Pestañas

jueves, enero 08, 2009

Flatulencias asturianas.

Si señor, que mejor forma de terminar los excesos culinarios de las Navidades de los cojones que con una tarde flatulenta. Y para conseguir tan honorable objetivo que mejor que preparar con esmero una fabada asturiana. Por tanto, este humilde blog, en su intento de resultar absolutamente desconcertante en cuanto a su temática, presenta a continuación una receta paso a paso acerca de como cocinar una fabada asturiana. Y no es broma. Vamos a ello, rico, rico.

Lo primero es el producto. No existe un buen plato si no tenemos buenos productos. Así que para una fabada lo mejor es irse a Asturias y comprarse uno de esos packs de fabada al vacío, que incluyen sus fabes, su chorizo, su morcilla, sus cachos carne.


Para preparar la fabada hay que poner en remojo las alubias en agua fría durante una noche (vale con unas 8-9 horas) y la carne en agua templada el mismo tiempo (da igual si está fría):


Una vez pasado este tiempo se tira el agua de las alubias, se añade nueva agua fría y se añaden a la olla las carnes, el chorizo y la morcilla. También podemos añadir media cebolla en un par de trozos, porque luego la quitamos, que si no la fabada sabe demasiado fuerte. Se echa agua suficiente para cubrir todo pero no demasiado, como en la foto (nótese que a la olla le falta un asa ¡glamour ante todo!):


Y ya está. Esto se deja a fuego muy lento (casi el más bajo que se pueda) procurando que no hierva, porque eso destroza las fabes. El tiempo necesario ¡no se controla! ¡depende de la olla, del fuego y de muchas cosas! ¡aprended a cocinar! Lo que hay que hacer es probar si las alubias están blandas o no. Hay que remover de vez en cuando, pero con cuidado que se nos rompen las judías. Si nos quedamos cortos de agua, se añade agua fría ("a las alubias hay que asustarlas"). Cuando se vea que están más o menos buenas, se añade azafrán al gusto (fotillo de la izquierda) y se deja un rato. Yo quito las cebollas e incluso la morcilla y las tiro, porque dan un sabor demasiado fuerte. Cuando el pote tiene pinta de fabada, pues se quita y se sirve y queda una cosa como esta:


Ajum, que rico, lesche! ¡A flatular toda la tarde!

10 comentarios :

juliacgs dijo...

¡¡¡¡¡¡No te metas con mi olla bremeña, leche!!!!! (que la acabamos de jubilar, pobrecita, porque estaba ya mu acabá, manca y todo...) Pero bien que me cogí yo el autobús una tarde en Bremen, pa irme hasta un Carrefour, o algo por el estilo, de las afueras de la ciudad pa comprarme mi juego de dos ollillas baratas (no estaba mi bolsillo pa comprarme una olla de 50 euros... ésta y su hermana pequeña me costaron 10 o 12 entre las dos) ¡y bien que ha durado hasta ahora! ¡cuatro señores años! (la hermana pequeña murió de un arroz requemao...).

Por lo demás (aparte de batallitas de abuela cebolleta), yo doy fe de las flatulencias producidas por esta fabada... ¡y encima son de efecto secundario! ¡y nada de toda la tarde! ¡te pasas día y medio pensando que tienes una bomba atómica en el estómago!... Pero merece la pena, eso sí.

Manuel Márquez dijo...

Ya veo, compa Eulez, que has preparado un verdadero cóctel Molotov para reparar los estómagos masacrados por la campaña navideña. Me temo que no están mis hornos para tales bollos; pero, pasado el atasco, ten por seguro que se intentará, se intentará.

Feliz año y un abrazo.

agu2v dijo...

A mí lo q me hace gracia es q nos enseñas una receta, pa q casi al final nos digas "El tiempo necesario ¡no se controla! ¡depende de la olla, del fuego y de muchas cosas! ¡aprended a cocinar!". Ahí lo llevas! Vaya un chef instructor :P

eulez dijo...

juliacgs, es una pena lo de la olla, pero es que ya era peligroso. Es cierto, día y medio que duran los gases. Ni el metano de las vacas de la pampa argentina, oiga.

Manuel, no nono, esto lo hice hace unos meses. Lo publico ahora pero ni se me ocurre comerme una fabada. Ahora ensaladitas y cosas ligeras, uf. Eso sí, como terapia de choque, para reventar y así ya no comer nunca más, a lo mejor sirve.

agu2v, sorry, pero eso de "añade 10ml de agua" es una mierda ¡Si depende del fuego que tengas! Hay que hacerlo a ojo, porque en la cocina las normas estancas no valen. Tu pones todo a calentar y tarda unas horas, y vas probando, cuando tenga pinta de comestible, pues lo quitas. Esto es improvisación dentro del orden, es que es así, que se le va a hacer. Bueno, sí, es que no tengo paciencia para eso de instruir.

Alfie dijo...

Madre mía, mi estimado Eulez, me sonroja, nunca hubiera o hubiese pensado que usted era capaz de escribir un post de tal calado, de veras, sorprendido me deja. Estupefacto. Ni se lo imagina, ahora tengo los pelos de punta. Espero qeu nos invite a una de suis famosas fabadas así nos estaremos todos flautulentos a la vez.

juliacgs dijo...

¡Uf! ¡No sabes de lo de don eulez es capaz! ¡A ver por qué te crees que yo no consigo bajar de peso! Si esto te sorprende, ¡tendrías que haber visto los super-chuletones de cordero que me hizo el otro día!, ¡o la cazuela de salchichas al vino que me he zampado hoy!

De todas formas, tu petición de que te invite a una fabada es de lo más peligrosa... Aunque siempre podemos comérnosla y separarnos rápidamente, para que no nos sonrojemos los unos de las flatulencias de los otros...

¡Estoy pensando que eso es de lo más anti-ecológico! ¡Como se entere la UE, seguro que prohíben la fabada asturiana!

(Nota mental: No tengo que dejar cocinar a eulez con tanta frecuencia... Que me voy a poner cebollona...)

Quico dijo...

Yo es que soy un vago y tiro de latas del litora, que se le va a hacer, pero oye, he tomado nota y un día me animaré a hacer una buena fabada casera.

¿Como la de la abuela?

No, como la de Eulez

eulez dijo...

Alfie, como puedes comprobar la temática de este blog es del más alto calado intelectual. Desgraciadamente, tu plan de compartir flatulencias no me apasiona ni lo más mínimo.

juliacgs, me alegra que alabes mis dotes cocineras pero tienes razón en que me parece que vas a tener que empezar a cocinar tu más.

Quico, una de las mejores cosas del mundo mundial son las latas de fabada Litoral ¿nos unimos al grupo de Facebook de la Fabada Litoral? En cualquier caso, el mérito esta en el producto, oiga.

Copépodo dijo...

No se hable más: mañana fabada, que es sábado, hará mucho frío y creo que no como este manjar desde el invierno pasado. Ya te cuento qué tal me ha quedado (que no se me olvide poner las fabes en remojo antes de ir a dormir).

Dabidovich! dijo...

La fabada asturiana es espectacular. Uno de los secretillos son esos choricetes asturianos, fuertecillos, riquísimos! La de montecillos asturianos que habré yo subido y bajado después de una de estas!!

Viva la cuchara!!