Pestañas

lunes, marzo 15, 2010

Acreditación para políticos YA

Que sí, que vale, que tenemos los políticos que nos merecemos, que estos no son más que una representación de lo que es la sociedad española en su conjunto. Vale. Pero ¿por qué tiene que ser así? ¿No deberían ser nuestros representantes políticos personas capaces de acometer el difícil empeño de gobernar y no unos pelotas-mindundis-chupatintas? Supongo que todos estaremos de acuerdo en eso. Pues bien, ahí va una posible solución a semejante despropósito: la acreditación para políticos.

Es decir, un sistema parecido al que tienen que sufrir actualmente los profesores en las universidades con la ANECA y otras Agencias de Evaluación del Profesorado. Para acceder a ciertas plazas o puestos es necesario que un organismo externo evalúe méritos y conceda acreditaciones para cada figura. Cuantos más méritos, más fácil es acceder a un determinado puesto (que además son públicos y competitivos), pero es necesaria la acreditación previa. La ventaja de este sistema es que elimina a gente que no tiene unos requisitos o una actividad mínima necesaria para el puesto de trabajo.

Pues bien, la idea es implantar este método en el sistema político. Por supuesto, los cargos, en lugar de ser elección por méritos como en el caso del profesorado, serían por votación popular, siempre que los candidatos cuenten con la acreditación correspondiente para el cargo. ¿Que quieres ser Ministro? Pues necesitas la acreditación de Ministro, ¿Alcalde o Presidente de Comunidad Autónoma? Ya estas haciendo méritos en la residencia de ancianos más próxima ¿Quieres ser Presidente del Gobierno, Senador, Diputado, Presidente del Congreso, etc, etc? Pues la acreditación correspondiente para el cargo, ya estás reuniendo los interminables papeles y documentos que justifiquen los méritos para pedir la acreditación. Y esos méritos tendrían que ser de variado corte, no vale con pasarse 20 años trepando en el partido, haciendo amigos y practicando el discurso demagógico. No. Habría que currárselo en la calle, hacer méritos en obras sociales y ONGs, participar en asociaciones, fundar empresas, crear empleo, ser un profesional con experiencia útil en la vida pública (la valoración de los méritos dependería del puesto que se quisiese conseguir). Por supuesto, haría falta un grado de formación académica básico para ser, por ejemplo, Ministro de Fomento y sobre todo para optar al cargo de Jefe de Estado. Y para ser Presidente del Gobierno, habría que haber ocupado cargos políticos de diversa índole, en España o en el extranjero, y saber idiomas. Es decir, o tienes un curriculum como el de Javier Solana (que además es físico) o mejor olvídate de gobernar el país.

Ventajas: como podréis imaginar, el sistema permitiría quitarnos bastante lastre de encima. De inicio a Pepe Blanco y la Sinde, seguramente a Rajoy (que no obtendría ni la acreditación a Presidente de Comunidad de Vecinos) y a tantos otros infraseres que andan por ahí detrás (Consejeros, Asesores, Secretarios de Estado) y que no se les ve. Ah! Y a los Borbones, aunque estos por experiencia en el cargo seguramente podrían optar a la acreditación a Jefe de Estado. Claro, que en "otros méritos" estarían suspensos... y además luego tendrían que ganar unas elecciones, claro está.

Problemas: este sistema limitaría la capacidad de elección de los representantes populares. Es decir, la democracia, tal y como la entendemos, se vería (en principio) seriamente restringida, ya que un cualquiera, por muy popular que fuese, no podría acceder a los órganos de Gobierno. Ahora bien, yo os pregunto lo siguiente: ¿acaso un cualquiera accede ahora mismo a los órganos de Gobierno? Vale, sí, con un poco de suerte, a lo mejor hasta te hacen senador (casi) por casualidad, como me contestó la senadora (de verdad) Fátima Ramírez (Mernissi) en su formspring. Pero ¿esta persona ha sido libremente elegida por los ciudadanos? ¿Alguien la ha votado directamente? ¿O acaso es que la metieron en la lista de candidatos y salió elegida porque la gente vota al partido y no a los miembros de la lista? Entonces, ¿qué diferencia hay entre el método actual y un sistema de acreditación de políticos? Pues no mucha, es más o menos igual de poco democrático.

