Pestañas

jueves, abril 14, 2011

El feliz, los hijos de puta y la vieja señora

A menudo hablamos en este egoblog de mierda de las diferencias de mentalidad con respecto a los países del norte de Europa. Para seguir insistiendo en el tema, aquí va un ejemplo muy sencillo, reciente y popular: las hinchadas de los fondos (los llamados "ultras") del Atlético de Madrid y del Shalke 04 alemán.

Primero, comento el vídeo del Schalke 04, que es más positivo (no deja insertarlo). En él puede verse al equipo celebrando la victoria conseguida en la Champions frente al actual campeón de la competición, el Inter de Milán. Lo interesante del vídeo es la celebración que se marca el ex-madridista (y ex-atlético) Raúl González con la grada:

¿Alguien puede imaginar esto en España?




El tío se sube con la hinchada y se pone a bailar con ellos. Atentos a la reacción de la gente, que mira hacia el madrileño, pero nadie le molesta ni le dice nada. Es más, respetan hasta su espacio personal, sin atosigar. El tipo es uno más. Esto es una demostración de educación y saber estar de la gente. No son hinchas radicales, son personas, y Raúl es ahora un ciudadano feliz.

Y segundo, un vídeo del Frente Atlético en el partido del Atlético contra la Real Sociedad del pasado fin de semana (el día de mi cumpleaños). No lo voy a insertar aquí porque me da vergüenza ver imágenes del Vicente Calderón mezcladas con los cánticos de semejante gentuza. Para leer una transcripción de los cánticos, podéis ver el meneo a la entrada original. Para los que no lo sepan, Aitor Zabaleta era una aficionado de la Real Sociedad que fue asesinado de un navajazo en Madrid en 1998. Bueno, pues estos hijos de puta, porque no tienen otro nombre, siguen regodeándose en el asesinato rodeados impunemente de banderas fascistas.

Tengo que aclarar que en la parte del Vicente Calderón donde yo me siento no se pudo oír ni un solo cántico como los que se muestran en el vídeo anterior. El partido fue demasiado bueno (para el Atlético, el mejor que he visto en la temporada) como para andar jodiéndolo con hijoputadas de este estilo. A veces se sueltan insultos, pero son, cómo decirlo, indiscriminados (incluidos los improperios a jugadores del Atlético). Nunca he escuchado insultos tan graves como los que se muestran en el vídeo entre la gente normal.

Como veréis, hay muchas cosas que comentar aquí. Por ejemplo: ¿alguien se imagina en Alemania que un grupo de gente pueda hacer apología del asesinato y del fascismo de forma impune y pública? La libertad de expresión acaba exactamente ahí. Estas personas deberían estar vetadas de la entrada a cualquier sitio y deberían estar perseguidos por enaltecimiento del terrorismo. Pero no, en España a quien juzgan es a Garzón.

Hoy, 14 de abril, es el 80 cumpleaños de un vieja señora, la II República. Cada día que pasa se hace más necesario recuperar sus valores y romper con toda la mierda heredada del franquismo. Que ya va siendo hora, aunque parece que la gente tampoco está por la labor. Ni por esto, ni por nada.

La vieja señora, de joven.