Pestañas

miércoles, enero 30, 2008

The Wall: El Musical

Hace mucho que no comento nada sobre mis adorados Pink Floyd. En realidad, no hay mucho que comentar, ya que es un grupo mítico de sesentones, cuyo último disco data de hace más de 10 años. El más activo de sus miembros (todavía no ha fallecido ninguno, si exceptuamos a Syd Barrett) es Roger Waters, su principal compositor y cantante, que se separó del grupo a mediados de los ochenta. A Waters se debe la práctica totalidad de discos tales como The Wall, Wish You Were Here, Dark Side of The Moon o Animals, todos joyas del rock de la década de los 70. Hace poco, Waters publicó una ópera sobre la Revolución Francesa llamada Ça Ira, un disco bastante recomendable, aunque da la impresión (yo de ópera no es que sepa mucho) que más que una ópera es un musical bastante elaborado... se queda en un extraño punto intermedio.

De hecho, Waters tiene algún tipo de querencia por los musicales. O más bien debe ser algún tipo de rollo teatral, que es algo muy británico. Por ejemplo, The Wall está planteado como una historia y de hecho, muchos habréis visto la película protagonizada por Bob Geldof. Sin embargo, Waters parece tener algo en contra de los musicales de teatro que todos conocemos. En la canción It's a Miracle del que es su mejor disco en solitario, Amused to Death, el tío se marca la siguiente referencia a Andrew Lloyd Webber (autor de El Fantasma de la Ópera, Jesucristo Superstar, Evita o Cats, entre otros):
Lloyd-Webber's awful stuff
Runs for years and years and years
An earthquake hits the theatre
But the operetta lingers
Then the piano lids comes down
And break his fucking fingers
It's a miracle
Todo un encanto. Curiosamente, el bueno de Waters ahora se encuentra planificando un musical de Broadway sobre The Wall (visto en Pink floyd online). De esto se deduce que el odio hacia Webber no debe ser más que envidia y además de la mala. Según lo que pone en la noticia, va a incluir material nuevo y algunas de canciones de otros discos como Have A Cigar o Money. A ver que tal le queda, el estreno parece que será en 2009 en Nueva York.

3 comentarios :

Dabidovich! dijo...

Puede ser una fantástica noticia. Espero que no haga una versión doblada...

De todas formas teniendo en mente el mastodóntico montaje de The Wall que se hizo en Berlín tras la caída del muro, serán inevitables las comparaciones. Aquel concepto de concierto si que me parece muy interesante.

Por cierto, el 5 de febrero vienen a tocar a Madrid la gente de The Australian Pink Floyd Show. Una muestra más de cómo se echa de menos a los floyd.

juliacgs dijo...

Me temo que como tenga un mínimo de éxito en Broadway, no nos salvaremos de tener versión en la Gran Vía madrileña, con esos peaso (¿?) de actores de musical que campan por los escenarios de los cines (ahora reconvertidos en teatros musicales, porque si son cines, los cierran) de Madrid.

De todas maneras, Pablo tendrá que ir a todas las versiones que salgan, habidas y por haber, y cada vez que en el tema Mother digan lo de Mother, should I trust the government? tendrá que gritar NOOOOOOOOO con todas sus fuerzas...

Casi lograste hacer buenas migas con Roger Waters la última vez (sobre todo teniendo en cuenta que todos los que nos rodeaban estaban tan emporrados que tú fue el único que le contestó al pobre hombre...).

eulez dijo...

Bueno, Julia esta suponiendo que todo el que lea esto conoce la anécdota. Waters dio un concierto en Barcelona en primavera del año 2001 (creo) y Julia y yo fuimos y ya de paso visitamos Barcelona (como llovía!). En un momento del concierto, en la canción "Mother" (que pertenece a "The Wall") Waters dice aquello de "Madre, debería creer al gobierno?" y entonces hace un gesto como para que el público le conteste. Esto es algo que se puede oir en cualquiera de los conciertos de "The Wall" de los Floyd. Seguidamente, todo el público contesta enfurecido NOOOOO!

Bueno, pues allí, en Barcelona, 20 años después del estreno de The Wall, floydianos debería haber pocos, la gente estaba con sus porros y sus cositas y no hacían ni caso (en su mayoría eran jóvenes). El hombre seguía como haciendo gestos e impacientándose de que nadie dijese nada y yo grité con todas mis fuerzas NOOO! Waters puso como cara de alivio (este tío es muy expresivo) algo así como "Vaya, por lo menos hay uno que se entera." y siguió con lo suyo.

Hombre, de la anécdota a "hacer buenas migas" hay un cacho.