Pestañas

lunes, diciembre 27, 2010

Industria cultural e Imperio (contraataca)

Como esperábamos, el imperio contraatacó. Los últimos días desde que se canceló la ley Sinde en el Congreso han sido muy moviditos con el tema de los derechos de autor y las medidas antidescarga. En esta entrada quiero resumir algunos de los enlaces y textos que se han estado difundiendo por internet estos días. Son muchísimos y variados y desde luego dan para pensar mucho sobre este tema y sobre la gente implicada.



El gobierno

Como era de esperar, el Gobierno dice que intentará de nuevo aprobar la ley Sinde y Rubalcaba, presidente en funciones, dice que algo van a hacer con esto. El PSOE afirma que "desaparecería la mitad de la cultura si no se regulan las descargas". De la entrevista a la Sinde, pues casi que mejor ni hablamos, que ya sabemos lo que va a decir.

Los "creadores"

Forges cae en lo mismo (otro ejemplo)
Entre comillas lo de "creadores" porque parece que ellos sean Dios o algo parecido. O que los únicos que generan material cultural sean ellos y los que tienen su opinión. Aquí han destacado las opiniones de Javier Marías ("delincuentes"), Javier Bardem ("bacanal de violaciones a terceras personas") y Alejandro Sanz ("señores de la Red y fascistas") por su radicalidad, simplificación extrema y demagogia. Curiosamente, los tres textos, que habrían sido censurados por los términos en los que se dirigen hacia los ciudadanos en cualquier periódico si se hubiese tratado de cualquier otro asunto, han sido publicados por El País.

El País también ha publicado en sus servidores el "Manifiesto por el Copyright" (PDF) que puede en leerse en html por ejemplo aquí. Por ejemplo, el manifiesto afirma cosas como las siguientes:
"Con el pretexto de defender la libertad, algunas voces están defendiendo en realidad la inmunidad para el saqueo de obras ajenas [..] El intercambio de archivos p2p y los procedimientos de distribución masiva semejantes no pueden ser considerados, sin incurrir en el cinismo, como meros préstamos entre amigos.

Los derechos fundamentales de los ciudadanos, protegidos por la Constitución, deben ser siempre tutelados judicialmente, pero eso no implica la inacción ni el consentimiento pasivo del saqueo que se está produciendo desde hace años en los productos digitales."
Los autodenominados "creadores" siguen si darse cuenta de que su (supuesto) problema es de formato y de distribución.

Los "internautas"

Como si no todo el mundo fuese internauta. Esto es como decir los "ciudadanos", pero vaya. Primero, conviene leer la explicación de la Ley Sinde para políticos y artistas desde un blog de derecho. Más claro imposible, la chapuza de la Sinde y amigos es indefendible. La ley Sinde es además un síntoma de la incompetencia del Gobierno y del PSOE. Más argumentos sobre este tema: los de Javier de la Cueva.

Especialmente memorables han sido las contestaciones a los textos de los "creadores". En concreto esta a Javier Bardem y sus tomates (recomendable visionar lo de la máquina de copiar jamones) y la de la Asociación de Internautas a Alejandro Sanz. No se como lo veréis vosotros pero yo distingo claramente un salto de nivel intelectual considerable entre unos y otros. No digo con esto que los "creadores" sean imbéciles, que no lo creo, pero sí que me parece que la radicalidad de sus posiciones les lleva a eliminar cierta capacidad de raciocinio. Esto es lo que me parece más grave de este asunto, como personas inteligentes y talentosas se dejan llevar por argumentos demagógicos, irracionales y por una resistencia encarnizada a los cambios. Por suerte, esto no le pasa a todo el mundo y luego pondré ejemplos de "creadores" que todavía mantienen cierta capacidad para pensar de forma crítica.

Dibujo de JRMora. Sacado sin permiso en Cuatro.
Más argumentos. Primero, hay que mencionar que en nivel de "pirateo" (en software) España ocupa el puesto 79 por debajo de Italia y Grecia, pegados a Portugal y Francia, así que tampoco somos tan piratas (argumento recurrente de los "creadores"). Conviene recordar que eso de que la industrial cultural se esté hundiendo no está tan claro, especialmente cuando hablamos de cine (datos).
De hecho, los datos para medir el daño de la piratería no son fiables y la industria exagera las pérdidas. Las páginas de descargas directas, contra las que arremete la ley Sinde, no ganan tanto dinero como afirman constantemente los "creadores".

Aquí lo que hay un problema de eterna tecnofobia por parte de una industrial anquilosada. Existen alternativas como por ejemplo Netflix, un sistema de descargas de pago, que en EEUU contenta a creadores, empresas y consumidores. Por no hablar de Spotify, que es un killer de descargas de música en toda regla.

Julio Alonso nos recuerda que Internet supone un cambio imparable. En su texto deja claro cual es la situación de la que estamos hablando, así como la resistencia a los cambios de un sector de la sociedad, que se ha instaurado en una radicalidad sorprendente. Mención aparte requiere la carta abierta de un joven científico a Teddy Bautista (y por extensión a la SGAE), en donde se trata la actitud de los científicos ante este tema y su relación con el copyright (inexistente, a pesar de conservar la autoría, que es lo importante).

Otros "creadores"

Lo mejor o lo más positivo de todo este contraataque tal vez hayan sido ciertas posiciones intermedias. En especial las opiniones de otros "creadores". Por ejemplo, el cantautor José Ignacio Lapido afirma que "la industria ha primado la horterada rentable de usar y tirar, y ahora se queja". Juan José Millás, que es uno de los "creadores" indignados, curiosamente reconoce un problema de la industria del libro electrónico. Otros "creadores", sin mayúsculas (este y este), dan opiniones muy interesantes.

Especialmente destacables son las opiniones de Nacho Vigalondo y el Presidente de la Academia de Cine Alex de la Iglesia (que acaba de convocar una reunión con "internautas"). Uno puede no estar de acuerdo con todo lo que dicen, pero al menos hay que reconocer el esfuerzo por intentar pensar en este tema con un poco de perspectiva y teniendo en cuenta que todos somos internautas (y ciudadanos). Desde (supuestamente) el otro bando, tenemos a Ignacio Escolar que dice que los artistas tienen algo de razón, aunque el texto de Mangas Verdes lo matiza bastante.