Pestañas

sábado, marzo 31, 2007

La plataforma del Gran Cañón.

Cuando Julia y yo estuvimos en el Gran Cañón del Colorado nos dio la sensación de que aquello no era de verdad, debido a la impresionante dimensión del cacho agujero. Es algo muy difícil de describir: es como si el cerebro se negase a asimilar tal magnitud. Parece que esto es algo que le pasa a todo el mundo, de forma que a los yankis va y se les ocurre hacer una plataforma que se adentra dentro del cañón, para que se vea que es de verdad, supongo. La plataforma, llamada SkyWalk, ha sido presentada al público recientemente. Sin embargo, creo que en realidad no ha sido construida en territorio del propio parque, sino en territorio de los indios hualapi, que se encuentran al otro lado del río Colorado, fronterizo con el parque. De nuevo, se ha vuelto a "sobornar" a los indios nativos: se encuentran por debajo del umbral de la pobreza y la oferta del SkyWalk les permitirá tener algún ingreso. Por cierto, que nadie crea que los indios en estas reservas viven en tiendas de campaña con trajes de plumas: más bien malviven en casa prefabricadas y más parecen vagabundos que cualquier otra cosa (una cosa buena que hicimos cuando estuvimos allí es comprar muchos productos a los Navajos).

2 comentarios :

Dabidovich! dijo...

Vaya, parece entonces que lo mejor de los EEUU son esos parques naturales. Yo, cuando estuve en las cataratas de Iguazú tuve esa misma sensación que describes, casi de irrealidad ante la magnitud de fenómeno natural. También allí había unas plataformas que te ponían en sitios y puntos de vista increíbles. Es de destacar que en la última gran crecida una de las plataformas se fue al carajo y descansa en el fondo de la garganta del diablo, la más impresionante de las cataratas del conjunto de Iguazú.

Al final el turisteo acaba por prostituir hasta las maravillas naturales más inaccesibles: dicen que la subida al Everest es un rosario de botellas de oxígeno agotadas.

Franwerst dijo...

¡Qué acojone la plataforma esa! Espero que no sea marca ACME.