPITOTO".

eulez dijo...

Cuando mi madre vió el portatil por primera vez dijo que era eso, muy piripitoto... es que es de Jaén y en su familia (de Andujar) tienen un pseudolengauje propio...

Dabidovich! dijo...

Lo mío fue un spectrum de 48K, que llego a casa en el año 84 o así, vamos, que me pilló con 6 añitos. Entre aporrear su teclado y los juegos de construcciones se me pasaban las tardes con mi hermano en la habitación.

La de joysticks que nos debimos cargar, jajajaja.

Ahora mismo recuerdo el Renegade, el Match Day y sus segundas partes, que permitían 2 jugadores simultáneamente. Diooooos, La Gran Berta, jajajajaja

También me vienen a la cabeza los School Daze y Back to School, Fred... y tantos de cintas copiadas o compradas en el rastro. Lo del pirateo nos viene de antigüo, aunque como no había cassetes de doble pletina había que pillar unos cables y juntarse con un amigo pa tener dos cassetes, jajajaja

Joder, como pasa el tiempo... ...y ahora llega el Vista y que nos aporta: NADA.

Ruth dijo...

Me vas a contar a mí pseudolengaujes propios. TOOODA mi familia es de Úbeda y en el cole simpre se han reido de como hablaba yo porque a rebozar en Úbeda se le llama "Emborrizar", a un jersey se le llama "Saquito"...
Existen ya tres o cuatro tomos del "Diccionario del Ubedí básico" editados por una editorial chiquitita que son muy graciosos.

Dabidovich! dijo...

Claro, "emborrizar", pero con un "chipitín" de agua para que no se "empampline", que sino no se lo va a comer "Perico el de los Palotes" y te mandan a "donde picó la pava" y encima en un día que llueve más "que cuando enterraron a Bigotes" y que "hace más frío que pelando rábanos", jajajajaja. Ah, y cuanto termines de comer no te olvides de pasar "el pollito miajero", que está todo lleno de miguitas, jajajaja.

Desde luego tener madres andaluzas marca... y de qué manera!! La mía: de Córdoba.