Pestañas

lunes, febrero 01, 2010

Invictus interruptus

Tuve el honor, hace un par de semanas, de ser invitado por Alfie (autor del blog sobre cine Videódromo) a asistir al preestreno de "Invictus", la nueva película de Clint Eastwood. Esto es algo que Alfie hace habitualmente con diversos blogueros para su sección "sesión doble" (así le ahorramos algo de trabajo en escribir, supongo). En mi caso, el que me invitase a asistir al último film de Clint supongo que viene por mi declarada admiración por el director norteamericano, considerado por muchos como el "último clásico".

Desgraciadamente, en esta película no hay ni rastro de los demoledores mensajes tan característicos de las pelis de Eastwood. Todo lo contrario, la película en cuestión es aburrida, lenta, parsimoniosa, predecible e incluso moralista. Como ya sabréis, la historia trata de como Nelson Mandela consigue influir en el capitán de la selección sudafricana de rugby para que lograsen ganar el Mundial celebrado en su país. El mensaje de la película (y del libro de John Carlin) viene a ser que, gracias a esta victoria y a Mandela, los negros y blancos sudafricanos terminan por quererse, abrazarse y olvidar sus diferencias; a pesar de haberse matado a tiros hacía dos días (especialmente los segundos a los primeros) y a pesar de las (supuestas, en la película no se muestra) diferencias socioeconómicas todavía existentes en el país.

Como ya he comenté en lo que escribí para Videódromo, el mensaje y la historia de la cinta es tan previsible y manido que la película no tiene mayor interés que el observar los pectorales de Matt Damon o la imitación que hace Morgan Freeman de Nelson Mandela (eso sí, a los amantes del rugby les encantará la película). Una verdadera pena, si recordamos las últimas maravillas dirigidas por Eastwood, como la sorprendente "Gran Torino" o la sensacional "Cartas desde Iwo Jima". En definitiva, esta película sabe a poco, le falta un buen final, el dilema moral devastador, un puñetazo a los sentimientos tan típico de las películas eastwoodianas, yo que sé... vaya, que te sacan del cine antes de que ocurra lo que tendría que ocurrir...

En fin, habrá que esperar a la siguiente. Aunque esta tampoco tiene buena pinta, porque parece que va a ser un thriller de corte sobrenatural. Uf, espero que el hombre no esté chocheando, como parece que ya le pasa a Woody Allen...

13 comentarios :

danimetrero dijo...

Pues gracias por avisar, tenia dudas sobre verla o no. Lo que me extraña es que Clint Eastwood haga algo aburrido.

el Salmon dijo...

Lo siento Eulez pero no estoy de acuerdo. Danimetrero, no dejes de verla porque le diga el menda este :) (es broma). Yo la he visto esta noche y creo que merece la pena. Tiene un 7,2 en Filmaffinity o 7,6 en Cineol y eso son datos "objetivos". Los que han venido conmigo a verla tambien se lo han pasado bien.

Es una pelicula basada en hechos reales con el deporte como transfondo no es nada facil de dirigir. A mi no se me ha hecho lenta ni aburrida. Vale que el final no es nada original pero coño es que está basada en hechos reales! (bueno, y los finales de las pelis americanas no suelen ser muy originales tampoco).

eulez dijo...

Estimados danimetrero y Salmón. Ya se que el menda no tiene mayor reputación (ni quiere) en absolutamente nada de lo que se diga aquí. Así que, en este caso, os aconsejo que leais la crítica de Carlos Boyero en El País (que acabo de buscar para ver si alguien decía lo mismo que yo) y con la que estoy de acuerdo al 100% (excepto por considerar que Freeman lo hace bien):

"Con una temática tan apasionante, tanto solista de lujo y semejante director de orquesta el resultado de Invictus prometía algo espectacular. Y no lo es. Se limita a una película tan correcta como olvidable, pretendida aunque ligeramente emotiva, usuaria de recursos fáciles, problemática de creer (la secuencia de los jugadores blancos confraternizando con los niños negros del gueto resulta forzada, también el entusiasmo interracial y colectivo de la complaciente parte final), con tendencia a lo plano, esquemáticamente bienintencionada, con vibración artificiosa, decepcionante.

Eastwood está infinitamente más dotado para plasmar los claroscuros y bucear en lo sombrío que para hacer apologías de la luz, del triunfo del humanismo a pesar de los pesares. Su arte siempre ha sido penetrante y memorable cuando habla de derrotas y de infiernos. Al describir la problemática conquista del cielo resulta monocorde, previsible y convencional."

agu2v dijo...

Yo sí me fío de tu opinión hombre, no es fácil q un seguidor de este hombre hable mal de él. Yo la última q vi suya fue 'Banderas de nuestros padres' q, sin llegar a ser mala, sí q está por debajo del nivel q me esperaba del sr. Eastwood. En fin, habrá q esperar a la siguiente, q yo sigo teniendo fe, de esta última década varias de las mejores pelis q he visto han sido suyas.

