Pestañas

jueves, septiembre 16, 2010

Ciclismo urbano en Copenhague (II: cruces)

Semáforos independientes para bicis

Decía en la entrada sobre las vías ciclistas en Copenhague que una de las cosas más llamativas de la ciudad, en términos de ciclismo urbano, son los cruces. A menudo los que vamos en bici por ciudad comentamos que los cruces  con los coches son uno de los puntos más conflictivos. Copenhague resuelve esto con una señalización llamativa y con una forma de circular de los ciclistas que es, a mi poco entender, curiosa.



Toda la ciudad está repleta de una señalización pintada de azul en los cruces, normalmente con un símbolo de bicicleta bien grande, que indica que en esa zona pasan bicicletas. Un ejemplo, es la siguiente imagen, justo después del semáforo se ve el carril pintado de azul:

La vía ciclista (separada por bordillos) es anchita, eh?

Además, en la imagen anterior puede verse también otro de los puntos más interesantes de la ciudad: hay semáforos independientes para bicis (el semáforo pequeñito al lado del grande). Estos semáforos a veces incluso regulan los cruces con las bicicletas que vienen de la izquierda para incorporarse al carril bici. Curradísimo, vaya.

Cuando las calles son perpendiculares la situación es más o menos sencilla, pero cuando estas se desdoblan de alguna otra forma los cruces pueden ser complicados, especialmente si tenemos en cuenta que la circulación de bicicletas se hace a través de carriles bici situados a la derecha. En la siguiente imagen se puede ver como se resuelve un cruce menos idílico: las bicis cruzan al estilo peatón (con todo perfectamente señalizado, claro) por el paso de cebra:


Mención aparte requiere el tema de las glorietas. Solo nos encontramos con una, pero la señalización nos resultó sorprendente:


Todo el borde derecho de la glorieta está pintado de azul que da prioridad a las bicicletas en la rotonda. Sencillamente fabuloso. En esta ciudad, los protagonistas de los desplazamientos urbanos son los ciclistas y esta señalización lo deja bien claro. Si algún día hiciesen algo así en la Glorieta de Atocha, juro que me bajo de la bici y aplaudo.

A todo esto, y ya en la práctica, parece que es sencillo hacer los cruces pero la verdad es que a mi me costó un poco y creo que no lo terminé de pillar (Julia me tenía que indicar cómo hacerlo). El "problema" son los giros a la izquierda desde el carril bici. Estos, sencillamente, no se hacen. Lo explico un poco: en Madrid vamos por la calzada como un vehículo más (carril de la derecha, ocupando el centro, etc) y si quieres torcer a la izquierda, pues te cambias de carril como otro vehículo y giras cuando toque. Sin embargo, en Copenhague el método es distinto: allí te paras en el semáforo que esté en frente de la calle a la que quieres ir, te pones delante de los coches y cuando se pone en verde, sigues.

Ejemplo. Supongamos que vamos por nuestro carril de la derecha en Copenhague y queremos torcer a la izquierda. Lo que habría que hacer es situarnos y luego pararnos tal y como hace la chica de la siguiente foto:


Es decir, señalizamos al resto de ciclistas que van en nuestro carril que te vas a parar, te pegas a la derecha, haces un pequeño giro y te colocas delante de los coches esperando a que el semáforo se ponga en verde. Donde está la chica de la foto anterior.

Esta forma de torcer a la izquierda es fácil, cualquiera puede hacer así los cruces sin complicarse la vida ni lo más mínimo ni tener que preocuparse por los coches, pero a mí me costaba horrores. Esta torpeza era debida en parte a que no tenía costumbre de utilizar una bici con freno de contrapedal, el cual además interfería (de alguna forma) con mi zurdera (haciendo que me costase un dolor arrancar), y en parte debido a mis costumbres calzadísticas madrileñas, que empiezan a asentarse y a cuajar, a pesar de que (en general) no me gusta compartir espacio entre los coches.

En resumen, el tema de los cruces en Copenhague se resuelve bastante bien y con cierta sencillez.... sencillez aparente porque para este sistema se necesita una cierta infraestructura que no todas las ciudades están dispuestas (o pueden) realizar. Por cierto, para demostrar que esta gente juega en otra división, véase esta entrada donde se habla de saltarse los semáforos cuando se tuerce a la derecha.