Pestañas

miércoles, diciembre 10, 2008

Freedom for the cockle.

Estimados Académicos Copepodianos, seguramente nunca alcancemos a saber, a ciencia cierta, qué es lo que ocurrió realmente durante el último mes en algún lugar de Galicia. Esta historia presenta tantos elementos extraños que escapa a nuestra compresión y a la aplicación del método científico. Sin embargo, las pruebas de lo ocurrido son tan evidentes que nos vemos en la obligación de exponer el caso a esta honorable academia y a su honorable jurado.

Después de muchas discusiones, hemos llegado a la conclusión de que, posiblemente, todo empezó en alguna parte de la Ria Noia Coruna, donde las lugareñas se esfuerzan en la recolección del molusco bivalvo, comúnmente denomidado como berberecho. En la siguiente imagen podemos apreciar como estas orondas señoras se afanan en su tarea.


Muchas hipótesis han intentado otorgar algo de luz a los sucesos acontecidos a continuación. Algunos eminentes psicobiólogos han sugerido que un trauma repentino ante el estrés generado por el movimiento de la arena producido por el alto nivel de masa corporal de las señoras recolectoras puedo ser el origen del despertar a la conciencia del berberecho común. Sin embargo, tal hipótesis debería haber sido aplicada a toda la comunidad de berberechos, produciendo, sin duda, una rebelión en masa berberechil ante la oronda amenaza. Por contra, sólo un individuo ha sido detectado como con capacidad cognitiva suficiente como para rebelarse de manera consciente ante la amenaza del cazador de su especie.

Pero lo más curioso de este caso es que el berberecho cognistivo optó como método de defensa algo jamás visto en ninguna especie animal, vegetal o mineral conocida (con la excepción del gusano marciano [1], de comportamiento aún no evaluado). Optó por hacer una campaña de concienciación de las injusta persecución que sufre su especie a través de las redes sociales por Internet, en concreto por una, muy popular, denominada Twitter [2]. Se ha especulado acerca si no habría sido más adecuada la red social Facebook [3] para semejantes intereses, pero es posible que la recopilación de amigos por invitación le habría sido desventajosa al berberecho para con sus objetivos de promoción inmediata del mensaje a divulgar. En cualquier caso, el Twitter del Berberecho [4] el cual, a pesar de su nombre, no es un baile de moda, fue la opción de defensa del amenazado bivalvo.


La siguiente pregunta sin respuesta reside en como un molusco bivalvo de reducidas dimensiones (aunque con un pene enorme) y semienterrado en la arena de la playa consiguió una conexión a Internet. La hipótesis más factible es que el hijo de alguna de las orondas recolectoras, además de friqui pijo y miembro de la conocida secta Apple, dejó olvidado un iPhone con conexión 3G en la playa, siendo accesible al enorme falo del berberecho cognistivo, gracias al cual y dada la interfaz táctil del terminal de Apple, pudo conectarse a Twitter y a Internet en general.

La actividad del molusco en Twitter se centró básicamente en dar a conocer a la comunidad de Twitter el "genocidio" del berberecho bajo el lema "Freedom for the cockle". El berberecho cosnictivo intentó contactar con diversas celebridades tales como un tal cockle, una traductora denominada juliacgs, la asamblea general de Izquierda Unida, con fuckowski (en protesta a su ingestión de una paella de marisco, que seguramente contenía cadáveres de berberecho), con kirai (Héctor García, un geek en Japón) y con un miembro de GreenPeace. El éxito de estos contactos fue nulo o escaso, provocando que el berberecho coznictivo se lamentara de no tener tantos seguidores como Enrique Dans o Enjuto Mojamuto.

Dejamos a la academia que inspeccione por su propia vía los intentos del berberecho coznitivo por intentar concienciar al mundo del genocidio de su especie a través de su cuenta en Twitter. Solo queremos mencionar que el bivalvo intentó, además de insultar profusamente a toda la especie humana y de amenazarnos con un cáncer de orto si se nos lo comíamos, actividades más constructivas en pro de su causa, como una petición de firmas en contra de la inclusión de berberechos en la paella de marisco [5], muy sentida, pero de escaso o nulo éxito.

