Pestañas

miércoles, septiembre 08, 2010

Ciclismo urbano en Copenhague (I: vías ciclistas)

Las fotos que se ven bien, como esta, es que son de Julia

Ya lo sabréis, Copenhague es considerada la mejor ciudad ciclista del mundo y un ejemplo de movilidad ciclista para el resto de las ciudades del planeta. Unos días allí y unas pocas fotos mal hechas con el móvil me dan para decir tantas cosas que voy a dividir esta entrada en varias partes (no era mi intención inicial). Ahora me limito a las vías ciclistas y dejo para otra ocasión, por ejemplo, el tema de los cruces, la señalización, la comparación con otras ciudades, etc.



Sencillamente, Copenhague es una ciudad comodísima para desplazarse en bicicleta. El número de ciclistas es tremendo: las horas punta son espectaculares, así a ojo, pasaban como 7 u 8 bicis por cada coche. A lo largo del día este porcentaje se reduce, pero aún así circular por esa ciudad en bicicleta es como estar en una Bicicrítica continua. No he visitado Amsterdam, supongo que será parecido en ciertos aspectos. En Alemania se ven muchas bicicletas, pero nunca a este nivel. Mi costumbre del día a día en Madrid es ir prácticamente solo en bici y comparado con eso, el choque de montar en bicicleta en Copenhague es considerable. De hecho, había cosas que me costaron un poco y de las que ya hablaré.

Sobre las vías ciclistas, que es de lo que va esta entrada: de inicio, hay un carril-bici que llega al aeropuerto de la ciudad:


Aquí vemos la primera gran característica de los "carriles-bici", y es que no son los típicos caminillos estrechos que se suelen hacer. Eso son vías alternativas para bicicletas: anchas, segregadas, contiguas a la calzada. El término "carril-bici" se me queda corto, las llamaré "vías ciclistas" a partir de ahora.

También puede verse en la foto anterior una parada de autobús con una mampara a un lado del carril y la parada real al otro. Sería posible que pudiese producirse algún conflicto entre usuarios del autobús y ciclistas si hay demasiados de uno o de otro en las cercanías de la parada (aún así, véase que hay espacio para que los peatones hagan cola en la parada) pero aquí se aplicaría una de las características más importantes de la ciudad: la tolerancia. Parece una perogrullada, pero no lo es. Si se da una situación de "conflicto" de ese estilo, la gente espera pacientemente a que se resuelva, sin chillar, sin histerismos, sin decirle a los demás lo que deben o no deben hacer.

Ya en la ciudad, se pueden ver "vías ciclistas" dentro del centro histórico


Hay calles que son de dirección prohibida para motos y coches, pero no para bicicletas:


Las vías ciclistas segregadas y de una sola dirección están por todas las avenidas grandes de la ciudad:


Al fondo puede verse un autobús aparcado (no sé si pueden hacer esto, al otro lado de esta vía estaba el Tívoli). Véase que en este caso la parada de autobús esta colocada al otro lado de la vía ciclista.

No todo es vías ciclistas idílicas en la ciudad, también hay carriles bici de toda la vida, separados del tráfico mediante una línea en el suelo:


Eso sí, el ancho es suficiente para ir cómodos. Llama la atención aquí como el coche que circula al lado del carril se aparta ligeramente en lugar de pegarse todo lo que pueda. Además de la tolerancia, existen otros dos conceptos asociados a este que son el respeto y la educación. Puede haber muchas vías ciclistas, pero sin la tolerancia, respeto y educación por parte de todos (y no sólo por parte de los conductores, aunque muy especialmente por parte de estos) poco se puede hacer.

Sigo con las vías ciclistas. A mi me gustaba especialmente esta:


Me llamaban mucho la atención los desvíos (a la derecha) en las vías ciclistas, como el que se ve al fondo. Es como si fueses un coche y te tuvieses que cambiar de carril. Uno de las problemas habituales en las ciudades con muchos carriles bici es como hacer el giro a la izquierda. De eso hablaré en otra entrada porque, a pesar de que no es difícil hacer estos giros "al estilo de Copenhague", yo no sabía hacerlo.

Como era de esperar la ciudad no tiene vías ciclistas en todas, absolutamente todas las calles. Donde no las hay, pues la gente circula tranquilamente por la derecha y los coches se esperan a adelantar.


Y aquí lo dejo para no hacer esto mucho más largo de lo debido.

PD: Para una información más completa sobre las facilidades ciclistas de Copenhague, podéis consultar este PDF, por ejemplo.