Pestañas

jueves, febrero 10, 2011

Repasando "The Wall" (4)

Imagen de la escena de las flores folladoras en "Empty Spaces"

Vamos a dar un pequeño empujón a este repaso a "The Wall" que a este ritmo nos pilla el concierto de Roger Waters sin haber terminado. A todo esto, si queréis un exhaustivo (de verdad) repaso del disco, podéis consultar por ejemplo esta página, que es de donde he sacado la imagen de arriba.




La última canción sobre la que escribí fue "Mother". La que sigue se llama "Goodbye Blue Sky" y comienza con la frase de un niño diciendo:

"Look mummy, there's an aeroplane up in the sky"

La letra de la canción rememora los bombardeos de Londres en la Segunda Guerra Mundial y se vuelve a insistir con la decepción del post-war dream y la promesa de un nuevo mundo:

"Did you see the frightened ones?
Did you hear the falling bombs?
The flames are all gone, but the pain lingers on.
"

Esta es una canción originalmente interpretada por Gilmour a voz y guitarra. Aquí creo es más recomendable que veamos el corte de la película más que la parte correspondiente del concierto, creo que refleja mejor lo que pretende decir:



Más. La siguiente canción continúa con el mismo tono deprimente. "Empty Spaces" viene a preguntarse cómo pueden llenarse esos vacíos que deja el sufrimiento en las personas. Aquí se mezclan varios aspectos: por un lado, el de la guerra, pero por otro se introducen los problemas maritales de "Pink". Esto se refleja muy explícitamente en la escena de las flores folladoras, en donde una representa a un pene y la otra a una vagina. El resultado es que la vagina destroza al pene. Al final de la canción "Pink" se pregunta cómo puede completar el muro. Pura autodestrucción.


La secuencia de las flores se muestra en el concierto. En la grabación original de la canción hay un momento curioso que consiste en la presencia de un mensaje grabado al revés (se puede escuchar aquí del reverso).

La parte final del vídeo anterior no corresponde a "Empty Spaces" sino a una canción extra que sólo se toca en los conciertos (no se encuentra en la grabación original) y que se llama "What shall we do now?". En la misma "Pink" se pregunta lo siguiente:

"Shall we set out across the sea of faces In search of more and more applause?
Shall we buy a new guitar?
[...]
Bury treasure?
Store up leisure?
But never relax at all
With our backs to the wall."

Esta es de las pocas canciones, salvo tal vez "In The Flesh", en donde queda claro el problema de hastío de la banda y de Waters, una de las razones por las cuales este compuso "The Wall". El germen real de esta obra excesiva fue la introspección que realizó Waters después de que escupiese y abroncase al público (porque no se callaban) en un concierto en Canadá. Este "muro" del que hablamos es también aquel que les separa de su público y que convierte al artista en un mero objeto de consumo y de producción en masa. La historia de la bronca de Waters está perfectamente contada en este artículo de 1977. Si tenéis mucho interés, podéis escuchar el audio de lo que pasó en aquel concierto.

La siguiente canción se llama "Young Lust" y de esta no tengo mucho que mencionar porque la verdad es que me parece la "peor" (véanse las comillas y tal) canción del disco.


Se supone que trata del rollo de las grupis y de cómo "Pink" se va distanciando progresivamente de su mujer. Al final se escucha una conversación con la operadora de teléfono de donde se deduce que su mujer tiene una aventura con alguien.