Pestañas

jueves, febrero 14, 2008

Superwoman.

Este post viene a cuento de una noticia que he leído en el 20 minutos acerca de que cada año 18.000 mujeres dejan su trabajo para cuidar de los hijos.

Hay dos posibles reflexiones ante esta noticia:
  1. Las mujeres están dejando de lado su independencia y se comportan como lo hacían sus abuelas, subyugadas al marido.
  2. Es normal, las mujeres quieren criar a sus hijos con tranquilidad y con el horario laboral actual no es posible compatibilizar ambas cosas.
Me declaro neutral ante estas opiniones (de momento). Antes me gustaría describir que es lo que tiene que ser una mujer en la sociedad actual para que sea considerada una mujer como hay que ser. Aquí va la lista, son cuatro condiciones temáticas más un anexo que se aplica a todas ellas:
  1. Buena esposa, madre con poco más de 20 años de al menos dos niños (niño y niña). Se encarga de la casa, la tiene como los chorros de oro, barrida y fregada. Es, por descontado, la mejor cocinera del lugar.

  2. Trabajadora incansable y triunfadora. Con una carrera universitaria, varios masters y varios idiomas. Jefa con traje de chaqueta y malas pulgas en una multinacional.

  3. Gran folladora que domina el kamasutra de memoria. Se conoce todos los trucos para volver loco a cualquier hombre (o mujer). Le gustan los penes grandes (el tamaño importa). Es multiorgásmica y eyaculadora. Puntos extra si es bisexual. Ah! rasurado brasileño obligatorio. No se ata a ningún hombre (o mujer), porque es promiscua y libre por naturaleza.

  4. Esta buenísima a pesar de ser madre de dos hijos. Talla 36. Ni una pizca de celulitis o grasa y la barriguilla es pecado mortal. Si una mujer tiene barriga es despreciada por sus iguales. Va al gimnasio, hace pilates, footing y aerobic. Se viste a la última moda. Siempre se maquilla de la forma más adecuada. Siempre viste bien en todo momento (hasta cagando), siempre femenina.
Anexo: en todas las condiciones anteriores la mujer debe tener menos de 40 años. Una mujer de más de 40 años no existe. Esta es la regla que condiciona a las cuatro anteriores: la mujer siempre ha de ser joven.

Este es el prototipo, señoras mías. Pensadlo un poco, esto es lo que impone la televisión, el trabajo, la sociedad en general. Véase el cartel publicitario de la izquierda, aunque la mejor representación de semejante fémina es una como la de la foto de la derecha, una superwoman.

Superwoman porque ninguna persona puede aspirar a cumplir simultáneamente los cuatro puntos anteriores. De hecho, no es posible cumplir siquiera alguno de los puntos (como estar buenísima y tener una 35 a la vez). No todos nacemos con el mismo intelecto, físico, capacidad, voluntad, tragaderas o apetencias. Es imposible que alguien tenga 2 hijos de 10 años con 20 años y además sea jefa en una multinacional. ¡Mirad los anuncios! Están plagados de pseudoadolescentes delgadísimas arquitectas (como poco) con dos hijos de 12 años y que encima se encargan del chalet de las afueras de dos plantas mínimo. Al marido no se le impone tanto, suele ser un "madurito" de 35 años con el pelo teñido de blanco.

Resultado: nuestra sociedad está generando personas que no encuentran ni han encontrado su lugar, que se sienten incómodas consigo mismas y con su vida, que se arrepienten de lo que han hecho y de lo que no. Y lo que es peor, y más común, que están desesperadas y no saben ni siquiera cual es la razón. Están desesperadas porque el mundo les exige ser superwoman y ellas no se dan cuenta. Solo sienten insatisfacción y frustración. Echad un vistazo al comportamiento de muchas mujeres de 35 en adelante. Temblad si son vuestras jefas, pagarán con sus empleados sus frustraciones, sean estas las que sean.

Ya está bien de crear estereotipos y de obligar a las mujeres a ser de una determinada forma. Que sean como les de la gana, no como los demás quieran o les obliguen. ¿Por qué a los hombres no se les exige lo mismo? ¿Quién marca estas normas? ¿Los hombres? ¿O son las propias mujeres? Por cierto, que quede claro que no exculpo a los hombres de nada, ni justifico las actitudes machistas. Solo digo lo que estoy diciendo.

Y ahora que me he explicado, vuelvo a la noticia de dejar el trabajo para cuidar a los niños. Creo que si estas personas han tomado esa decisión dejando de lado el complejo de superwoman, pues me parece muy bien. Han elegido un camino y han decidido no abarcar todos los puntos superwoman, porque sencillamente no pueden. Sin embargo, estas personas están dejando de lado su independencia económica y eso puede que les pase factura en algún momento. Ellas sabrán lo que hacen, pero eso es otro tema.

