Pestañas

jueves, octubre 14, 2010

Más allá de Copenhague: Odense y Dragor

Durante el viaje a Copenhague hicimos un par de excursiones en bici por los alrededores. Como era de esperar, todo igual de fácil y de cómodo para las bicis como en la misma Copenhague. Es más, lo mismo Odense era hasta mejor.

Odense.

Odense es la tercera ciudad más importante de Dinamarca, situada en la isla de Fionia que está pegada a Jutlandia, la península encima de Alemania. Para ir hasta allá con las bicis en tren se paga por las mismas (cuesta una pasta, para variar en ese país) y en el tren se colocan donde están los asientos plegables. Aquí no se llega al nivel de Alemania, donde hay vagones dedicados a las bicis, pero hay espacio de sobra: 


Ya en Odense, aquello es como en Copenhague, con sus carriles-bici azules, sus cientos de bicis aparcadas en la estación, sus contadores de ciclistas, sus magníficas vías solo para bicis y sus chicas en bici:




Más de lo mismo, vaya. Una de las mejores ciudades ciclistas del planeta. Ahí va un mapa de las vueltas que dimos por la ciudad:



Camino Dragor

Pues como ya dije también en otro post, hicimos una excursión a un pueblecito de pescadores llamado Dragor, que se encuentra en el sur de la isla de Zelandia, a unos 15 kilómetros de Copenhague. El paseo, por supuesto, se podía hacer tranquilamente en una comodísima vía ciclista al lado del mar:


La vía pasaba al lado del aeropuerto. Eso sí, por mucho carril-bici que haya había que tener cuidado con los aviones, que pasaban cerca, a unos cientos de metros sobre tu cabeza ¡qué peligro!


Pues nada, un trayecto de lo más agradable (sobre todo con el viento a favor),  un ejemplo de como conectar localidades cercanas en bicicleta. Lo malo es que el pueblecillo era demasiado turístico y aburrido (no había nada que ver allí).  Eso sí, dio para un picnic la mar de mono en un césped al lado del mar:


Por si alguien tiene más curiosidad ahí va el mapa del trayecto: