Pestañas

lunes, junio 15, 2009

Nazis y palante...

No se si existe un tema histórico/político/social más interesante que este: ¿cómo es posible que la sociedad más desarrollada del mundo en su momento, la Alemania de 1920, desarrollase y se dejase convencer por la más radical y violenta ultraderecha?

Muchas son las respuestas a la pregunta, ya sabéis, que si el Tratado de Versalles, que si la Gran Depresión... El nazismo no fue un fenómeno exclusivamente alemán, con lo que tampoco se puede considerar que sea un cosa de alemanes. Italianos, españoles... incluso me atrevería afirmar que las ideas de Hitler y compañeros de juegos eran muy bien vistas por grandes sectores de las democracias: Francia, Gran Bretaña o incluso EEUU. El gran fallo de Hitler, su grandísima equivocación, fue no aprovechar las enormes simpatías que provocaba en amplios sectores de Occidente, especialmente por su contraposición a la Unión Sovíetica.

Desgraciadamente, y ya lo he escuchado desde varios sitios, la historia parece repetirse, en el sentido de crisis global y la consecuente aparición de políticos radicales, demagógicos y populistas, amparados por las desgracias de la gente que necesitan de alguien que les de alguna respuesta y les arregle la situación. Preocupantes resultan el Partido Nacional Británico, la ultraderecha holandesa y las brigadas de vigilancia italianas.

Y sobre España, hace poco, la 2 emitió un documental denominado Flores de Luna, sobre el Pozo del Tío Raimundo, un barrio obrero (muy obrero) de Madrid. Lo mejor sin duda del documental es la contraposición entre las reinvidicaciones de los años 70 por parte de los habitantes de barrio y el conformismo, superficialidad y estupidez supina de los jóvenes actuales. La reflexión, y la he oído de varios profesores de la periferia, es que se está mascando la aparición de una población que tiende hacia el fascismo... o hacia algo similar.

Interesante en este sentido es la película "La Ola", basada en hechos reales. La película, pero no la historia real, se desarrolla en Alemania y trata de un profesor de secundaria que pretende explicar a sus alumnos en qué consiste la Autocracia con un ejemplo práctico, ya que los alumnos consideraban imposible que un fascismo volviese a triunfar en su país. Desgraciadamente, la película no ahonda suficientemente en el sentimiento de superioridad innato que tienen gran parte de los alemanes y los países del norte de Europa en general, una de las bases del triunfo del nazismo en su momento y de este tipo de ideologías en general. En cualquier caso, es interesante ver como el profesor consigue radicalizar a sus alumnos gracias a principios de unidad, comunidad y disciplina. Es como si el ser humano tuviese una necesidad de seguir ciegamente a un líder o a una entidad superior, anular su sentido crítico, su individualidad, en favor del supuesto bien común, de la supervivencia de la comunidad frente al agresor externo. Directo al hipotálamo. Me imagino en este momento los 150.000 años del Homo Sapiens dándose de ostias con todo cristo para sobrevivir. Eso ha tenido que quedar necesariamente grabado en alguna parte.

En definitiva, el asunto me sigue resultando apasionante, porque no parece que ni la educación (véase la culta Alemania de los años 20), ni la falta de ella, permitan suponer que un sistema autoritario violento, xenófobo y radical pueda dejar de tener éxito. Probablemente las razones sean biológicas, el ser humano no ha evolucionado para ser feliz, para ser solidario o humanitario. Su instinto es la supervivencia (suya o la de sus genes) y la eliminación de aquello que la impida, si lo considera necesario. Solo la razón nos impide, nos educa.

Lo que ocurre es que no nos educa la educación, la acumulación de conocimientos, sino el espíritu crítico. Solo al cuestionarlo todo podemos evitar los comportamientos irracionales. En este sentido es donde más importante es la Ciencia, la investigación y su divulgación a la sociedad. Pero no entendida como acumulación de conocimientos, sino como actividad social crítica consigo misma y en constante desarrollo. Precisamente el no explicar esto de esta forma es lo que hace que en los últimos años hayamos sufrido respuestas reaccionarias al conocimiento científico. Llega un momento en que los desarrollos científicos son tan increíbles, resultan tan incomprensibles, que se divulgan como verdades absolutas, igual que la religión.

Es decir, la gente al final piensa en la Ciencia como una creencia: ¿que las cosas están hechas de átomos? Si los científicos lo dicen... ¿que Dios hizo el mundo en siete días? Si lo dice el Papa...