Más problemas: ¿quién le pone la cascabel al gato? ¿Quiénes serían los encargados de las comisiones de acreditación? ¿Quién los nombraría? Esto, como tantas cosas, sería una cuestión de regulación. Serían necesarias unas normas muy rígidas y detalladas en cuanto a la puntación necesaria para las acreditaciones, de manera que cualquier funcionario (y es importante que sean funcionarios y estén muy bien pagados para evitar corruptelas) pueda realizar las acreditaciones. Y estas evaluaciones deberían ser públicas para que cualquiera las pueda revisar.

Otro problema: un sistema de méritos para políticos haría que solo un determinado tipo de gente pudiese dedicar el tiempo y el dinero necesario para conseguir el curriculum necesario. Como consecuencia es posible que solo pudiesen acceder a las acreditaciones una élite social y cultural muy determinada, provocando que el sistema rozase la plutocracia. Pero respondo lo mismo que antes: ¿acaso eso no ocurre ya? ¿Acaso muchos miembros de la clase política no pertenecen ya a una élite social determinada? ¿Acaso no es necesaria una cantidad ingente de dinero para las campañas electorales? ¿Acaso el poder real no se encuentra ya en manos del capital y sus intereses? Para poner un parche a esto, en el sistema de acreditaciones, se podría crear una serie becas y subvenciones para aquellos que necesiten tiempo para prepararse y que hayan demostrado (méritos, notas) la capacidad para optar a una determinada acreditación a un cargo y no dispongan de tiempo o dinero para para hacerlo sin una ayuda económica. Complicado, pero se podría hacer. ¿Acaso actualmente todos los licenciados en Derecho disponen del tiempo y el dinero necesarios para preparase las durísimas oposiciones a juez? Pues eso.

Bueno, como podréis imaginar, todo esto solo una idea chorra en un blog-chorra fruto de una mente rencorosa (y chorra). Por cierto, con acreditaciones o no, sería necesario un sistema de listas abiertas, de votos ecuánime (una persona, un voto) y de replantearnos el modelo de Estado, que ya va siendo hora. Si ni siquiera hacen una reforma de la Ley Electoral, ¿cómo van a hacer lo de las acreditaciones?

Actualización: Gracias al Salmón, la propuesta ya tiene grupo en Facebook. De aquí a su aprobación en el Parlamento hay un paso (ná más).

18 comentarios :

el Salmon dijo...

Totalmente de acuerdo. ¿No hay una iniciativa en Facebook ya? ¿la montamos si no?

eulez dijo...

Por mi vale, todo tuyo que yo no tengo ni puta idea de como hacerlo...

Jimmy Dix dijo...

Yo ya he perdido la fe en los políticos. La corrupción está en el sistema. Rajoy es tan corrupto, o más, que Camps por apoyarlo y permitirle que siga representando al partido. El cómplice de un corrupto es tan corrupto como él.

El poder corrompe. Aceptémoslo. Punto. Qué mas da que los que manejen el cotarro estén o no "acreditados". Casi peor: más inteligentes serán para metérnosla sin que nos demos cuenta.

Los políticos me dan asco, sean del color que sean. La democracia es un mal chiste que nos cuentan cada cuatro años.

juliacgs dijo...

Buah, pero esto es lo de siempre. Si verdaderamente existiera un sistema así, se corrompería por donde no nos lo esperamos. Igual que para prepararte oposiciones, hay academias privadas que cobran una pasta, pues aquí pasaría lo mismo... Aunque no, yo no diría que no a hacerle un duro examen de cultura a la menestra de ídem, que me apuesto una mano a que no lo aprobaría (lo cual resulta incongruente y vergonzoso a partes iguales)...

Luego hay otro problema más: se supone que en este país hay toda la cantidad de políticos que hay porque con un poco de labia y mano izquierda (o derecha) y a veces, ni siquiera eso, te dan un puestete y un sueldecillo... ¿Quién querría ponerse a currar y a estudiar si no existe el incentivo de tocarse los coj... en el cargo? Te digo yo que quedarían cuatro: los que son como Labordeta, es decir, peña que verdaderamente piensa que hace algo bueno por sus vecinos; las lideresas y los faraones, que tienen un ansia de poder que no pueden con ella, y la peña como Rosa Díez, a los que los mueve un odio incontenible que es más fuerte que una acreditación o veinte...

Yo me conformaría con que los diputados y los senadores tuvieran que fichar, y tuvieran que justificar sus faltas, como la gente en los curros y los niños en los colegios.

