Pestañas

sábado, julio 03, 2010

Histórico

Villa Maravilla marca el gol de la victoria después de tres palos.

Esto no ha pasado nunca: España estará en las semifinales de un mundial de fútbol de selecciones absolutas tras ganar, más mal que bien, a Paraguay (1-0). Esta vez se han superado por fin los temidísimos cuartos de final, en los que esta selección ha sido eliminada de los mundiales tantas veces siendo favorita en el partido en cuestión. Supongo que hasta los que no tenéis televisión y a los que no os gusta el fútbol habréis oído aquello, que ya pertenece al acerbo colectivo del país, de "no pasamos de cuartos". Bueno, pues pasamos y jugaremos la semifinal contra Alemania. Histórico.



Vamos a repasar un poco lo que ha sucedido en el mundial. Las eliminatorias quedan ahora mismo así:





España consiguió ganar a Portugal (1-0) en octavos de final, gracias a la irrupción de Llorente en el partido sustituyendo a Torres (qué mal está jugando el jodío) y a un gol(azo) de Villa en fuera de juego. Sí, en España no lo dice nadie, pero aquel gol fue en fuera de juego, ya se ha encargado Maradona de repetirlo mil veces. Y es verdad, es fuera de juego. Eso no quita para la victoria fuese justa porque Portugal y su megasupercrack CR9 (ó 7) no hiciesen una mierda para ganar el partido.

Gol fantasma: ¡Ese balón entra casi un metro!
Aquí hay que recordar las dos grandes cagadas arbitrales del mundial hasta el momento (algo que no es una novedad): el gol "fantasma" (se llama así) anulado a Inglaterra en el partido contra Alemania y el gol en clamoroso fuera de juego de Argentina contra México (el de Villa también lo es, pero no es tan claro). A pesar de la polémica, la FIFA sigue sin querer incluir un tribunal con vídeo para decidir este tipo de jugadas. De hecho, ha prohibido la repetición de jugadas polémicas en las pantallas de los estadios. Es más, en los resúmenes de la página de la FIFA del partido de Argentina y el de Alemania no se hace ni una mención a los fallos arbitrales que condicionaron ambos partidos.

En el resto de eliminatorias se han cumplido un par de los pronósticos que hice en la entrada anterior. La Uruguay del gloriosísimo Forlán está en semifinales después de eliminar a Ghana en los penaltis (le costó más de lo esperado). Mención aparte requiere el último penalti lanzado por Abreu al estilo Panenka. Sí, este Abreu es el mismo que el del "gol de Abreu" ¡Ah-Breu! (visionado imprescindible).

Lo más sorprendente: Holanda eliminó a Brasil, algo que no creía posible después del partido que hicieron los brasileños contra Chile. Brasil se ha encontrado con un equipo tan especulativo como ellos mismos, abanderado del pragmatismo en lugar del fútbol total de otra época, al igual que Brasil. Y les han pagado con su misma moneda.

Y en cuanto Argentina, pues muchos pensamos que sería capaz de llegar a semifinales con facilidad, pero ha sido goleada (4-0) por Alemania. Lo de los alemanes es tremendo: juegan de memoria, tienen a un par de jugadores sobresalientes (Müller, que no jugará contra España, y Özil) y a unos cuantos notables (Podolsky, Lahm, Klose, Schweinsteiger), están en mejor forma que el resto y parecen más acostumbrados al balón de playa. Y como son Alemania, lo anterior (que no es poco, pero tampoco mucho) les basta para golear a Inglaterra y a Argentina. Aunque en ambos casos el rival tuvo mucho de culpa, especialmente en el caso de Argentina (Maradona es un desastre de entrador).

Este es Müller. No jugará contra España por acumulación de tarjetas
Alemania, sin ser un equipo extraordinario, es el más completo del mundial, probablemente el que mejor juega al fútbol. Y jugar bien a este deporte no es solo meter muchos goles, que en este caso también se cumple. Además, sobre los germanos hay que advertir algo importante: la gráfica de los resultados de Alemania en los Mundiales de fútbol muestra un comportamiento tan regular como la periodicidad de las manchas solares o los ciclos económicos de Kondrátiev, por ejemplo. Es decir, que al igual que ahora mismo no hay manchas en el Sol o que estamos en medio de una crisis económica, a Alemania le toca ganar un mundial. Así de regular es esta gente, qué le vamos a hacer.

Hay que decir que el partido de España contra Paraguay ha sido malo, muy malo, malísimo. El equipo no juega como en la Eurocopa, no presiona bien, no toca como solía, no llega a puerta, etc. España tiene que aprender la lección de Argentina e Inglaterra y no dejar que Alemania les juegue al contragolpe, porque les pueden caer otros cuatro goles como si tal cosa. La situación no es como en la final de la Eurocopa, si acaso es al revés.

En cualquier caso, es que da igual. Este mundial ya es histórico para España. A disfrutarlo que esto no lo hemos visto nunca.