¿Que hay que eliminar a los extranjeros? Si lo dice...


13 comentarios :

Jimmy Dix dijo...

Gran post.

copepodo dijo...

Me ha gustado mucho la reflexión, Eulez. Parece que la historia de las sociedades humanas es un continuo toma y daca entre la libertad que proporciona el individualismo y el calorcito que da el saberse miembro de un grupo. Son fuerzas muy poderosas, muy viscerales, muy incontrolables y posiblemente muy desconocidas. Que levante la mano el que nunca se haya sentido reconfortado por pertenecer a una masa, por sentirse protegido por el grupo. Y ahora, que levante el pie el que nunca se ha sentido orgulloso de pertenecer a una minoría o de tener la sensación de que se iba por libre en algún otro momento de la vida.

izzo dijo...

Mientras leía tu post, coincido con Jimmy en su comentario ;), se me venía a la cabeza el libro de "El señor de las moscas" de W. Golding, en el que creo que narra bastante bien la naturaleza humana y su instinto de supervivencia.
Por otro lado quiero romper una lanza en favor de la humanidad que ante la mayor barbarie de historia trató de buscar mecanismos para prevenirla en un futuro como la fundación de la Organización de las Naciones Unidas y todo lo que ello conlleva. Creo que los seres humanos cada vez somos más conscientes de nuestra naturaleza y buscamos soluciones preventivas para evitarlas.

eulez dijo...

Jimmy, gracias.

Cope, lo de las minorías es curioso. Porque actualmente se comportan como "mayorías" en pequeñito, es decir, como grupos de presión, obcecados en el bien común... de su grupo. Su razón de ser es precisamente considerarse especiales por ser menos numerosos, en contraposición con el resto, que son muchos más. En realidad, el último objetivo de toda minoría debería dejar de serlo en algún momento, aunque algunos de sus miembros no lo crean así porque se siente demasiados identificados con el grupo... y eso lleva a que la gente se radicalice o incluso no quiera saber de nadie que no pertenezca a su colectivo.

Izzo, sí, claro, muy bien libro. Me podría poner escéptico con lo que dices de la ONU, porque hay que tener en cuenta el factor "Guerra Fría". Da la impresión de que a EEUU lo que le importaba de verdad era el poderío de la URSS y que por eso se crearon ciertas iniciativas de este tipo, porque sabían que la humanidad no sobreviviría a un conflicto entre las dos superpotencias. Siempre hay cosas positivas en los seres humanos, desde luego, no lo he dicho en el post, pero lo pienso, a diferencia de pesimistas insoportables (hasta para mi) como Saramago. El problema central que le veo a las sociedades humanas es que lo malo es mucho más malo que bueno lo bueno. Es decir, que todo el mundo es necesario para hacer las cosas bien, pero con que solo una persona quiera destrozar lo hecho, todo se va a la mierda. Es decir, que es más fácil destruir que construir. Y eso es una mierda.

izzo dijo...

Está claro que la eficacia de la ONU se puede poner en entredicho en numerosas ocasiones, a bote pronto se me ocurre la Guerra de Irak o el conflicto reciente de Gaza. Sin embargo el sólo hecho de exista ya es un paso adelante aunque sólo sea para coordinar labores humanitarias o misiones de paz. Sin duda el futuro de la ONU debe de pasar por tener una mayor implicación en ciertas situaciones conflictivas o pre-bélicas.
Con respecto a lo último estoy completamente de acuerdo. Una sóla manzana podrida echa a perder el resto del cesto.

Lazamazu dijo...

izzo:
La actual ONU es una puta mierda. Se ha quedado anclada en el pasado. Ahora mismo es uno de los organismos más antidemocráticos del planeta.
Es que es la ostia, ¿cómo puede tolerarse que USA invada ilegalmente un país, y luego, tenga el poder de veto para permitir o prohibir la guerra de Afganistán? ¿Cómo es posible que sólo unos pocos países decidan si una guerra es legal o no? Es absurdo (una puta mierda).
Ved esta película, es *MUY* buena.
The visitor
Se le puede poner música:
Disneylandia
Cada día que pasa es más evidente que hace falta un gobierno mundial democrático en donde todos los países tengan voz y voto, no el actual caos, dentro del cual, el presidente de España proclama su concepto de alianza de civilizaciones, que si uno lee la carta de fundación de las naciones unidas, su esencia, viene a decir exactamente lo mismo.
Entrada en mi blog antiguo (no me hago responsable de los links ya que es una entrada anigua, a ver, joder! 45 meses, cómo pasa el tiempo): Alianza de civilizaciones
La diferencia entre la carta fundacional de la onu y la alianza de civilizaciones es que la carta es un simple documento firmado por todos y la alianza de civilizaciones es una gilipollez que sirve para gastar el dinero. Un dinero que la onu necesita para otras partes del planeta con peores problemas que el de tener un palacio en Ginebra más o menos bonito. Lo dicho un puto caos.