Pero por supuesto, el gato no se va a poner a sí mismo el cascabel, claro que no.

No olvides que vivimos en el país de Belén Esteban. Menos mal que Berlusconi todavía es italiano.

copepodo dijo...

Como idea es estupenda. Seguramente acabaría enmierdándose como pronostica Juliacgs, pero es que el nivel cada vez está más bajo, y la vergüenza ajena cada vez que nuestro presidente del gobierno habla idiomas es escandalosa. ¡Hay que hacer algo!

Chuparuedis dijo...

En una ocasión le escuché decir a Sabina cuando le preguntaron por los políticos españoles, mas o menos fue así,

"Politicos, si, conozco a unos cuantos, iban con migo a clase y eran mediocres entonces y ahora lo siguen siendo, no valían para otra cosa"
Me resultó curiosa esa afirmación, lo malo es que ahora casi dos décadas después, yo puedo decir lo mismo y teniendo en cuenta que mi expediente académico es de los de echarse a llorar de lo malo que es...


El problema no está en los políticos, ni su cualificación, sino en la sumisión de nuestros queridos compañeros y compañeras de habitación en esta mansión ibérica. Sumisión por nuestro carácter gregario y por nuestra cultura del pelotazo, "el sueño español" por antonomasia de las aspiraciones de todo hijo o hija de vecino que se precie, en referencia al tópico "sueño americano".

Dr. Litos dijo...

Totalmente de acuerdo en todo; hasta me ha venido a bote pronto la imagen de Pepín Blanco tras leer las primeras líneas del post, sin ver la foto...

Coincido con los comentaristas en que ese sistema también se corrompería y nos la meterían igual y todo eso, evidentemente la buena preparación no quita la avaricia ni la mala baba de las personas. PERO coincido con eulez, en que el sistema ahora mismo es TAN chungo, que si POR LO MENOS cualquiera que aspirase al cargo de ministro tuviese una mínima preparación (mínima amigos, es que no tenemos ni eso!) y estudios, otro gallo cantaría... sin llegar a hacer unas pruebas elitistas y excluyentes, un mínimo de educación o demostración de aptitudes para el puesto... vamos, lo que se exige en cualquier trabajo!!

Con un primer filtro bien gordote, ya se excluirían de la político una ingente proporción de impresentables que ahora mismo deciden cosas muy, muy importantes.

el Salmon dijo...

http://www.facebook.com/group.php?gid=370490200123

eulez dijo...

Jimmy, si ya, que el sistema es muy malo y la gente peor. Pero gente en los cargos políticos va a haber siempre. Y mucha gente buena, que podría servir para esto y hacer cosas útiles no se mete en política precisamente porque apesta. Bueno, pues hagamos un sistema de méritos. Habrá problemas, será imperfecto, pero hay estarán los méritos. Y por supuesto, siempre se podrá largar a la gente vía votación popular.

juliacgs, dices que ¿quién querría poner a currar y estudiar sin el incentivo de tocarse los mismos en el cargo? Estoy seguro, segurísimo de que mucha gente. Hay muchas personas que hacen cosas buenas gratis por ayudar a los demás ¿acaso un cooperante no necesita una formación? Pues lo mismo.

cope, un Presidente del Gobierno tiene que defenderse en inglés, sí o sí. Ni representación popular ni ostias. O tienes el First o no eres Presidente. Punto. (Tampoco es mucho pedir, que yo lo tengo y soy un desastre con el pitinglis)

Chuparuedis, no se trata tanto de tener una carrera o de sacar muy buenas notas. Se trata de reconocer el oficio de "gobernante" como otro cualquiera, en donde hay que tener unos conocimientos mínimos de lo que se hace.

Dr. Litos. Ahí estamos, eso es exáctamente lo que quiero decir. Son unos mínimos, un filtro para caraduras.

Gracias Salmón! A ver cuantos se unen al grupo. Si somos muchos lo mismo hasta nos sacan en el telediario (asco sociedad)

dosvariables dijo...

Hombre, yo tu propuesta no la veo, pero es verdad q algo hay q hacer con nuestra clase política, pq da vergüenza ajena. Para mí la solución es justo la contraria: q no haya oficio de gobernante. Si lo hay, el q qiere iniciarlo ya va con la intención de chupar del bote sí o sí, por muchos méritos q pueda hacer (siempre encontrarán el modo de falsearlos o cumplimentarlos con diferentes amiguismos).