13 comentarios :

juliacgs dijo...

Buah, la verdad es que no hace falta que precisamente yo comente este post, porque estas cosas las hablamos una y otra vez diariamente, porque todos los días surge algo que nos recuerda toda esta mierda.

Yo tampoco voy a señalar a ningún culpable, pero tengo la sensación de que, si bien los hombres están encantados de la vida viendo que las mujeres nunca terminarán con el machismo reinante por el lío mental que tienen en la cabeza, las mujeres son casi peores, porque son ellas, y sólo ellas, las que podrían decidirse a acabar con todas estas soberanas gilipolleces y en lugar de tratar de que las siguientes no lo pasen tan mal como ellas con todas estas presiones, parece que se deleitan reafirmándose en toda esta basura...

A veces me pregunto si este modelo de Superwoman no es simplemente una evolución a peor de la subyugación histórica de la mujer. Muchas de mis conocidas se las dan de super-liberadas e incluso osan despreciar a figuras femeninas como las heroínas de Jane Austen, cuando no se dan cuenta de que Elizabeth Bennet o Elinor Dashwood podrían haber sido en su época mil veces más coherentes y haber tenido una visión de las cosas un millón de veces más evolucionada que la de muchas de nuestras congéneres: esas señoras que se operan para parecerse a sus hijas de quince años (con catastrófico-colagénicos resultados), esas otras que se casan por convención (sí, sí, aún las hay, eso no se quedó en el siglo XVIII), esas otras que se convierten en deborahombres sin comerlo ni beberlo (y a veces, hasta sin quererlo) o esas otras que se las dan de solteras empedernidas cuando son más cursis-repollo que las tipas de Anatomía de Grey (sí, chicas, ahora ya podéis lapidarme).

...Miss Bingley me diría que estoy siendo demasiado dura con las de mi propio sexo, pero es porque ella es una mujer muy necia, como muchas otras modernas (y es que hasta ni lo de que las tías son la mar de listas va a ser cierto: al final se descubrirá que tan, tan iguales somos a los hombres, que hasta somos igual de imbéciles).

...Perdon por la ida de olla...

copepodo dijo...

Buena entrada Eulez. La verdad es que las presiones sociales las sufrimos todos, pero las mujeres se llevan la peor parte.

eulez dijo...

Gracias copepodo. Bueno, Julia ahonda un poco más en lo que he dicho en el post... claro, yo estoy de acuerdo con lo que dice, pero parece que nadie más quiere opinar. La verdad es que este blog esta cada vez más muerto, las estadísticas de visitas también están bajando (nada de ley de potencias)...

Franwerst dijo...

Esta entrada toca varios temas que me parecen interesantes... uno es el tema de los hijos. A pesar de que a estas alturas todo el mundo da por supuesto que para que este mundo siga existiendo, en general hacen falta hijos (mayor o menor cantidad, eso ya es otro tema)... a la hora de facilitar tal labor todo son pegas y zancadillas (lo del eurocheque me hace unos días reir y otros días llorar). O sea, que por un lado todos tenemos madres a las que queremos mucho, pero el resto de mujeres que quieran tener hijos que se las apañen... Esto me lleva a pensar la cantidad de cosas aparentemente absurdas que la sociedad tiene que soportar sometida a una economía de mercado donde lo que prima es la pela y a cuanto se cotiza el barril de petróleo en vez de otras cosas (¡¡¡¡¡ayyyy que se me va la olla, paradme!!!!!!).

Bueno, la otra cosa es el tema de la insatisfacción y la frustración... otra consecuencia más de lo anterior (publicidades que inciden en la psicología de la gente de la manera más vil y despreciable para carroñear hasta la última pulsión consumista). Me parece que este tema está un poco más avanzado en el capitalismo extremo de la sociedad estadounidense, aunque que nadie se asuste que seguro que unos pocos años les alcanzamos si seguimos imitándolos en ciertas cosas. Leyendo esta entrada me acordé de la excepcional actuación de Annette Bening en "American Beauty" que ejemplifica bastante lo que dice eulez. Cierto que en los hombres la cosa incide menos que en las mujeres, pero seguramente la tendencia es al alza.

Y volviendo al principio, como hacía entender la encuesta del artículo de "20 minutos", a lo mejor es que hay demasiados hombres tomando decisiones, y muchos de éstos dan por sentado que las que DEBEN dejar el trabajo para criar a los hijos son las mujeres.

PS. Sorry Peibol, ya me voy a dejar de escribir payasadas en tu blog... a ver si las escribo en el mío :)

eulez dijo...