Manuel dijo...

Ayer vi la peli y entiendo el porqué de la crítica de eulez.

Lo que ocurre es que a Eastwood le han dado el guión hecho. No hay dilema moral porque no hay lugar al mismo. Más que una película de ficción es un documental dramatizado de hechos que ocurrieron prácticamente ayer mismo.

Te toca la fibra como esas películas sensibleras a las que alude eulez. Pero cuando reflexionas que eso no ha salido del cerebro rosa de algún guionista de Hollywood, sino de la mismísima realidad misma, entonces es cuando te conmueves de verdad.

eulez dijo...

agu2v, gracias por darme un voto de confianza.

Manuel, no creo que esta película toque ninguna fibra sensible (al menos no la mía), sobre todo por la falta de credibilidad debido a la representación idílica de una situación histórica y de un líder político. La película es demasiado simplona es su representación de algo que se supone que ocurrió de verdad. Y parece mentira que Clint caiga en eso.

Y por si no me explico bien, también os recomiendo leer otra crítica más, de nuevo en los mismos términos:

"Pero “Invictus” está lejos de ser una obra maestra en la medida en que, por un lado, aunque en sus formas sí esté, probablemente, a la misma altura, no alcanza, como relato, el nivel de profundidad de los grandes filmes aludidos en el primer párrafo; y, por otro, adolece de algunos defectos y carencias que, ni por el más mínimo asomo, aparecían en esas mismas películas. Es más, me atrevería a decir que se trata de una película sepultada bajo el peso de una mirada reverencial, la que se proyecta sobre su personaje protagonista."

"John Carlin nos ofrece de un Mandela (al que, eso sí, Morgan Freeman le presta un soporte físico de una verosimilitud cercana a lo documental, tema distinto es el de si eso es sinónimo, o no, de una buena interpretación) cuya ausencia de defectos, acumulación de virtudes y talante excesivamente infantilizado (en demasiadas secuencias y situaciones) resultan poco realistas."

Mario dijo...

Demasiada carga de Rugby, y para el tema, director y reparto floja, sobre todo en cuanto al tema.
Eso sí, si te mola el rugby la película debe ser mu wena.
A mi como producto de entretenimiento, me lo pasé bastante bien... y ya.
No es pa irla a ver al cine

Mecacholo dijo...

Da gusto comprobar que el Pensamiento Único tiene aún mucho camino por recorrer, y que aún queda gente que se fía más de sus propio criterio que de sus filias y sus fobias. Siendo seguidor de Clint Eastwood, como yo, te honra ser capaz de criticarle.

ricardo dijo...

No se por qué pero me daba pereza ir a verla. Después de leerte, Eulez (que yo también me fío de tí) creo que me voy a ahorrar 7 €

eulez dijo...

Mario, muy bien resumido.

Mecacholo, tampoco exageremos. A mi me gustan algunas películas de Clint, no todas, desde luego. El problema es que el tipo ha llegado a tal nivel que defrauda si no hace algo realmente bueno. Creo que es de buen "fan" saber distinguir entre lo bueno de verdad y lo que no lo es.

ricardo, pues sí, mejor te lo ahorras porque no está el patio para gastarse 7 euracos en irrelevancias.

Jimmy Dix dijo...

Yo me alegraría muchísimo de que Morgan Freeman se llevara el Oscar. Soy fan de ese hombre. Y de Clint, por supuesto.

Franwerst dijo...

A pesar de las críticas, que en buena parte comparto (la película me parece demasiado idílica para reflejar la realidad), es de lo mejorcito que hay para ver en las salas de estos lados del charco. Me parece que Morgan Freeman no lo hace tan mal, pero lo que me parece también poco creíble es su supuesta obsesión por el rugby que tanto se recalca en la película (aunque este fallo se debería achacar al papel, no al actor).

Onetwothree dijo...

A mí me pareció que intentó mezclar demasiadas cosas y se notaba que era un encargo con cierto tipo de directrices.

Técnicamente me parece muy buena, haciendo algunas apuestas en cuanto a planos bastante atrevida para lo que es Clint y la foto también muy buena, tanto por los paisajes de Sudáfrica como por cierta escena "nocturna".

Por cierto, en realidad no hay un buen retrato ni político ni humano de Mandela, porque como político sólo se centra en su utilización como vehículo de unificación el Rugby pero de las medidas políticas, sociales y económicas no se habla en ningún momento, y sobre el apartado humano también falla porque se le presenta como un "semi-dios" sólo hacíendole humano con algunos clichés como "el hombre abandonado por su familia", "su familia es el pueblo de Sudáfrica", etc..

Un saludo.