Para mí la clave pasa por q la población le pierda la apatía a la política y empiece a pringarse, pq si no lo hacemos nosotros no lo va a hacer nadie. Q un físico (o biólogo o lo q sea), sea el q intente hacer lo posible por cambiar el tema de la ciencia en España, pq un político de profesión nunca lo hará ya q no entiende el problema. Y así con los respectivos problemas.

Con lo de Jefe de Estado, la verdad es q no veo mal la monarquía. Una de las ventajas de tener una monarquía, ya lo decía Platón en La República, es q nuestro futuro Jefe de Estado va a estar preparándose para el puesto desde q asume esa posición, siendo muy jovencito, y para ello el q sea hereditario ayuda. Eso sí, le hace falta una renovación seria de cara a la galería (sobre todo más transparencia y más austeridad -q siendo reyes, tampoco es decir mucho-).

srdgato dijo...

El problema es que al final las decisiones se toman entre tanta gente que la "figura" del ministro es una más de toda esa maraña. Comisionados, secretarios, adjuntos, asesores... ¿A todos ellos les pides acreditación?

Además, creo que los méritos "valorables" serían bastante difusos. Para una acreditación en la Universidad hay unos criterios mínimamente objetivos (hablo de oídas, estoy empezando) que se corresponden a una cierta continuidad en lo realizado hasta el momento. Hacer horas en un asilo de ancianos no debería contar para habilitarte a alcalde :D

Y como tuvieras que hacer la "carrera completa" de concejal de pueblo a presidente del gobierno pasando por todos los estamentos ibamos a tener una media de edad muy curiosa xD

Lo bueno es que en ese utópico (e idílico) mundo, realmente sólo quien tuviera vocación llegaría a político (tal y como pasa en la Investigación, creo).

ricardo dijo...

Probablemente, el PP acabaría privatizando las entidades de acreditación y terminarían en manos del Opus Dei o alguna "organización" por el estilo. No tienten al diablo.

Yo creo que lo mejor sería eliminar el 75% de las corporaciones locales (que están claramente sobredimensionadas) y establecer deficit cero para las CC.AA. y si se pasan de un cierto margen, a devolver competencias al Estado.

Igualmente, eliminaba el personal de confianza y los asesores y obligaba a los cargos electos y a los libremente designados a cumplir objetivos so pena de reducción de salario.

Eso sí molaría.

eulez dijo...

dosvariables, muchas cosas. El oficio de "gobernante" existe, siempre va a haber políticos y debe haberlos. De lo contrario nos encontraríamos en una utopía neoliberal nada aconsejable. El Estado debe existir y tiene que haber gente que lo gestione.

Sobre la participación e implicación de la gente, te remito a la manifa de hace dos entradas. No tengo más que añadir que lo dicho allí.

Sobre el papel de la monarquía. Lo que dices es cierto bajo dos condiciones: una, que de verdad los monarcas ejerzan de jefes de Estado (algo que, por ejemplo, no ocurre en Gran Bretaña) y segundo, que la monarquía represente algún tipo de valor político e histórico para el país. Esto último pasa por ejemplo en Holanda o Bélgica, donde las monarquías respectivas son símbolos de independencia nacional. En España, lo primero pasa así, así. Lo segundo desde luego, no.

sdrgato, a todos acreditación. ¿Te parece mucho? Ay, tierno científico infante, no sabes la que te espera. Si nosotros podemos, ellos también. Sobre las horas en un asilo.. ¿no sería magnífico tener un alcalde que supiese de primera mano cuales son los problemas de la población? A ti no te parece adecuado, pero a mi me parece adecuadísimo. Un día de estos tengo que desarrollar la idea (no original) de los médicos a los que se les debe obligar a ser pacientes durante la carrera. Que les metan tubos por todo orificio existente y no existente de su cuerpo durante un semestre. A ver como tratan luego a sus pacientes después de eso.

