Pestañas

domingo, mayo 01, 2011

Una refundación egoblogomierdera y constitucional del capitalismo

Pues sí, estimados lectores, vamos a ponernos serios y a arreglar el mundo un poco ¿para qué si no sirve un egoblog de mierda? ¿no conocen ustedes esas conversaciones con los amigos donde se arregla el mundo, así, entre risas y cañas? Pues de esto va esta entrada. Voy a hacer algunas propuestas y una serie de preguntas basadas en mis propias dudas y les emplazo a ustedes, queridos lectores, a que se pronuncien vehementemente al respecto.

Supongo que los lectores habituales de este egoblog de mierda estarán de acuerdo conmigo en los problemas centrales del mundo occidental (y del mundo en general, porque no parece que China, India o Brasil vayan por un camino distinto): pobreza extrema, guerras, corrupción, explotación de los débiles, injusticia social, destrucción del planeta, etc. Por otro lado, en buena parte del mundo se ha conseguido un cierto nivel de vida que ninguna generación de seres humanos ha tenido antes. No me refiero a coches, yates o palacetes; me refiero a sanidad pública, alfabetización, educación, acceso a los alimentos y a un techo donde vivir. Todo esto son las consecuencias de eso que llamamos capitalismo.



Capitalismo y democracia parecen ser dos caras de lo mismo (véase concepto de Revoluciones burguesas). Esto es algo que deberíamos asumir, la idea de libertad en la iniciativa privada lleva al sistema democrático tal y como lo entendemos actualmente y no parece que sea posible tener una iniciativa privada fuerte sin cierto tipo de libertades que se dan en los regímenes democráticos. O no. Vean a China. No hay ningún problema con ellos, mientras cumplan las reglas del juego. Parece que Cuba empieza a darse cuenta de eso también. 

Podríamos decir entonces que las carencias o defectos del sistema de vida basado en el consumo que nos hemos otorgado las llamadas sociedades desarrolladas vienen dados por el propio capitalismo en sí, y no por la democracia, los políticos o cualquier otra cosa. Sin embargo, es equivocado pensar que el capitalismo es malo, perverso o que hay que erradicarlo de base. Si entendemos (y digo entendemos) por "Capitalismo" aquel orden social que surge como resultado de la libre iniciativa de aquel que tiene capital para invertirlo y generar "riqueza" (beneficio, desarrollo, empleo, ganancias, etc), esto no tiene porque ser censurable. En principio. Depende de qué entendemos por "riqueza" y cómo se genera esta.

Entonces, ¿qué deberíamos aceptar como "riqueza"? Amigos, aquí es donde hay que meter mano. La "riqueza" no debería consistir en ganar dinero a toda costa y de cualquier forma, tiene que haber unos límites que deben estar marcados por las necesidades globales de la sociedad. Alguno dirá ¡imposible! ¡la iniciativa privada no debe limitarse! ¡así sería imposible hacer negocios y crear empleo! Es curioso que haya gente que siga utilizando este tipo de argumentos cuando actualmente la iniciativa privada está regulada por todas partes por todo tipo de legislaciones y controles de calidad. Parece como si un fabricante de juguetes o un productor de comida envasada pudiesen hacer lo que les salga de las narices. Pues no, no pueden y se la están jugando como incumplan las normativas. Por cierto, ¿qué mayor limitación a la iniciativa privada que la obligación de pagar impuestos progresivos en función de las ganancias?

Es más, sobre la intervención del Estado español en la economía, en la Constitución de 1978 tenemos el siguiente artículo (128-2):

"Se reconoce la iniciativa pública en la actividad económica. Mediante Ley se podrá reservar al sector público recursos o servicios esenciales, especialmente en caso de monopolio y asimismo acordar la intervención de empresas cuando así lo exigiere el interés general."

Y de regalo, el artículo 131-1, que dice lo siguiente:

"El Estado, mediante Ley, podrá planificar la actividad económica general para atender a las necesidades colectivas, equilibrar y armonizar el desarrollo regional y sectorial y estimular el crecimiento de la renta y de la riqueza y su más justa distribución."

Es decir, el Estado tiene potestad para planificar su economía. No al revés. La Economía, los Mercados no son nada, no son nadie. Son los gobiernos los que mandan y los que legalmente definen qué economía quieren desarrollar (y estos son argumentos anguitescos, sí).

¿No sería posible entonces orientar la economía del país, por ejemplo, hacia algo que realmente sea provechoso para el interés general? Por ejemplo, en España ese camino podría ser la mejora y eficiencia de los servicios públicos. No pararíamos de hacer cosas: la investigación en tratamientos médicos, la mejora de la Educación a todos los niveles, la conservación de bosques y patrimonio natural, la promoción del turismo rural (asociado a la restauración de pueblos, caminos, sendas, etc), la gestión del agua (problema grave de la Península del que nadie habla), el desarrollo real de la administración por Internet, la explotación eficiente de los recursos energéticos, la eficiencia energética en las casas y pisos, en el transporte, en las ciudades...

¿Cuantas empresas serían necesarias para llevar a cabo todo esto? ¿Cuánto trabajo podría crearse? ¿Cuanta "riqueza" tendríamos ahí? Porque no hay que olvidar que lo desarrollado puede y debe exportarse. No olvidemos tampoco que la búsqueda de la eficiencia es una tarea infinita, porque es imposible realizar una actividad sin algún tipo de coste energético. Esta claro que sería necesaria una reconversión industrial bestial. Esto se ha hecho antes, no hay razón para no hacerlo ahora. Cinco millones de personas en paro es la perfecta justificación.

Es decir, mi opinión es que la iniciativa privada, en concreto la española, tendría que encontrarse enfocada (o limitada) por una regla tal como esta:

"Los poderes públicos enfocarán principalmente la economía del Estado hacia la mejora de prestaciones y eficiencia en los servicios públicos ofrecidos a los ciudadanos y en la conservación del patrimonio del Estado."

Y meterse esto a capón en la Constitución, como punto 1 del artículo 40 (¡toma ya, reescribiendo la Consti desde un blog de mierda!).
 
Muchas veces se critica la Constitución de 1978 por ciertas cosas que todos sabemos, pero su principal defecto es que hay multitud de asuntos contenidos en la misma que no se cumplen como pueden ser el derecho a la vivienda digna, el enfoque de la economía al pleno empleo, el retorno de los trabajadores en el extranjero, etc, etc. O esto que estamos tratando acerca de la planificación económica. Es de esperar entonces que un nuevo artículo, así tal cual, tampoco se cumpliese. Si nos ponemos un poco más radicales a lo mejor también habría que añadir lo siguiente:

"Los poderes públicos asegurarán mediante los cauces pertinentes que la economía del Estado se rige por los patrones de eficiencia, justicia social y conservación del medio ambiente, así como que las actividades económicas no suponen un perjuicio contra derechos fundamentales o el interés general tanto de ciudadanos españoles como extranjeros."

Aquí lo dejo. A ver, opiniones, que últimamente no comenta nadie: ¿Creéis que sería esto suficiente como para cambiar ciertos comportamientos actuales? ¿Sería posible cambiar el modelo económico a través de la Constitución? ¿Sería esto papel mojado como tantos otros artículos de la Constitución española? ¿Sería necesario reescribir por completo toda la Constitución y cambiar el modelo de Estado para conseguir algún tipo de cambio social y económico? ¿Puede cambiarse una sociedad desde arriba en lugar de que sea esta la que cambie por sí misma?