Pestañas

domingo, septiembre 13, 2009

Der Deutsche Donauradweg (días 2 y 3: la paliza)



En Tuttlingen nos hospedamos en un hotel/hostal de un señor la mar de amable (que se parecía a Bernardo, el de Camera Café). Por la mañana, después de un abundante desayuno (como iba a ser costumbre en todo el recorrido), empezamos el caminillo. Este día fue, sin lugar a dudas, el más vistoso de toda el Donauradweg ya que discurría por el parque natural del alto Danubio. El camino entraba en bosques, y luego salía de ellos, dejando ver espectaculares paisajes como el de arriba. Todo un disfrute para la vista (fotos aquí). Destacaba en el recorrido el pueblo de Mülheim, que parecía sacado de un cuento de hadas (el menda al fondo):





Sin embargo, la etapa que habíamos planeado para este día fue demasiado larga y dura. El terreno no estaba asfaltado en su mayor parte, y las cuestas y bajadas eran frecuentes. Habría que haber hecho noche en algún momento intermedio (kml aquí):



Ver mapa más grande




Si ya estábamos destrozados del día anterior, el siguiente día fue aún peor. Solo que ahora había que añadir cuestones inesperados (casi llegando a Munderkingen hay un repecho de varios centenares de metros con un desnivel de más del 20%), carreteras secundarias con coches y sobre todo los mosquitos del río, que nos masacraron durante la etapa (Nota Barrio Sésamo: llevar siempre repelente de mosquitos si se está cerca de un río).


Ver mapa más grande


El camino de esta etapa fue menos vistoso que el anterior (fotos aquí). Para comer nos paramos en Riedlingen, que es un pueblo lleno de alemanes antipáticos. Como eran aproximadamente las 2 de la tarde, en sábado, toda la gente ya había comido y los restaurantes estaban cerrados (!!) y tuvimos que comer en un Kebab (nunca se reconocerá suficientemente el bien que han hecho los turcos en Alemania). Continuamos la etapa y, como ya he dicho, nos encontramos con los mosquitos y las cuestas infernales. Al llegar a Munderkingen, después de una etapa 65 km (kml aquí) estábamos reventados por un comienzo demasiado duro. Se imponía un descanso.

Por cierto, que en esta etapa empezó a sorprenderme bastante que no encontrásemos apenas ciclistas extranjeros en la ruta. Eran todos alemanes. Es más, eran alemanes de avanzada edad. Y con avanzada edad me refiero a retirados (mínimo 60 años). En serio, todos vestidos de ciclistas con su casco, sus maillots, sus culots, sus zapatillas a juego (todo el lote a juego) y tirando como auténticas bestias. Unas máquinas los de la tercera edad alemana. Debe ser la dieta a base de Bier y Wurst.

6 comentarios :

juliacgs dijo...

¡Dios mío! ¡Con lo malita que estoy yo y me recuerdas ese par de días! Sí, sí... El paisaje, muy bonito, pero las cuestas arriba...¡De morirse!

copepodo dijo...

De nuevo, qué sitios tan bonitos recorre el Danubio. Este fin de semana me he acordado mucho de vosotros, Alfie y yo estuvimos recorriendo un carril ciclista por las dunas y los bosques de Provincetown. Prometo post euleziano al respecto muy pronto.

videodromo dijo...

Como mola, Eulez, eres un crack del gugleo, poner las fotillos del recorrido, qué pedazo de idea, me ha gustado mucho, eso requiere mucha memoria, para acordarte de por donde andaste y colocar la foto en el lugar indicado y no donde caiga. ME gusta amigo mío, me ha gustado. Como siempre las fotillos me imagino que las has sacado con el cacharillo ese tan curiosote que tienes y que hace fotos de alto nivel.

eulez dijo...

Julia, desde luego la rampa del 20% al final nos mató. Inolvidable.

copepodo ¿post euleziano? ¿qué es eso?

video, sí el cacharrillo es el que hace las fotos, pero son un poco malas (es un móvil que ya se ha quedado antiguo, nada de alto nivel), así que casi todas las fotos que pongo aquí son de Julia (con una cámara). Las de los mapas sí son del cacharro y están geolocalizadas. Es decir, me compré un GPS que se conecta al móvil y te dice las coordenadas exactas de cada foto. Vamos, que no he tenido que memorizar nada.

copepodo dijo...

Lo del post euleziano, cuando llegue el momento.

eulez dijo...

Que intriga más grande, voy a descubrir en que consiste el euleziano-style ;)