Pestañas

viernes, septiembre 07, 2007

Adios al Vicente Calderón.

Una de las noticias de este verano ha sido la del acuerdo entre la directiva del Atlético de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid para la venta del Vicente Calderón. La operación se realizará en conjunto con los terrenos de la fábrica de Mahou que hay cerca del estadio. En lugar del Calderón se hará un lago y en los terrenos de la fábrica se construirán pisos que financiarán todo el asunto. El Atlético pasará a jugar a La Peineta (dentro de tres años), también conocido como Estadio Madrid o Estadio Olímpico, que pasará a ser propiedad del club en 2016, supongo que después de la última intentona de la capital para ser olímpica (noticia en El País, noticia en Marca, en El Mundo Deportivo. en Diarios de Fútbol y en 20 Minutos). Toda la venta del estadio ha sido llamada como "Protocolo para el Desarrollo Urbanístico del Ámbito Mahou-Vicente Calderón". Menudo eufemismo.


En definitiva, es una pena, aunque esto es algo que ya se sabía desde hace bastante tiempo. Mi opinión no la tengo clara... por un lado el club va a sacar un dinero que le vendrá bien para saldar deudas y además dispondrá de un estadio más grande y más moderno. Sin embargo, como le pasa a muchos otros atléticos, el Calderón tiene un valor sentimental bastante fuerte. Para muchos de nosotros, el ser atlético es algo que viene de familia, como tener la nariz grande o andar de cierta forma: es algo innato, un rollo sectario que tu familia (el padre, normalmente) te inculca desde pequeño. Ir al Calderón es parte de todo este proceso... cuando lo derrumben será un día muy triste para muchos de nosotros, porque el lugar que es el origen de muchos de nuestros recuerdos desaparecerá pasa siempre.

Sin embargo, esto ya ha ocurrido antes, el Atlético jugaba desde 1923 y hasta 1966 en el Estadio Metropolitano y el cambio de un estadio a otro todavía se recuerda entre los más mayores como algo traumático. En este sentido, hay ciertas críticas: en esta noticia se dice que al nuevo estadio le pasará igual que al Vicente Calderón en sus primeros años de vida, que perdió gran parte de su afición con el traslado. Esperemos que esto no sea así y que el club mantenga a su afición, al fin y al cabo los medios de transporte no son los mismos que hace 40 años.

Por cierto, alrededor de la Peineta hay un descampado fabuloso (se supone que debería haber un parque y un carril bici). Vamos, que yo veo el estadio futurista ese construido en tres años. La verdad es que creo que deberían tirar abajo la Peineta para construir uno nuevo, les sería mucho más fácil y más barato. Por cierto, una cuenta curiosa, el Atlético jugó 43 años en el Metropolitano (omitiendo la Guerra Civil), si ahora la empieza a jugar en la Peineta en 2010, habrán pasado 44 años en el Calderón. Según la regla, en 2055 habrá otro cambio de estadio, y a mi me pillará (eso espero) con 77 años... que cosas.

A continuación os coloco el video promocional sobre la pinta que va a tener la Peineta ¡dentro de tres años! y la pinta que tiene ahora.







2 comentarios :

juliacgs dijo...

¡No sólo para vosotros los Atléticos será un día muy triste cuando lo derriben!: yo también tengo recuerdos de infancia del Calderón, y eso que ni siquiera vivíamos en Madrid...

Mi recuerdo del Calderón es que lo esperaba con impaciencia cuando mi padre conducía en dirección a la Casa de Campo, los domingos que íbamos allí a comer... ¡Me parecía emocionantísimo pasar por debajo del túnel del Calderón!

Aún ahora, cuando cojo el autobús para volver a casa, pienso que la silueta del estadio es imprescindible para ese paisaje, siempre me vuelvo a mirarlo, imponente, a la orilla de ese río seco en el que se ha convertido el Manzanares, como mirando indiferente esas obras faraónicas que también lo van a engullir a él... Y me cuesta pensar que dentro de tan poco no vaya a estar...

Cotu dijo...

arg si qué rabia!!! con lo que significa ese estadio para todos nosotros, gggg