De nuevo, existen multitud de hipótesis para explicar el repentino fallecimiento del molusco. Un grupo de premios Nobel en Biología, reunidos en cuchipanda con el objetivo de analizar este caso, han argumentado que la muerte del bivalvo pudo ser debida a un posible infarto de miocardio debido al estrés postraumático. Otros expertos afirman que la mutación que llevó a la consciencia al berberecho le generó un cáncer de páncreas fulminante. La opción más aceptada es la propia ejercida por el berberecho, que su enfermedad final fue la misma que ha afectado a la mortandad de los berberechos de Os Lombos do Ulla [6].

En cualquier caso, el extraño caso del berberecho gocnistivo ha supuesto una auténtica novedad en nuestras aburridas carreras científicas y, al igual que el berberecho despertó a la consciencia, su mensaje ha conseguido que nosotros seamos conscientes de la injusticia que supone la paella de marisco con berberechos. Sin nada más que añadir, queremos terminar esta misiva a la Academia divulgando el mensaje por el cual murió, luchó y twitteó este bivalvo corniztivo:

¡Freedom for the cockle! (¡cabrones!)

11 comentarios :

juliacgs dijo...

Hombre, yo no creo que el contacto que estableció conmigo en busca de ayuda el amigo en apuros Mr. Cockle fuera valdío, pero eso sí, yo NO apoyé la recogida de firmas... Vale que este señor tan inteligente no quiera que vayan a buscarle a las rías señoras paquidérmicas y preferiría que fueran las de la pasarela Cibeles o, mejor, que no fuera nadie a buscarle, pero ¡¡¡a mí la paella no me la toques!!! (y eso que yo no soy muy fan de los berberechos y demás frutos de mar... Aunque los mejillones sí que me gustan...).

Después de leer su excelsa candidatura a los galardones copepodianos, Monsieur Eulez (como diría el amigo Alfie), me dan ganas de, en respuesta, presentar yo la receta de la paella de berberechos... Pero tampoco es plan echar sal en la herida... O en el berberecho...

copepodo dijo...

La Excelsa Academia de los Premios Copépodo de Oro le agradece su participación y le desea mucha suerte.

Fdo. Subsecretario de Organización

Franwerst dijo...

¿que se revela el berberecho? ¿Pero en qué mundo vivimos? ¿qué será lo próximo? ¿el mejillón? ¿la chirla? ¿el centollo? ¿los calamares (en su tinta)?

Freedom for the "cooker"!!

Mapoto dijo...

¡Freedom! ¡Freedom! Difundamos la noticia: "Comer berberechos encoge la picha". Es la única salvación posible.

videodromo dijo...

Hola soy Alfie, excelentísimo miembro de la Academia de los premios Copépodo. Ahora enviaré al excelentísimo presidente mi votación. Un cordial saludo.

No sacado de internet dijo...

Como se alíen con ostras, almejas, navajas y mejillones la pueden liar parda.

eulez dijo...

Pero mira que sois friquis. Os gustan más las fricadas que a un tonto un lápiz.

Por cierto, ¡Rebelión bivalva YA! ¡Freedom for the cockle!

Alfredo dijo...

Eso, eso, declaro la fatwa cockle, ya mismo.

Alfredo dijo...

oye este nuevo control que has puesto es un coñazo, no me deja firmar como videodromo

juliacgs dijo...

Yo estoy con Alfie, este nuevo método de comentarios me gusta menos que el anterior: ¡yo quiero que aparezca mi cactusito! (aunque la mierdecilla saltarina mole, a mí me gusta mi cactus...).

Aunque en el otro había que salir a la páginas de comentarios, por lo menos cada cual mantenía su personalidad...

eulez dijo...

Bueno, se supone que Blogger esta trabajando en que los comentaristas tengan su logo en este sistema. A mi me gusta más así, como en Wordpress, pero es cierto que lo de la pérdida de los avatares es una pena. Os he puesto una mierdecilla rosa a los comentaristas, más no se puede hacer. Creo que lo voy a dejar así un tiempo y luego haré una encuesta para ver si os gusta más de la otra manera.

Por cierto, a Alfie lo que le ha pasado es que se la liao con los usuarios, que es cierto que parece un poco lioso en este nuevo sistema.