Pestañas

domingo, octubre 17, 2010

Verano de.... ¡2006!

Este egoblogoirrelevancia comenzó oficialmente en 2005, pero aquel año no me animé más que a escribir un par de entradas. Fue en el verano 2006, con motivo de mi estancia en Arizona, cuando empecé a poner tonterías aquí de forma regular. Hasta ahora no había subido fotos (anarroseadas de Julia, claro) de aquel verano a los álbumes de Picassa. No sé porqué lo he hecho ahora.

Aquel verano fue muy movido empezando porque decidimos cambiar de alquiler en Madrid aprovechando la estancia de tres meses fuera de España (y no pagar esos meses, se entiende). Los viajes comenzaron antes de irnos a Arizona con una excursión a Inglaterra, que incluía Londres:





Después de visitar Norwich y ya en España, pasamos unos escasos días en la playa (que dieron para que se me metiera algo en el oído e ir arrastrando una otitis que terminaron de curarme al otro lado del charco). Inmediatamente después nos embarcamos hacia la aventura arizónica. Julia tiene un blog dedicado a aquellos días, que no ha terminado y que ya parece difícil que lo haga. Es una pena, porque el blog es un testimonio escrito de aquel verano que a mi me resulta valiosísimo y no le queda tanto para terminarlo... qué se le va a hacer.

Yo estuve trabajando en la ASU en el campus de la ciudad de Tempe. Es difícil explicar el calor que hace allí en verano: apenas se podía respirar, parecía que no hubiese aire (no corría ni la más mínima brisilla) y notabas como las puntas de los dedos se quemaban si dejabas las manos quietas. La gente sobrevive allí a base de aires acondicionados a todo trapo y de moverse en cañoneros (con aire acondicionado). Nadie andaba en Tempe, aunque había ciertas facilidades ciclistas:


Facilidades que no eran tales, porque esos carriles bici eran peligrosísimos por su estrechez y sobre todo por los giros que los enormes cochazos hacían a la derecha invadiendo los carriles sin mirar y sin respetar a las bicicletas. De hecho, teníamos por costumbre ir por la acera (estaba vacía) y en sentido contrario para poder ver de frente a los coches cuando hacían los cruces (todavía no teníamos la práctica de ahora, éramos dummies totales). Esta irregularidad circulatoria del mayor nivel (recuerdo: nadie por las calles) me supuso un multazo y el acojone correspondiente por ser parado por un policía yanqui (de película, tal cual). En realidad y aunque parezca contradictorio, la costumbre de usar la bici casi a diario empezó en Arizona, EEUU, el país más cochista del mundo. Esto es curioso también, porque resulta que fui a caer en la decimoquinta mejor ciudad de todo EEUU para las bicis. Si ellos lo dicen, será que es verdad (o no).

Cerca de Tempe (pegada) está la capital del estado arizónico, Phoenix, que visitamos en 2 horas porque no había nada que ver allí:


Probablemente, esta una de las ciudades más feas que yo haya visitado... con el permiso de Albacete. Lo siento si ofendo a alguien, pero es que Albacete es muy fea. Pero en favor de la ciudad castellana hay que decir que Phoenix, Arizona, Estados Juntitos (in the forest güanchun), es aún peor.

A pesar de nuestra falta de dineros (íbamos peladísimos porque en Tempe no hay pisos para alquilar y tuvimos que irnos a una especie de hotel-apartamento llamado Homestead que era demasiado caro) hicimos dos excursiones para visitar Las Vegas:




En esta última visita, que fue organizada (nos llevaron en autobús) visitamos parte de una reserva india. Esto fue tristísimo porque los poblados de los indios nativos que vimos se encontraban prácticamente en la indigencia:


Y esto último viene a cuento de que he leído que los indios de Navajo Nation están protestando por las nuevas leyes del estado de Arizona pidiendo que se deporte a los no nativos. Es decir, que echen a los yankis de las tierras de sus ancestros. Razón y motivos no les faltan, desde luego.

Esta egoblogokaka les apoya totalmente en sus reivindicaciones. Hombre ya.