Pestañas

viernes, octubre 10, 2008

Campañas contraproducentes.

Este post es una chorrada sin interés (por que hay chorradas, que lo son, pero tienen interés), ya lo se... pero bueno, de chorradas está lleno Internet, esto no va a ser más que otra contribución al ruido de fondo del ciberespacio. Vamos a ver, se trata del cartel de la FAD (izquierda) que trata de concienciar sobre el consumo de drogas (que no solo perjudican a quienes las consumen, bla bla...). No me parece que este sea un tema en donde sacar a una chica con la boca entreabierta, la lengua a medio sacar y mostrando caderas en plan "mira que sexy soy". Yo no entiendo mucho a los publicistas, nunca los he entendido, pero creo que este anuncio da ganas de hacer lo contrario de lo que pretende, o sea, comerte la pastilla y lo que no es la pastilla.

Esto me recuerda a cuando iba a reuniones de terapia de grupo de publicidad: nos juntaban a un grupo de 15 pringados y nos hacían preguntas sobre productos, nos ponían anuncios y nos pedían la opinión. Y pagaban 50 € por tres horas diciendo y escuchando gilipolleces. Vamos, como lo de dar clases particulares pero menos cansado. Hay que tener en cuenta que cuando estaba estudiando y no tenía un duro, 50 € era una barbaridad. La cuestión es que, en una de esas reuniones, se me ocurrió decir que los anuncios graciosos o simpáticos eran los mejores porque eso es lo que se le quedaba a la gente en la memoria, y que los anuncios sensibleros que intentaban llegar a los sentimientos más profundos de las personas en base a un producto eran una gilipollez (tal cual, sin justificar oiga). El resto de la gente (resto de cobayas y el entrevistador) me miraban como si estuviese loco. Claro, después de que afirmase semejante cosa no me volvieron a llamar. Así que lo mismo tampoco he interpretado bien el cartel de antes, supongo. No se, ¿conocéis vosotros algún otro anuncio o campaña que de ganas de hacer lo contrario de lo que dice?

8 comentarios :

agu2v dijo...

o sea, comerte la pastilla y lo que no es la pastilla.

Completamente cierto xD.

La publicidad para mí es un tema muy complicado. Aparte del objetivo normal de dar a conocer lo q sea, q es casi lo más importante, no sé cuánto afecta un anuncio de la tele o un cartel a la voluntad de comprar ese producto del consumidor. De hecho hay anuncios q mejor se los hubieran guardado pq como tú dices provocan más rechazo q otra cosa. Aunq ara mismo no se me viene ninguno a la cabeza, la verdad :P

Anónimo dijo...

ja ja "lo que no es la pastilla"... Si que es verdad, completamente de acuerdo.

A mi el del erizo de los seguros de coche (cuando hablaba con acento) me ponía de los nervios; también la histérica a la que se le cae la salsa en la blusa y en medio del restaurante agarra el molinillo y se pone a berrear "wip expreeeeeeeesss"... pero qué modales son esos, ¡señora! Qué ridículo, yo acabaría el resto de la cena debajo de la mesa.

Luis

Lazamazu dijo...

Yo creo que al publicista que ha hecho el anuncio también le han utilizado de cobaya, o bien, ha entendido mal el encargo, y en vez de hacer un anuncio contra las pastillas, se ha tomado varias y luego ha hecho el anuncio sobre las sensaciones que les sugerían las pastillas.

Anuncios malos: no me acuerdo, prácticamente no veo la televisión, si no, de dónde iba a sacar tiempo para escribir comentarios en los blogs.

eulez dijo...

Vale, o sea que no son cosas mías lo de "comerse la pastilla.."...

agu2v, efectiviwonder, será que quieren que nos droguemos. Si una tía te viene con una pastilla en la boca de esa manera ¿cómo no te vas a drogar? Para conseguir el efecto de repulsa deseado tenían que haber puesto a la Reina de Inglaterra con la pastilliiii puag!

Luis, la de vipexpreees es brutal. El puto erizo está en transición, porque en los anuncios de ahora ya no sale hablando, solo lo levantan como si fuese una bandera o algo. Se han dado cuenta de que la gente piensa que es un puto erizo. Para la próxima campaña desaparece seguro.

Lazamazu, aunque solo sea por motivos antropológicos, hay que ver un poco la tele. Solo un poco. Los comentarios a los blogs se pueden hacer en cualquier momento, por ejemplo, en horario de trabajo, como hacen el 99% de los blogueros (cuando queráis lo demuestro con las estadísticas de este blog).

Ruth dijo...

Luis, al final al publicista lo único que le interesa es que tú te acuerdas de la marca del producto. No sé cual será tu decisión a contuinuación pero si en una supermercado hay 3 marcas, esa que te suena el nombre, aunque el anuncio sea repulsivo, y otras tres que no te suenan de nadahay gente que como yo, huyen de la marca, y hay gente que piensa... "si lo anuncian es que es bueno".
Esa es la idea, que te acuerdes de la marca. Saben que hay un porcentaje de la población que está perdido, unos porque no ven la tele y otros porque hacen lo contrario de lo que ven en los anuncios. Pero hay muchiiiisima gente que prefiere comprar/votar lo que le suena antes que algo desconocido. ¿por qué si no ha llegado Esperanza Aguirre a donde ha llegado? porque los de Caiga quien Caiga la hicieron famosa. Que hablen de tí aunque sea mal.

eulez dijo...

EH! Ruth ha comentado! La segunda comentarista más importante de este blog ha vuelto! ¡Tres meses después! Se agradece...

Sobre el comentario en sí, ¿cómo se aplica ese argumento de "tetienequesonar-atodacosta" sobre la lógica publicitaria al anuncio sobre las drogas? No se me ocurre.. tal vez "ah! mira a esa piba tomando pastillas, como la del anuncio, que guay, me voy a pillar una yo también".

Vamos, que no creo que esa sea la intención de los anunciantes. ¿O tal vez su intención es que la gente discutiese en un blog sobre su significado? Si van a ser inteligentes y visionarios después de todo.

Ruth dijo...

Yo me estaba refiriendo a los anuncios del tipo del de el detergente o el de los seguros de coche.
Las campañas institucionales son casos aparte, creo yo. Intentan ser de diseño, enviar mensaje, ser esteticas, impactar... y todo a la vez no se puede.
O mensajes directos al cerebro reptiliano o estetica y a ver si lo entiendes como muchos anuncios de coche de hoy, pero ambas cosas a la vez creo que no son posibles.

juliacgs dijo...

Yo les tengo fobia a los anuncios de cereales que últimamente recomiendan que te saltes la cena y te comas un puto bol de cereales minúsculo para cenar.

Veo eso y, aunque en ese momento no me apetezca, me dan ganas de cenarme un cochinillo asado o una fabada asturiana sólo por llevarles la contraria. Y lo peor es que probablemente estaría más sana cenándome eso (o cualquier otra cosa comestible) que un puto bol de cereales para anoréxicas y bulímicas.

A mí no me dan ganas de enrollarme con la tía esa del anuncio de las pastillas, pero entiendo lo que queréis decir. También estoy de acuerdo con Luis: el erizo ese causaba repulsa unánime de todo el mundo y las señoras del Wip exprés dan muchísima vergüenza ajena.

Otra que da vergüenza ajena es la marisabidilla del jersey verde sentada junto a una hoguera con sus amigos del anuncio del contrato fusión de Orange. Yo tengo ese contrato pal móvil y me avergüenzo de tenerlo cuando veo ese anuncio.