Pestañas

sábado, enero 05, 2008

Ayudas al alquiler v.2008 (y III)

Y seguimos con la historia de las ayudas al alquiler. Ahora me voy a centrar más en la Comunidad de Madrid (CAM) y en lo que está haciendo con la llamada oficialmente Renta Básica de Emancipación . Primero se dijo que la CAM se unía a las ayudas, luego El País dijo que ni iba a haber ayudas en Madrid. Al final, a pesar de que la CAM ha dicho que va a impugnar las ayudas porque el Ministerio esta invadiendo sus competencias (que majos!), las ha implantado he incluso ha colocado un enlace con información en su página web (que majos!). En definitiva, que para saber donde pedirlas en Madrid pueden consultarse esto o esto. El formulario específico para la CAM es este y el borrador se puede descargar en otros sitios. Tal vez lo más triste, comparando con la CAM, es que Castilla y León aumenta las ayudas a 240€ y además amplia la edad a los 36 años, (la edad máxima para recibir las ayudas es 30 años) algo que a mí me vendría de lujo. Pero la CAM no colabora, sino que impugna, porque eso de alquilar es de rojos de mierda, de bohemios y de jipis.

En definitiva, el día 2 de enero empezó el proceso de las solicitudes y como resultado se colapsó al web de las ayudas del Ministerio de Vivienda y también el teléfono 012 de información de la CAM. Además, la Comunidad arreó otra vez contra el Ministerio de Vivienda diciendo que no funcionaba la aplicación informática (no se cual, luego lo comento) y que estaban tramitando las ayudas a mano (???). Hubo colas en los lugares donde se podía pedir la ayuda y poco más hay que comentar.


En cuanto a mi propia experiencia: me descargué el formulario, lo imprimí y lo rellené. Me planté en las enormes oficinas de la Ventilla el día 4 de enero y allí había cuatro gatos. No espere apenas cola, me senté en frente del funcionario de turno, le dí los impresos que ni miró, le enseñé el contrato de alquiler y una copia (eso parece que sí lo miró un poco, unos 5 segundos). Me selló una copia del formulario para mí y ya está. Yo le dije: "¿Ya está?" y me contestó: "Sí, ya está". Ni rastro de aplicación informática ni de impresos a mano, ni de nada. No hay que ser muy avispado para que resulte muy sospechoso que una administración (española) dedique sólo 30 segundos a una gestión de cualquier tipo. Me parece que lo que va a suceder es que la CAM va coger los montones de solicitudes, los va a meter en cajas de cartón, va a contratar unos cuantos furgones alquilados a PepeCar y los va a mandar directamente a las puertas del Ministerio de Vivienda. Eso, en el mejor de los casos. Y todo quejándose de que no funciona la aplicación informática.

3 comentarios :

Franwerst dijo...

A mí tampoco me parece justo lo de que pongan el límite en los 30 años... si el problema es la renta, no la edad.. joer..

Por cierto, que ya conozco varios casos de inquilinos que cumpliendo todos los requisitos no se beneficiarán de la ayuda porque sus dueños tienen pisos no declarados a hacienda. Lo mismo pasó cuando la otra ayuda que dió el gobierno para el alquiler.

Si pisos en alquiler hay oiga... lo que pasa es que aquí o se saca el 500% o no interesa... vamos, como en los Monegros...

Ruth dijo...

El límite de 30 años no es una cuestión de justicia, es una cuestión de quitarse de en medio el baby-boom. La "juventud" entre 35 y 28 años el la más numerosa después del anterior baby-boom, la generación de nuestros padres (¿tendrá algo que ver?). Y quitarse de en medio el grueso de la población para dichas ayudas no es casualidad.

eulez dijo...

Sí, es cierto lo que dice Ruth, hay un montón de gente entre los 30 y los 35 que podrían pedir las ayudas si pudiesen. De todas formas, esta generación del babyboom (y no digo que ninguno de los presentes haga hecho esto) tiene la tendencia (lo hace mucha gente) a quedarse en casa de sus padres hasta los 35 como poco, para ahorrar el sueldo de 10 años y luego casarse y comprarse una casa (en este orden). Eso es así en muchísima gente... si hubiesen ampliado la ayuda a lo mejor esta gente se pensaba el comprarse un piso... vamos, que me doy la vuelta en el razonamiento y le vuelvo a dar la razón a Ruth: como el gobierno no quiere que se dejen de comprar pisos pues excluye a toda esa gente... ay, madre.