Pestañas

sábado, junio 27, 2009

Recuerdos

Cuando era un criajo, allá por los años ochenta del siglo pasado, la música no era algo que me atrajese especialmente. Escuchaba los 40 principales, me gustaban las típicas canciones ochenteras de hombreras, melodías pegadizas y ritmos sintetizados. Cuando Michael Jackson sacó el vídeo de Thriller recuerdo haberlo visto en una terraza en alguna playa de veraneo y haberme quedado flipado con aquello. Creo recordar que la única casete que quise que me compraran cuando era pequeño era el Bad de Michael Jackson. Y esperé con mucha impaciencia a que saliese el nuevo disco, el Dangerous, que no estaba mal pero no llegaba al nivel del anterior. También yo era mayor.

Dentro del daño que hizo aquella década hortera a la música en general, había versiones más elaboradas de todo aquello. Sin duda, Michael Jackson, que cumplía con todos los arquetipos visuales del momento (y un poco más), era uno de esos artistas que hacía algo más que canciones pegadizas de tres minutos. La música de Jacko, a diferencia de muchos artistas de su época, no ha envejecido mal. Tal vez debido a que el muchacho tenía un trasfondo de varias décadas como artista: triunfó en los 70 con los Jackson Five, a finales de esa década con su disco Off the Wall y principios de los 80 con el disco más vendido de la historia, Thriller. En realidad no era un artista de los 80, que fue cuando yo lo descubrí, era otro gran artista más de la segunda mitad del siglo XX, influenciado por la música negra, por el disco, por el soul. Por eso su música ahora ha envejecido tan bien, porque es buena, porque lleva en las tripas parte del siglo y la década que vio nacer a mi generación.

No puedo decir mucho más que no hayan dicho mejor en otras partes.

Con la muerte de Jackson, otro trocito del siglo XX desaparece en el recuerdo.

6 comentarios :

Maya dijo...

Estamos de acuerdo en varias cosas: en que la música de jacko es inmortal, que -casi- todo lo que hizo fue brillante (el clip de thriller es mítico) y que el guionista hastiado ha resumido la noticia de su muerte como nadie.

Salud

videodromo dijo...

Para mi el mejor Jackson es el de Off the wall el máss funky, y es cierto con Thriller toco el cielo. Está muy bien, de hecho a mi me lo regalaron aquel año por mi cumpleaños los colegas, pero hasta ahí llego. Yo siempre me quedaré con ese can you feeling? can you feeling? can you feeling? con sus hermanos, una genialidad de la Motown

videodromo dijo...

Le dejo enlace
http://www.youtube.com/watch?v=xW1fXL3s7bk

Lo que está claro que el visonario en el mundo del videoclip siempre ha sido y será Michael Jackson. Entendía perfectamente la maquinaría, lo qeu nunca he comprendido es cómo se dejó engullir.

agu2v dijo...

De acuerdo contigo. En cuanto a la música. La pena es todo lo q vino después con respecto a su vida privada, q empañó todo eso. No sé, no es q me alegre de su muerte, pero tras todo el ridículo q ha hecho últimamente, por su figura es casi lo mejor q le podía pasar.

Maya dijo...

tras el ridículo que ha hecho, morirse es lo mejor que le podía pasar?
hombre agu.. que una persona -famoso o no- decida hacerse la cirugía hasta quedarse hecha una caricatura, que sea extravagante o que cometa locuras no es motivo para morirse.
por eso prefiero no saber nada de las personas que están detrás de las canciones que me gustan, porque no quiero que lo que hacen o dicen empañe o influya en mis gustos.
jackson fue un genio, te puede gustar más su primera época o no pero el tio hacía cosas originales, únicas.
sólo por eso ya deberíamos homenajearlo y dejar de cebarnos en sus operaciones o en los bulos sobre pederastia.

eulez dijo...

Supongo que a lo que agu2v se refiere es que el tipo estaba ya tan desquiciado, su estado de salud era tan desastroso y estaba tan arruinado que casi lo mejor para él era palmarla...

Maya, es cierto lo que comentas, Jackson fue un artista que llegó a un nivel espectacular. Parece que todos sus desquiciamientos fueron debidos claramente a una infancia horrible que le dejó traumatizado. Lo de los abusos a menores nunca se demostró y cada vez más parece un bulo después de que uno de los indemnizados haya reconocido que la acusación fue mentira.

En cualquier caso, como dice Maya, muchas veces es posible y recomendable separar a la persona de la música que hace. Su música está ahí y seguirá ahí, aunque el autor -con todas sus locuras- haya fallecido.