miércoles, junio 15, 2011

Las familias de los anuncios

Como muchos de vosotros sé que no veis la tele, os voy a contar una cosa que a lo mejor os ha pasado inadvertida: los anuncios de la tele marcan unos increíbles estereotipos sociales. Y esos anuncios, que vosotros no veis porque de la tele no queréis saber nada, se los tragan con patatas millones de españoles. Es más, si uno hace caso a lo que ve, la típica familia española va involucionando a marchas forzadas. Os voy a poner unos ejemplos.



Empecemos por el de Direct Seguros, con toda la familia en el coche:


Aparte de resultar insoportables, repelentes y vomitivos, fijaos en las pintas: papá con su jersey con camisita y el peinado típico del joven pepero actual. Fijaos en la rebequita de ella y en la vestimenta de los niños. Dicho esto, el primer detalle importante: "es el coche de papá". Eso sí, la madre reivindica su papel, ante lo cual papá pone cara de condescendencia (como diciendo: "hombreee, por supuesto, pero el que paga soy yo"). A mí esto me suena a la franquista Sección Femenina en su versión "progresista" de los años sesenta. El segundo detalle importante: la edad de ella. Aquí la diferencia entre los papás en edad no es exagerada, pero pongamos que él tiene cuarenta y pocos y ella treinta y algo. Eso sí, los niños debe tener como 10 años. Echen cuentas acerca de la edad a la que la mujer empezó a parir y comparen con la edad media a la cual las españolas empiezan a tener hijos.

Cada uno de estos dos puntos se ven desarrollados en los dos siguientes anuncios. En este de El Ventero, tenemos a la familia tradicional al completo: papá con pelito pepero y pìnta de pelearse con las stock options en la oficina, la delgadísima mamá (un poco más mayor que la de antes, pero tampoco mucho más) que es la que compra el queso (ese es su papel) y que también viste rebequita con camisita, los niños (dos, la parejita) igual de pijos que los de antes. Por estar, está hasta el abuelo. Hasta el vendedor tiene aspecto carcoso:


En este estilo de spots, los anuncios de Telefónica (Movistar) se suelen llevar el gran premio. Sobre la edad de una supuesta madre, creo que lo más cantoso que he visto es esto:


Por mucho que hayan intentado recogerle el pelo, colocarle un vestido recatado (¿eso que lleva es otra rebequita?), dos kilos de maquillaje y una forzada expresión monjil ("gracias, hijo"), esa supuesta  madre de un adolescente muy crecidito no llega a los 30. Es decir, nos están vendiendo una situación donde las mujeres tienen hijos a los 13 años. O menos.

Todo esto (hay muchos más anuncios del estilo) me parece gravísimo por una doble vertiente. Si este modelo de familia refleja la realidad española (que yo no conozco, aunque mi entorno es muy limitado), es grave; y si no lo hace, se está intentando introducir un modelo de familia postfranquista en la sociedad española del siglo XXI, que precisamente debería dirigirse a lo que debería dirigirse, que es a no tener modelos preestablecidos, rígidos y anacrónicos. O al menos que no sean tan despreciablemente machistas. Digo yo, hombre ya.

PD: La que nos espera en los próximos años.