Pestañas

domingo, septiembre 06, 2009

Der Deutsche Donauradweg (día 1)

Vamos con el resumen de las etapas del Donauradweg:



Después de nuestra llegada a Munich, nos fuimos a nuestro cutre-hotel (Munich es una ciudad muy cara), nos compramos una alforja para una de las bicis y alguna pijada más y por la noche quedamos con Carmen. Al día siguiente le dimos las maletas, montamos las alforjas y fuimos al lugar donde alquilamos las bicicletas dentro de la estación de tren (unos 8 € al día) para pillar inmediatamente el tren para Donaueschingen. En Alemania, se pueden meter las bicicletas en los trenes, pero lo pagas (unos 4,5 € por bici). Hay que meterlas, como se pueda (depende del tren) en los vagones a tal efecto. Cuando pase el revisor hay que enseñarle el billete de la bici y/o ponerlo pegado a la misma. Importante: las alforjas hay que quitarlas antes de subir las bicis al tren o si no sufriremos la cólera germana (no recomendable) cuando en el vagón para bicicletas no entren más bicicletas.


En tren a Donaueschingen conocimos a una pareja de españoles que ya se habían hecho el trayecto del Danubio en unos 10 días, pero hasta Bratislava, como que unos 500 km más que lo que íbamos a hacer nosotros en el mismo tiempo. Es decir, como que hacían más de 100 km todos los días. Según ellos, el recorrido Danubio abajo "es dejarse caer". Nos acordamos de ellos durante toooda la ruta, especialmente en las cuestas arriba. Enlazando con esto, uno de los problemas que hemos tenido con esta ruta es la concepción de la misma que tiene la gente. Curiosamente, todo el mundo dice que esto es facilísimo. Eso lleva a tomar decisiones equivocadas como planificar las rutas sin mirar el perfil de altitudes y sin tener en cuenta las posibles cuestas que pueda haber. Este fue un error mío que se notó especialmente en las dos siguientes etapas. Esta claro que en la ruta no hay puertos de montaña, pero de ahí a decir que es "dejarse caer" hay un trecho.


Otra confusión fue lo de la denominación "carril-bici del Danubio". Esta ruta no es en todo momento un carril-bici asfaltado y segregado ya que pasa por todo tipo de terrenos (tierra, arenilla, asfaltado, por carreteras secundarias, por ciudad, por carriles bicis, por carreteras abandonadas, etc..). Las bicicletas las elegimos pensando que todo iba a ser asfaltado (o casi todo) y nos encontramos con unas bicicletas con unas patas de cabra inservibles, que muy a duras penas aguantaban el peso, en las cuales no entraban todas las marchas, que sufrían como condenadas en los caminos de tierra, etc.. Es posible que hubiese sido más recomendable alquilar las bicicletas en Donaueschingen, aunque fuese más caro (unos 10€/día). La otra alternativa era llevar nuestras propias bicis, pero la combinación avión+bici ya nos ha dado algún problema. Para otra vez. Abajo una foto de las bicis cargadas con las alforjas:



En resumen, que llegamos a el nacimiento del Danubio y empezamos la ruta ayudados por la guía Danube Bike Trail 1 (imprescindible), por nuestro GPS (prescindible) y sobre todo por las señales que en (casi) todo momento durante todo el recorrido marcan el camino a seguir.

El primer trozo del camino lo hicimos aquella tarde: 35 km a todo correr para no llegar demasiado tarde al primer hotel que habíamos reservado en Tuttlingen:


Ver mapa más grande


El paseo fue muy bonito pero no lo disfrutamos demasiado debido a las prisas. No sabíamos lo que se nos venía encima al día siguiente.

9 comentarios :

copepodo dijo...

Jejeje, así me gusta, con un final lleno de intriga para enganchar al personal. Me quedo con que el Danubio nace en un pozo y que al principio es como el Manzaneras. Permanezo atento al relato.

videodromo dijo...

Yo se cuales son tus alforjas y cuales las de Julia. BUAHHAHAHAHHAHAAAAAA Lo sé todo BUAHAHAHAHAHHAA Ánimo chicos y a pasarlo bien.
Por cierto, me encanta tu nueva cabecera, que lo sepas

juliacgs dijo...

¡Así que al final has decidido contarlo todo, todo, todo! ¡No está mal! Yo también querría, pero no me veo sacando tiempo pa eso también...

Por cierto, lo de los tickets pa los trenes depende del tipo de tren: para los de alta velocidad (ICE) sí que hay que colocar el tiquecillo en la propia bici. En los regionales (RE) y metropolitanos (ME), basta con llevar encima el "billete de la bici" y enseñárselo al revisor. En principio, la cosa es así...

¡Putas cuestas arriba!

eulez dijo...

Cope, bah, la intriga tiene que ver más que nada con lo que dice juliacgs de ¡putas cuestas!

Video, me alegro de que te guste la nueva cabecera.

Julia, nooo lo pienso contar todo todo, que es que no me acuerdo de tantas cosas, no tengo esa capacidad que tienes tu para este tipo de cosas. Véase como ejemplo lo de los tickets para las bicis según el tipo de tren. Lo que espero es que completes lo que voy diciendo aquí, por ejemplo no le has explicado al Copépodo lo del nacimiento del Danubio, que dice que nace en un pozo ;)

juliacgs dijo...

¡Cierto! No me había dado cuenta de lo del pozo... No, Copépodo, el Danubio en realidad no nace en esa fuente que aparece en la foto. Sencillamente es algo simbólico. En Donaueschingen (traducido literalmente: brote del Danubio), sencillamente se encuentra el nacimiento del río, que surge de la confluencia de dos arroyuelos: el Breg (que nace en Zindelstein, en plena Selva Negra) y el Brigach (que nace en Triberg). Donaueschingen es el lugar en el se unen y su nombre conjunto pasa a ser el de Danubio.

En el siglo IX, los habitantes de Donaueschingen construyeron la fuente y dijeron que aquel era el nacimiento del Danubio. Las estatuas que presiden la fuente son una mujer que representa a la meseta del Baar (donde se encuentra el pueblo) indicándole a una niña (el Danubio) que tiene que continuar su camino hacia el Este.

Al principio, ni siquiera es como el Manzanares: es aún más arroyuelo, pero en seguida empieza a "coger cuerpo", por así decirlo.

Hala, ya he dado la explicación que querías, eulez... En siguientes entregas, explico en qué consiste el soterramiento del Danubio. ;-)

Nata dijo...

¡Nos cruzamos ayer en el carril bici! Pero reaccioné demasiado tarde y me dio vergüenza ponerme a grita como una loca... :(

eulez dijo...

Mu bien explicao Julia.

Nata! Hace unos meses no me cruzaba con nadie en bici por Madrid y ahora todos los días me cruzo con una decena de ciclistas (!) ¿Nos cruzamos por la tarde en el carril bici que está al lado del Paseo de los Melancólicos? ¿puede ser? Porque si eras tu (ibas detrás de un tipo muy alto en bici) pensé: "Joe, estos dos seguro que son de los que tiran mazo en cosas como lo del Danubio" ;)

Nata dijo...

¡Éramos Australino y una servidora, sí! ¡Qué rabia me dio luego ser tan pava y no pegarte un bocinazo (nunca mejor dicho)! :)

copepodo dijo...

Aclarado lo del Danubio, ya me imaginaba que era algo simbólico, pero uno piensa en una cascadita en mitad del monte o algo así, es curioso que su nacimiento se considere a partir de la unión de dos arroyos.