Pestañas

sábado, febrero 02, 2008

Me voy a Pamplona.

Una de las labores que incluye mi posición actual de profesor es tener que "ir a examinar" al menos una vez al año a distintas partes de España o del extranjero. En mi primera salida me ha tocado Pamplona, que no esta nada mal, porque hay cada truño-ciudad que no veas. Todos conocemos a Pamplona por San Fermín, pero a mi me interesa la ciudad especialmente por dos cosas. La primera porque la ciudad fue fundada durante la conquista de (¿casi toda?) Hispania realizada por el general Pompeyo en el 70 A.C. El nombre de la ciudad es en honor del general romano. Los que hayáis visto la serie Roma (y los que sepáis de historia, por descontado), sabréis que Pompeyo fue el rival de Cayo Julio César, el dictador, durante la llamada Segunda Guerra Civil, en defensa de los viejos modelos de la República Romana que César quería cambiar radicalmente. En esta imagen podéis ver una muy interesante representación de la Europa de la época con los distintos dominios de César y del Senado Romano.

Mi segundo interés por la ciudad reside en una cosa muy distinta: su reciente sistema de alquiler de bicicletas, al estilo del de París o el de Barcelona. El sistema de alquiler se llama NBici y, aunque todavía es pequeño en número de bicicletas y estaciones (tampoco parece que los carriles-bici de la ciudad estén muy desarrollados), parece que esta teniendo cierto éxito. De hecho, el Ayuntamiento de la ciudad se plantea ahora regular el uso de las bicicletas, por aquello de los problemas de cohabitación con los peatones y todo eso. Yo he intentado ponerme en contacto con la empresa que se encarga del servicio para ver si me hacían una tarjeta para utilizar las bicicletas, pero he recibido el silencio como respuesta.

Una tercera curiosidad acerca de Pamplona son las universidades. Debe ser el único lugar de España en donde la universidad privada es la "oficial" y la universidad pública lleva el término "público" para diferenciarse. Es decir, tenemos la Universidad de Navarra y la Universidad Pública de Navarra. Vamos, yo esto solo lo he visto en EEUU. Claro, todos concemos las tendencias derechosas, pro-opuseras y carlistas de esta zona del país, hasta tal punto que afecta a la genética de las chicas jóvenes de buena familia del lugar. Por eso, resulta sorprendente la encuesta realizada acerca de las costumbres sexuales de las mujeres de la ciudad, como nos muestra en la viñeta de la derecha el Profesor Cojonciano en El Jueves. Si es que España es un país de contradicciones y contrastes, oiga.

En resumen, que la próxima semana y hasta el domingo que viene estoy desconectao de Internet, de los blogs y del correo electrónico. Espero poder sobrevivir ante tanta carencia. Y espero también que no me pase nada y que no me roben la maleta, porque lo mío y los viajes es un auténtico desastre.

3 comentarios :

Ruth dijo...

Ten cuidado con la ovejas, si ves una oveja naranja o algo que se le parezca mínimamente, ¡huye, corre y no pares! o serás aplastado por una "perlaca" en el mejor de los casos.

Aunque tú seguro que eres tan morboso que en tus ratos libres te acercas a conocer el Colegio Mayor Olavidea.

Disfruta de la apasionante experiencia de vigilar exámenes, que según tengo entendido es de lo más entretenido.

Franwerst dijo...

Joer, mira que ninguna de las dos razones que has dicho tiene nada que ver con el chorizo pamplonica.... ejjjque estais malacostumbraos!!!!! Que lo tenéis todo en el super!!!!!... (léase con tono del que lo único que encuentra en el "supermercato" es "salciccia afumicata piccante milanesa" grrrr)

De todas formas, que lo pases bien y no tengas incidentes chungos, que hay que ir rompiendo ya la racha, hombre ya...

eulez dijo...

Bueno, pues de momento voy bien. Estoy comiendo como un animal ¡como se come aquí! Y menudo desayuno que me acabo de zampar. Ahora me voy a hacer foticos de la ciudad, aprovechando que hay luz. Ya mañana termino los exámenes.

Sobre lo que dice Ruth no me hace falta ir a ningún colegio mayor porque me estoy conociendo a toda la juventud pamplonica con los exámenes. O mejor dicho, ellos me conocen a mí, pq yo luego no me acuerdo de todo el mundo. Lo noto pq cuando los del tribunal vamos por la calle recibimos algunas caras de odio, o eso me parece a mí. Tal vez sea una obsesión después de haberme cargado a una alumna que tenía los apuntes sospechosamente cercanos en su examen.

Sobre lo de Fran, claro. En Madrid hay de to, y no echamos de menos el chorizo, to lo contrario, hay unos chorizos ibéricos para caerse de espaldas (jajaja).