Pestañas

lunes, abril 23, 2007

Inmolarse

Curiosa esta recomendación de la Fundación del Español Urgente, fundación que no pretende amparar a los toledanos con problemas de incontinencia, sino al buen uso del idioma español. La recomendación consiste en no utilizar la palabra "inmolarse" cuando se refiere a los atentados que realizan los terroristas suicidas de Al Qaeda. Según dicen ellos, "inmolarse" solo tiene connotaciones positivas, de sacrificio en pos del bien común, cosa que no ocurre con estos atentados, al menos desde nuestro punto de vista (aunque ellos se creen que van al cielo con las chopocientas vírgenes). De todas formas, en la Real Academia se dice que la palabra "inmolar" tiene como segunda acepción "ofrecer algo en reconocimiento de la divinidad", significado que no viene en el enlace de la Fundación, aunque dado que esto sería desde el punto de vista de ellos, es cierto que el término sigue siendo incorrecto para nosotros.

En cualquier caso, en este post de la reciente blogera Alba, comentábamos que las lenguas evolucionan y que no son propiedad de la gente que las regula, sino de las personas que las utilizan. Entonces, ¿alguien sabe alguna palabra para definir lo que hacen los islamistas radicales aparte de "inmolar"? "Suicidarse", como propone la Fundación, no es adecuada, ya que no deja claro como se comete el suicidio, mientras que cuando decimos "inmolarse" todos entendemos que alguien o se ha prendido fuego o se ha hecho explotar. Un término apropiado sería lo que hacían los japoneses en la II Guerra Mundial, tirarse con sus aviones sobre la flota enemiga, o sea, lo que hacían los kamikazes. De forma que podríamos utilizar una palabra llamada "kamikazear", pero mejor la desechamos por horrorosa. La cuestión es que todos utilizamos "inmolarse" para esto, y no hay una alternativa en el castellano más precisa, creo yo. De forma que, ya que todo el mundo la utiliza así y no hay alternativa mejor ¿cuál es el problema?

5 comentarios :

Anónimo dijo...

Muy interesante la cuestión.... la verdad es que podría decirse que, según la mentalidad despreciable del suicida, lo que hace es inmolarse porque ofrece su vida a un fin que él mismo considera digno del sacrificio del propio cuerpo. No sé si el término "inmolarse" tiene una connotación positiva (parece que etimológicamente alude al hecho de que el sacerdote espolvoreaba con harina "molida" -de ahí inmolar- el animal destinado al sacrificio -palabra que también tiene un componente religioso -hacer a algo sagrado-), lo que sí me parece es que "suicidar" no recoge toda la carga significativa (también se suicida una persona que en la soledad de su casa se toma unas pastillas y se va sin hacer ruido) y que "kamikaze" (que en japonés significa, según parece, el viento divino que desbarató las invasiones marítimas de los mongoles) está asociado a un contexto histórico o a una forma de conducta (llevar un medio de transporte: conductor kamikaze que va en dirección contraria por la autopista, o los atentados del 11 S)...
No sé, no encuentro una palabra mejor que inmolarse.
Luis

juliacgs dijo...

¡Sabía yo que esto te iba a picar la curiosidad, Luis!

A los demás estas cosas no les llaman la atención...

Respecto al término, la verdad es que es una cuestión curiosa, aunque supongo que la solución más fácil es la de siempre: el uso determina el significado... Y no parece que vayamos a inventar un término nuevo para lo que hacer los islamistas: con "inmolar" a todo el mundo parece bastarle y sobrarle... Así que un término que antes no tenía una connotación negativa, dentro de un tiempo tendrá una nueva acepción en el diccionario que indicará "eso exactamente que hacen lo que se cubren el cuerpo de bombas y se explotan en lugares públicos para matar al mayor número de inocentes posibles". Y el "español urgente" entonces no podrá revolverse mucho más...

Anónimo dijo...

Pues sí que me interesa y todavía le sigo dando vueltas al tema... la verdad es que las palabras muchas veces se "encasillan" como los actores y sólo sirven para un contexto o con una colocación concretas ("incomparable" parece que debe ir unido necesariamente a "marco"). Es parecido a lo que ha pasado con holocausto, que, según parece viene del griego y designa un sacrificio a la divinidad en el que el objeto sacrificado se quema por completo (holos: todo,entero y kaustos: quemar -o algo parecido-). Inicialmente podía ser un sacrificio y no tendría connotaciones particulares, con el tiempo se asocia casi necesariamente al exterminio de los judíos en la segunda guerra mundial. También pertenece al campo semántico de lo sagrado la palabra hecatombe (sacrificio de cien animales en griego, creo) y actualmente se refiere a una tragedia en la que perece un montón de gente... Está claro que el uso orienta bastante un significado, en este caso, creo que no se tuerce demasiado el sentido de "inmolarse" porque, en definitiva, el suicida del que hablamos se inmola porque lo hace por razones religiosas (el que se tira a la vía porque le deja la novia no lo hace por ningún dios); no creo que deba impedir el uso de "inmolar" el hecho de que consideremos que es un sacrificio en el que mueren inocentes; el suicida, según su lógica desquiciada, se "inmola" porque ofrece su sacrificio a un dios. En fin, seguiré dándole vueltas...

eulez dijo...

Nada, nada, muy interesante lo que cuenta Luis, esta muy bien. Es verdad que "holocausto" es un ejemplo muy bueno. En definitiva, parece bastante claro que son las personas quienes dotan de significados a las palabras, por mucho que a algunos, que tienen que justificar su sueldo de alguna forma, no les guste.

Mira, un ejemplo de actualidad es la palabra "blog", que debería traducirse como "bitácora". Pero el problema es que "bitácora" es demasiado largo y rimbombante, mientras que "blog" es un término muy sencillo. En este post de Mangas Verdes lo andan discutiendo

juliacgs dijo...

Sí, sí, Luis, entiendo lo que quieres decir, pero aún así sigo pensando que lo de "inmolarse" es una cuestión de percepción, es decir, si pudiéramos preguntarle al islamista suicida, probablemente él nos diría "yo me inmolo" y ahí estaría justo el significado, pero creo que la recomendación del español urgente viene de que si nosotros utilizamos precisamente ese término "inmolarse", dotamos del significado que desea el individuo que realiza la acción, en lugar de despojar a su acción de un significado legítimo... Y si utilizamos "inmolarse" en ese caso, entonces, en algún momento, ese término tendrá que recoger ambas acepciones: tanto la del suicida que se suicida por motivos religiosos, como la de los que ven la acción desde fuera, y para los que ese suicidio está carente de motivo racional (por muy religioso de su religión que sea...).

Es muy interesante todo esto... Y como bien dice Pablo, los términos interneteros son los más afectados por estas ambigüedades (o desambigüedades, cuando directamente adoptamos el extranjerismo, por falta de significado en español)... Es cierto que nos resistimos a utilizar bitácora... ¡Pero es que es una palabra tan terriblemente seria, tan naval (pero de capitán de barco, no de grumete de segunda)! Y por eso nuestros blogs, o blogues (que queda más español), están compuestos de "posts", en lugar de mensajes o noticias...