En lo que sí estoy de acuerdo contigo es en lo de la edad. Pero la carrera de "político" no tendría porque ser en una sola dirección. Si alguien tiene méritos excelentes como, por ejemplo, ser declarado culpable del asesinato (con alevosía) de Belén Esteban, podría otorgársele la acreditación a Presidente de la República de golpe y porrazo.

ricardo, la privatización de la Agencia de Acreditaciones de Gestores Públicos sería todo un problema, sí. Debería ir protegida en la propia Constitución de la III República Española como Agencia Pública Intocable e Intachable. Todo muy complicado, desde luego. Lo que dices de la reducción de salario por objetivos me recuerda a lo que a veces se dice de futbolistas y árbitros. Y todavía no se ha hecho. Ya puestos a hacer cosas imposibles deberíamos intentar lo más complicado. Aunque entonces tal vez lo mejor sería esperar a que la gente se implique más en las cosas, que es lo que dice dosvariables, y es lo que veo más imposible de todo lo que estamos diciendo.

danimetrero dijo...

tambien se podría hacer un carnet por puntos para politcos, cada vez que la pifieran perderían puntos no renovables hasta perder todo el coeficiente. Algunos ya estarian en la p. calle

Encinar Administracion de Fincas dijo...

Si así serían mas comedidos con sus comentarios y menos mentirosos

Anónimo dijo...

Hola a todos,.. con respecto a lo ultimo que ha dicho eulez de que se implique la gente, tal vez ésta sea la solución y no es broma, me explico: existen las denominadas leyes de participación ciudadana que aunque nos quieran vender como un cauce democrático para que el ciudadano pueda desarrollar sus inquietudes bien-intencionadas para con el prójimo, no dejan de ser leyes que los propios políticos han desarrollado para lavarse un poco la cara con respecto a este tema y por ello están debidamente acotadas a sus intereses.
Dejadme poner un par de ejemplos de la fácil aplicación que tendría si verdaderamente hubiera un interés político real por dar al pueblo lo que es del pueblo, que no es otra cosa que el poder de decisión.
1) En la declaración de la renta se nos da la posibilidad de dar un 0,7 % bien a la iglesia o bien para fines sociales pero .. ¿por que esas dos? ¿por que no dar la posibilidad de elegir I+d.. o Protección del medio ambiente, o Seguridad ciudadana o Coche eléctrico o educación o algo tan simple como poder escribir el cif de la asociacion sin ánimo de lucro o fundación que queramos????
2) En un municipio está claro que debe haber un alcalde que canalice y resuelva los distintos asuntos del ayuntamiento, al menos a modo de representante como una única voz del municipio, pero ... si nos adentramos en las nuevas tecnologías de la información que permitan tomar decisiones en conjunto por la ciudadania al exponer en un chat los distintos ordenes del dia y poder incluso de forma anónima rebatirlos y tal hasta que se proceda a una votación electrónica,anónima y segura de la decisión a tomar.. ?¿que sentido tendrían los grupos políticos? ¿seria esto extrapolable a otras administraciones?
Como vereis encuentro interesante y necesaria la acreditación,.. pero en verdad mucho mas si se canalizara el tema de la participación ciudadana de una manera más efectiva y amplia

Anónimo dijo...

No se si conoceis a un tal Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil, y sus logros durante casi 8 años de mandato. Su formación académica es la de... tornero.

Encajadme eso en el requisito de tener un "grado de formación académica básico" o pensaré que lo que se está proponiendo es pura tecnocracia.

La capacidad de gestión, el sentido común, la ética, el saber estar cuando hay que estar, no lo dan los títulos académicos.

eulez dijo...

Estimado último Anónimo, creo que no has leído esta entrada. Vuelve a leerla y verás aquí que se dicen cosas como que los méritos:

"tendrían que ser de variado corte, no vale con pasarse 20 años trepando en el partido, haciendo amigos y practicando el discurso demagógico. No. Habría que currárselo en la calle, hacer méritos en obras sociales y ONGs, participar en asociaciones, fundar empresas, crear empleo, ser un profesional con experiencia útil en la vida pública"

Es decir, el ejemplo que pones de Lula, con una trayectoria tremenda (sindicalista durante la dictadura) antes de llegar al gobierno (o de intentarlo), estaría seguramente acreditado.

Ya te he puesto aquí varias ejemplos. Por ejemplo ¿qué ha hecho la Sinde para ser ministra de cultura? ¿tener una empresa? ¿hacer Mentiras y Gordas? Mire, usted, no. Un ministro de cultura tiene que tener una cierta categoría. Me parece que efectivamente, eso es de sentido común, y como los políticos no lo tiene parece que habrá que imponérselo.