Pestañas

domingo, marzo 13, 2011

Repasando "The Wall" (9)

Llega la dictadura de "Pink"

Después de "Comfortably Numb", el show debe continuar ("The show must go on", vídeo concierto y letras) y "Pink" renace como un iluminado líder fascista. (o eso es lo que se cree él mismo dentro de una alucinación). El símbolo de este fascismo floydiano son los martillos cruzados de la imagen de arriba. El saludo fascista no es el romano (que también) sino que consiste en cruzar los brazos en frente de la cara con los puños cerrados. Esto es lo que nos muestra en la versión que se hace en la película de "In the Flesh" (vídeo del concierto y letras).





¿Por qué a "Pink" le da ahora por esto? Bien, lo que quiere decir Waters, según lo veo yo, es que todos tenemos un lado oscuro, al cual le encantaría que fuésemos o bien un líder de masas y que todo el mundo obedeciese nuestros dictados, o bien unos borregos que no necesitan pensar en nada y sólo tienen que seguir lo que nos digan que hagamos. Esto ocurre cuando los "worms" se nos meten en el cerebro y nos hacen pensar como si fuésemos carne podrida. Magnífico cuando el "Pink" fascista examina a la audiencia en el concierto y dice aquello de:

"Are there any queers in the theater tonight?
Get them up against the wall!
There's one in the spotlight, he don't look right to me,
Get him up against the wall!
That one looks Jewish!
And that one's a coon!
Who let all of this riff-raff into the room?
There's one smoking a joint,
And another with spots!
If I had my way,
I'd have all of you shot!"


No pensar, no razonar, no criticar, sólo ser uno más en la masa. Todos aquellos que no sean como "nosotros", todos eso que sean maricones, judíos, negros, porreros o gente con granos... más les vale que empiecen a correr.

De eso va "Run Like Hell", precisamente:


Aquí se dice aquello de:

"You better run all day
And run all night.
Keep your dirty feelings
Deep inside."


No pienses, no sientas, no expreses tus sentimientos, sólo déjate llevar por esa "warm thrill of confusion", que te impide ser libre y que permite que te manipulen y que seas un objeto en manos de los poderosos.

Waters suele dedicar, antes de empezar a tocar "Run like hell", la canción a aquellas personas que se preocupan por las cosas y a los "paranoicos". Hay que destacar aquí también la relación esta parte de "The Wall", con el anterior disco de Pink Floyd, "Animals", en concreto con las canciones relacionadas con los cerdos (una representación orwelliana de la clase dominante). De hecho, en esta parte, en los conciertos, suele aparecer el famosísimo cerdo volador, que es propio del disco anterior de la banda:


Esta canción tiene además el honor de ser aquella con la que Pink Floyd (sin Waters) terminaba sus conciertos en los finales de los 80 y primeros de los 90. Hay que tener en cuenta que "Run Like Hell" es de nuevo una canción gilmouriana (Gilmour compuso la música). Vamos a darnos el gustazo de colocar aquí una de la espectacular gira P-U-L-S-E de Pink Floyd. Esto me pilló demasiado joven (qué pena), de hecho, yo me introduje a Pink Floyd gracias a la grabación de este directo.


La siguiente canción, que mantiene esta misma temática, es "Waiting for the worms" (letras):


Aquí tal vez tenemos una transición entre el "Pink" fascista y el inminente juicio que este va a sufrir por expresar sus sentimientos acerca de toda esta mierda del muro. Los "worms" son esa mierda que se te mete en el cerebro y que te hace creer o admirar a gentuza como el propio "Pink" fascista:

"Would you like to see Britannia
Rule again, my friend?
All you have to do is follow the worms."


Todos los países tienen sus problemas históricos, sus cositas más o menos lamentables, que salen de vez en cuando y que sería recomendable enterrar. En el caso de Gran Bretaña estamos hablando de sus sueños imperiales, que ahí siguen. Y efectivamente, si algunos desean que Gran Bretaña (o cualquier otro país) vuelva a mandar sobre el resto del planeta, más vale que pudran con los gusanos.

La canción anterior termina brúscamente con "Stop", que marca el final de esta parte del disco y que sirve de introducción al juicio de "Pink".