Pero bueno, que payasadas ni que leches! Para eso esta esto, para que cada cual diga las payasadas que quiera. Más rollo y perdida de olla que el propio post no puede ser ningún comentario (a nadie le gusta la foto de la superwoman? jejeje).

Sí, es cierto que una de las preguntas que uno se hace es porqué son las mujeres las que dejan el trabajo... puede haber varias razones, una de ellas es que deja el trabajo aquel que tiene uno peor o más inestable y en eso las mujeres ganan a los hombres (a pesar de que puedan tener mejor preparación). Ya sabéis, si eres mujer no se puede ir a una entrevista diciendo que estas casada o tienes novio porque de inmediato piensan que te vas a embarazar y les vas a dejar colgados... es que hay que ser cabrón, pero es lo que están haciendo.

Ruth dijo...

No estoy de acuerdo en el comentario de Eulez.
"deja el trabajo aquel que tiene uno peor o más inestable"
Es cierto que tenemos peores trabajos y más inestables, pero no me creo que a igualdad de condiciones, o incluso si las condiciones de la mujer son mejores, el que deje el trabajo sea el hombre. No es así, aunque ahora se vea un poco peor a la mujer que deja su trabajo para cuidar d elos hijos y se las llame marujas, no es comparable a como se trata a un hombre que no sólo se ocupa de sus hijos y la cas, sino que ¡¡¡¡ES MANTENIDO POR UNA MUJER!!!!! y no sólo a cambio de favores sexuales. Eso sí que no se puede tolerar, ¿A dónde vamos a llegar?
¡¡La que está liando Zapatero!!!!!!

eulez dijo...

Si, claro, digo eso por decir algo. Estoy en la postura de que las que dejan el trabajo lo hacen porque deciden no cumplir el modelo de superwoman. Vamos, en el mejor de los casos "morales" posible. Supongo que lo hablan con el marido, que tienen un trabajo peor y que les apetece más quedarse en casa. Lo que digo es que eso es irreprochable si es una decisión consciente (tendrá consecuencias que más o menos conoce) y no impuesta por nadie.

Por supuesto, de esas 18.000 la gran mayoría seguirán patrones de conducta católicos, retrógrados, etc.

En cuanto a lo que dice Ruth de "ser mantenido por una mujer", supongo que dependerá de quién lo diga. Los que me conocen de antiguo saben que durante mucho tiempo comentaba que mi objetivo en la vida era precisamente ser mantenido por una mujer y es un objetivo que aún mantengo (Julia va por buen camino). La pregunta es la de siempre ¿quién esta imponiendo que ser mantenido por una mujer es malo y que serlo por un hombre es bueno? ¿de donde salen esos juicios morales? ¿Por qué todavía no los hemos erradicado? Eso de la "emancipación" de la mujer ¿se ha conseguido o se le han impuesto aún más limitaciones a su libertad?

juliacgs dijo...

Sorry, me temo que ser una "mantenedora" integral no es una idea que acabe de gustarme: es demasiada responsabilidad.

En condiciones ideales, lo mejor sería que cada cual pudiera tener un grado de independencia óptimo (con poquito más que eso acabaríamos con la violencia de género), es decir, que si una mujer, o un hombre, al tener hijos, decidiera apartarse temporalmente de sus labores profesionales para criarlos, pudiera hacerlo con la tranquilidad de saber que posteriormente, existiera la flexibilidad de retomar su oficio... No digo yo que esto no sea difícil, sobre todo en ciertos sectores en los que uno "pierde práctica" si deja de trabajar, pero ¿¿¿¿cómo podría llegar a suceder esto en un país en el que el sector empresarial es lo más carca que ha parido madre, los sueldos son una mierda, la gente sueña con apalancarse en la misma empresa de por vida o, en su defecto, hacerse funcionarios????

En fin, el primero de los problemas es el económico. Pero el segundo es el que menciona Ruth: las costrosas convenciones sociales. Desde que nos hemos ido a vivir juntos, he escuchado comentarios de todo tipo al respecto y a veces, los más recalcitrantes vienen de personas aparentemente "modernas", ¡y no necesariamente mayores!.

