Pestañas

lunes, julio 05, 2010

La bici no está en huelga

(Imagen vista aquí, no se a quién "pertenece")

Todos los que viváis en Madrid (y probablemente los que no, también) sabéis que el Metro de la ciudad estuvo en huelga la semana pasada y que es posible que esta semana continúen los paros. La huelga ha sido considerada, según la inocente y nada "política" terminología de nuestra querida lideresa zombi, como "salvaje". El tema ha despertado airadas polémicas en el interné aspañol, cómo no: a favor y en contra.




La polémica razonable (porque también se dicen muchas barbaridades) en este asunto se centra en dos puntos: el primero, el no cumplimiento de los servicios mínimos por parte de los huelguistas; el segundo, las razones de estos para hacer huelga. Los motivos de la huelga son el incumplimiento del convenio colectivo de los trabajadores de Metro al rebajarles un 5% el sueldo, tal y como se está haciendo con otros trabajadores públicos.

Sobre el primer punto, el asunto es complicado, porque no hay una Ley de Huelga que parece necesaria, pero creo que no es razonable que se impongan unos servicios mínimos del 50% y creo que eso justifica el no cumplirlos. En cuanto al famoso 5% del sueldo, aquí hay asuntos técnicos en disputa: según Aguirre ella no hace más que legislar para la Comunidad de Madrid lo que dice el famoso Real Decreto de ZP, pero parece que eso no es del todo cierto ya que los trabajadores del Metro quedan fuera de estos recortes (el enlace me lo enseñó @ikaitor en este tuit).

Mi postura como pasajero habitual del Metro de Madrid es de apoyo a la huelga, al igual que otros tantos usuarios. Esta es la lucha de unos trabajadores por defender su convenio y no hay otra forma de protesta (pacífica y legal) que la huelga. Los empleados o asalariados (antes llamados "clase obrera") deberían (deberíamos) tener claro que, tarde o temprano, también a ellos les tocará que les recorten, ya que la idea de rebajar salarios (sin disminuir los precios) es algo que se está pidiendo desde muchos sectores (esto ya lo hemos visto en este egoblog-chorra por parte, casi ná, de un eminente catedrático de Filosofía). La huelga de Metro es sólo una parte de unas protestas que deberían ser generalizadas y que no lo son. Me parece increíble que los asalariados de este país no se den cuenta de que quienes van a pagar la crisis son ellos (nosotros).

No hay duda de que la huelga es una putada de tres pares para la gente que tiene que ir al trabajo en Metro, pero hay una alternativa razonable para desplazarse por la ciudad si no se trabaja demasiado lejos de casa. Esa alternativa es desempolvar esa bicicleta que todo el mundo tiene en casa y desplazarse en bici: no gastas dinero, no gastas gasolina, no dependes de nadie, no haces ruido, no ocupas espacio y encima haces un poco de deporte. No es necesario ser un Indurain para ir en bicicleta, yo no lo soy y la pasada semana hice pleno: 5 días de 5 en bicicleta (normalmente hago 2 ó 3 días a la semana). En resumen, los ciclistas urbanos de Madrid aconsejamos el uso de la bici en los días de huelga. Y en los de sin huelga, también.

Ciclistas en la Plaza de Oriente de Madrid

Actualización: Esta semana no habrá huelga de Metro. La que viene, a lo mejor.