Pestañas

martes, septiembre 30, 2008

Precio vivienda usada en Madrid (II).

Lo mismo que el pasado Junio, pero con un dato más, el del tercer cuatrimestre de este año: caída de los precios de la vivienda usada según la web Idealista.com (por cierto, leed los comentarios del enlace, de lo más jugoso). Dos gráficas del informe para Madrid: la primera es el precio medio del metro cuadrado en la capital y la segunda el crecimiento porcentual de los precios (ahora mismo decrecimiento).



La pregunta ya no es si la venta va a descender (ha bajado un 38% la segunda mano entre enero y julio), ni si los pisos bajan de precio (algo que ya está sucediendo). La pregunta es ahora a que ritmo va a suceder todo esto y de que manera. Según puede verse en la segunda gráfica, en Madrid se mantiene un decrecimiento bastante lineal desde el segundo cuatrimestre de 2006. No hay una caída brusca, pero esta existe y es constante... aunque ¿quién sabe? con lo de la crisis puede pasar cualquier cosa...

Los que queráis comprar un piso, ya sabéis, a este ritmo, con una caída del 5% cada año en el precio, como que conviene esperar, al menos, hasta 2011. Hay que tener en cuenta que estos resultados son por pisos vendidos y hay muchos pisos que no se están vendiendo y que, cuando lo hagan, lo harán a precios aún menores (aunque puede ser que los dueños esperen otros 15 años a que aparezca otra burbuja). Además, lo bueno de la crisis es que como los bancos ya no dan préstamos y como muy poca gente se puede permitir comprar un piso directamente con sus ahorros, por mucho que bajen los precios, los pisos van a seguir sin comprarse, y los precios pueden seguir bajando y bajando...

6 comentarios :

videodromo dijo...

Pues nada a seguir esperando a ver si baja un poco más, pero al paso que vamos creo que nos ahcemos viejos de esperar.

juliacgs dijo...

Y mientras, en el centro de Stuttgart, pisos de 80 metros cuadrados a 300 euros de alquiler (esto me lo han contado hace poco)... Esto del mercado inmobiliario es la ostia.

Sobre todo, es lo que tú dices: el intrígulis de ahora no es tanto el precio de los pisos en sí (que también, porque no es que estén a precio de saldo precisamente), sino que algún banco conceda una hipoteca...

Vamos, que cuando no es por una cosa, es por otra... Y en todo caso, hasta que a la gente (joven, sobre todo la joven) no se le quite la neura por comprar (qué obsesión, payo!), siempre habrá alguien que esté ahí para sacarles la sangre a cualquier precio...

eulez dijo...

El asunto de los bancos es tremendo... ahora mismo es imposible pedir un préstamo y se lo deniegan hasta a los Ayuntamientos. Y si los dan es con unas condiciones abusivas. Curiosa ironía, verdad? Cuando bajan los precios, sube el euribor y no se dan hipotecas... Bueno, ya digo que a lo mejor dentro de un par de años los precios han caído considerablemente y la crisis financiera se ha normalizado... Lo que esta claro es que si no hay préstamos no se venden pisos, y los que se vendan tienen que ser a precios cada vez más bajos. Es la cuenta de la vieja, los precios tienen que caer en picado en el próximo año...

Y sobre lo de Alemania... pues lo del alquiler es un chollo. Y además cobran 3 veces más que aquí de media. Imagínate vivir en el centro de Berlín cobrando 3000 € y pagando 500€ de alquiler...

juliacgs dijo...

Hombre, pues aparte del clima berlinés, la falta de pescado (que seguro que siempre habría métodos para subsanarla, sobre todo ganando ese pastizal) y el condenado acento de doctor Zoidberg de los berlineses, yo no diría que no a ese plan, no señor...

Ana dijo...

Y además, si eres alemán, el estado no te deja ser pobre y tienes derecho a percibir 700 euros de manera indefinida hasta que encuentres un trabajo. Eso es más que el salario mínimo en España. Ah! y cinco euritos por cada CV que envíes. Berlín, además, es un poquito más barato que las ciudades del oeste.
Y es verdad que no hay pescado y a día de hoy ya está nevando, pero el pan alemán (con sabor a manzana, con semillas de amapola, con trocitos de plátano, ains) compensa un poco.

eulez dijo...

Ana, que envidia, de verdad. Sí, lo del pescado lo he vivido en primera persona y como que cuesta acostumbrarse. En general, creo que lo peor de Alemania es la comida.

Leí por ahí que eso de que el Estado te lo pague todo es algo que en los países mediterráneos se substituye por la familia. Es decir, que aquí es la familia la que hace de Estado y te ayuda cuando tienes problemas. Y viceversa en los países centro-nórdicos... no se cual de las dos cosas me produce más aversión...