Lo curioso es que yo soy la que recibo más "reproches", por así decirlo, que Pablo, ¡sin duda alguna! A veces he oído cosas como "vivir en pecado", "arrejuntaos" (lo de "cohabitación" no me lo han dicho, porque se supone que es un término que utilizaban los modernetes de mayo del 68 y tiene connotación más bien positiva)... Mucha gente, de forma natural, cuando les hablo de mis progresos laborales, parecen incómodos y se aprestan a preguntarme por bodas, hijos o si "me tratan bien" (que digo yo, ¿si no me "trataran bien" qué coño estaría yo haciendo? ¿acaso es una manera eufemística de preguntarme si me maltratan? :-/, nunca se me había ocurrido pensar que cupiera otra posibilidad, igual que no necesito que "me saquen de paseo", como si fuera un perro o un florero (si quiero salir de paseo ya salgo yo, no soy el llavero de nadie) y esa es otra expresión que se oye muchísimo. No olvidemos que vivimos en el país en el que Matrimoniadas es un éxito de audiencia :-?)... Y fíjate que tampoco es que yo me mueva en círculos exageradamente tradicionales. Imagínate lo que les dirán a los que sí lo hagan...

Y yo no salgo de mi estupor. A mí me educaron Barrio Sésamo, la Bola de cristal y los Fraggel, y crecí pensando que las feministas eran unas exageradas porque la igualdad ya era una cosa hecha... Ja! Ja! y Ja! ¡Qué equivocada estaba!

Ruth dijo...

Julia lleva razón, ultimamente, y desde que nos hemos mudado a una casa más grande más, no paran de preguntarme por bodas e hijos...
Y la verdad es que ya no sé si pienso en ello (bodas no, sólo en lo de los hijos) porque es el momento, porque no paran de preguntarme o porque es lo que se supone que toca a nuestra edad ¿no?

Con respecto a la foto... no insistas Eulez, jeje, no nos gusta esa superwoman, precisamente por eso que comentas del pelo perfecto, la piel perfecta, las tetas perfectas y la talla perfecta.

Para mí es un problema de dificil solución. Nos hemos planteado un modelo de vida que no dá cabida a los hijos ni a las personas mayores. Al final también son la mujeres las que se echan a la espalda el tema del cuidado de los ancianos, sean sus padres o los de su pareja.
La "competitividad" del mercado hace que dejar el trabajo 6 meses usponga una atraso en la carrera de cualquiera. No digamos más tiempo. Y no me refiero sólo al tema de ascender, sacrificar horarios etc. que ya tiene bastante guasa, me refiero a quedarte desfasado. En el mundo de la investigación, sobre todo en temas punteros, dos años separado de tu trabajo, supone quedarte atrás, perder capacidad de estudio, de concentración, etc. Y en ese sentido es muy dificil que la mujer pueda competir con el hombre si quiere tener hijos. En algunos trabajos, 4 meses sin trabajar (la baja maternal) te elimina de la carrera. No quedarte hasta las 9 de la noche te elimina de la carrera, faltar de vez en cuando porque tienes que llevar al niño al médico te elimina de la carrera... al final no me extraña que las mujeres renuncien a esa carrera, tanta presión no la soporta nadie. Unas renuncian quedandose en puestos de baja responsabilidad/salario y otras directamente renuncian al mercado laboral.

Creo que parte de la culpa también es de los hombres. El modelo machista en muchos casos lo perpetuan las mujeres, las madres no enseñan a sus hijos a ocinar y a sus hijas si, y esas cosas, pero además, los hombres están mucho más dispuestos a sacrificar la vida hogareña (así suena muy mal) que las mujeres. A muchos hombres no les importa perderse el partido más importaante de la vida de sus hijos (como en las películas americanas), no les importa no compartir las responsabilidades de la casa, elegir lo que quieren comer, o cenar, con tal de tenerlo hecho. Quiero decir que son capaces de sacrificar más cosas para conseguir el éxito profesional, y la mayoría de nosotras, no sé si por cultura, por educación, o por biología no estamos dispuestas a sacrificarlo todo por nuestra carrera profesional.

Bueno, menudo peazo de discurso para al final no decir nada, creo.

Ánimo Eulez, ha habido un bache, pero verás que el tema de las visitas vuelve a subir, es que no publicabas y habíamos perdido el hábito de visitarte casi a diario.

agu2v dijo...

me ha hecho gracia ver la foto q pusiste en su idea de superwoman: es Kyla Cole! si qieres saber qién es esa búscala en la wikipedia (o en sexole mejor xD)

eulez dijo...

Ja! Pues el enlace de la wikipedia sobre la piba es este (este debe ser de los pocos enlaces que tiene más texto en la versión en español que en la inglesa). Curioso también que no hace porno, solo se hace fotos y rollos de desnudo y tal (sitio oficial este)

Jason Josue Mendez Flores C.R dijo...

Me encanto esta reflexión de la "Superwoman" porque soy hombre y leyendolo me doy cuenta que es imposible que una mujer sea como nosotros las idealizamos, de verdad voy a empezar a valorar más lo que hacen hoy no iré a Buy viagra y le compraré un ramo de rosas a mi novia.

Cialis dijo...

That's a great photo!