Lazamazu dijo...

Perdón el link de The Visitor es este:
http://ver-pelis.net/the-visitor-2007/
Es curioso, si se quita la barra "/" final no funciona.

izzo dijo...

Lazamazu, sin duda la ONU debe revisarse a si misma y evolucionar. El consejo de seguridad debería organizarse de otra manera y como bien dices el "veto" es un instrumento político. EEUU siempre vetará cualquier resolución contra Israel, y China sabemos que tiene buenas relaciones diplomáticas con Corea del Norte (por poner un par de ejemplos).
La Corte Internacional que juzga a los criminales de Guerra, por ejemplo, tampoco es justa con todos igual... ya sabemos que EEUU siempre tiene un trato diferente. Tal vez la mejor labor que hacen en la ONU sea la coordinación de labores humanitarias o las misiones de paz. No debemos olvidar tampoco las organizaciones mundiales (OMS) o las agencias especializadas (ACNUR, UNICEF, UNESCO) dependientes de la ONU.
La primera piedra ya se ha puesto y sin duda hace falta mucho todavía. Pero fíjate que en la historia de la humanidad nunca ha existido algo parecido hasta hace 60 años, y que algo que ya se proponía desde hace siglos (leete Sobre la Paz Perpetua de Kant, 1795) no se ha concretado hasta los años 40 del siglo pasado y tras la peor guerra que ha existido...

agu2v dijo...

Muy buen post eulez. La ONU es verdad q en su fin último lleva varios años sin funcionar; es lo q tienen los tiempos de 'paz' prolongada (me refiero a paz mundial, claro). Pero luego sí q sirve de algo, con todas las iniciativas para protección del patrimonio, o misiones humanitarias, etc. Eso sí, sí q necesita una reforma para eliminar los vetos pero ya

eulez dijo...

Bueno, yo no era de la ONU de lo que quería hablar. Me parece perfecta y necesaria su existencia, pero es cierto que tiene que haber alguna reforma en su funcionamiento, especialmente en el derecho de veto.

No se si habéis visto esta noticia de El País: "El mal estaba en todas partes", sobre las actuaciones de los aliados en IIGM. Bien graciosas son las declaraciones de Churchill del estilo de: "Estoy decididamente a favor de emplear gas tóxico contra tribus incivilizadas". Ya digo que las simpatías por los nazis y su concepción de las cosas eran bastante amplias.

Miss Calamity dijo...

Me gustan tus posts de crítica social (los tengo guardaditos en mi lector de feeds).

No sé qué decirte, Eulez... Me gustó "La Ola". Mucho. En cierto modo (y perdona por la personalización del comentario) me puedo sentir identificada con el profesor-protagonista. Él siente más simpatía por dar la clase de anarquía que de autarquía. De hecho no le gusta nada que tenga que enseñar a sus alumnos qué es eso de la autarquía, pero a medida que van pasando los días del seminario sus propios preceptos -algo con lo que parece estar radicalmente en contra, me repito- le comen, le ciegan.

¿No hay días en los que saldríais pegando tiros -eufemísticamente hablando, claro- por ahí?

Respecto a la ONU, paso de posicionarme, al menos hoy. ;-)
Cal.

eulez dijo...

Gracias Cal, no tienes que pedir disculpas por "personalizar el comentario", ya ves tu. Pues es que yo creo que lo que dices de que al profesor de "la Ola" el fanatismo le come y le ciega no está del todo bien explicado... creo que la peli se queda corta, demasiado light, podría haberse contado mejor, no se.

Por descontado, no es que haya días en que saldría pegando tiros, es que hay días en los que organizaría un genocidio en la plaza Mayor y daría de comer los cadáveres a los cerdos. Eufemísticamente hablando, claro, ejem. Todos llevamos a un genocida en el interior (lo del hipotálamo), es lo que digo en el post. Y hay (y ha habido) gente muy hábil a la hora de sacar a la luz esos sentimientos de odio en la gente.

Anónimo dijo...

Holaa :B