Pestañas

miércoles, julio 07, 2010

El Puyolazo y la herencia de Cruyff (¡A la final!)

¡Puyolazo! ¡Puyolazo! ¡Puyolazo!

Carles Puyol marca de cabeza en medio de las torres alemanas

España está en una final de un mundial de fútbol.... a ver que no puede ser, lo voy a repetir: "España está en una final de un mundial de fútbol".. no sé, es que no me lo puedo creer. Creía que esto no lo iba a ver en mi puta vida pero lo voy a ver, vaya que si lo voy a ver.



Grandísimo partido de España, que vuelve por sus fueros ante la que había sido la mejor selección del campeonato, que ni ha olido la pelota. 1-0 ante Alemania, el mismo resultado que en la final de la Eurocopa. Lo mejor: se gana con un fútbol excelente, controlando todas las facetas del juego y demostrando que nuestra selección es el mejor equipo del campeonato. Y según el entrenador alemán, es el mejor equipo del mundo.

El rival en la final, Holanda, asegura un nuevo campeón del mundo, ya que ninguno de los dos equipos ha ganado este torneo. Los Países Bajos llegan a esta final tras ganar a Uruguay (3-2). Es la tercera final de esta selección, tras perder la de 1974 y la de 1978. Desgraciadamente, este equipo no es heredero de aquel que maravilló en los años 70, la Holanda del "fútbol total", la "naranja mecánica" que la llamaban porque jugaba con la precisión de un reloj suizo... estos holandeses de ahora parecen italianos.

Qué triste es que un país que era abanderado del mejor fútbol que se ha practicado en el planeta (con permiso de Brasil) plantee ahora los partidos para hacer una ocasión y meter dos goles. En realidad la selección española y su actual forma de jugar, marcada por los Xavis e Iniestas, es más heredera de aquella Holanda de Cruyff que el equipo de sus compatriotas. Por cierto, que la labor del que fue entrenador del "Dream Team" en La Masía (la cantera del Barcelona) durante los años 90 nunca podrá ser suficientemente valorada.

Los holandeses podrán ganar, pero no convencerán. La Holanda del 74 perdió la final, pero todo el mundo se acuerda de ella. En el supuesto caso de que Holanda le ganase la final a España, ya veremos si el recuerdo es el mismo. Y si gana España, a Cruyff habría que hacerle una estatua en alguna parte. La verdadera heredera del fútbol total de la naranja mecánica es esta España, y no Holanda.

Johan Cruyff en sus años mozos.