Pestañas

lunes, junio 06, 2011

Monstruo ordenata: conclusión (1 de 2)

Juegacos, sí señores, juegacos. Ya hablé acerca de la motivación y compra del Monstruo-ordenata, bicho inmundo que espero que me dure un par de lustros. Ahora toca ver qué puede hacer. Por supuesto, el bicho va de lujo para otras aplicaciones con programas de edición gráfica o para correr simulaciones. Si es potente lo es, más o menos para todo, aunque algunos consigan vender ordenadores con "sobre-precio" gracias a otros argumentos.

Vamos por categorías de juegos. Todas las fotos de ahora en adelante son capturas del Monstruo-ordenata, claro:

Fútbol:

Menudo vicio tenía yo hace unos meses con un juego en red llamado "Fifa Online". Este era un Fifa donde uno podía jugar gratis con gente de todo el mundo y tu equipo iba mejorando en función de cuantos partidos ganases, etc.

El traidor de Kun a punto de meter un golazo en el Fifa online



Ese juego era entrenidísimo, relativamente simple, no gastaba muchos recursos y tenía mucho éxito, pero lo chaparon de un día para otro. Una pena, porque los usuarios perdimos todos los progresos hechos con nuestros equipos (yo tenía en el Atleti a Iniesta, a Drogba y a Lass, snif). La alternativa ha sido una versión 2 que es mucho menos intuitiva de jugar y que además da problemas que el Gamepad.

Dado que no me gusta esa nueva versión online, me he vuelto al clásico FIFA 11 offline y en especial a su modo "Be a Pro", que consiste en diseñar un jugador y hacer que se vuelva rotulante estrella mundial:

Eulez conta Kaká. La mierda sin acentos ganará el partido

En mi caso se trata de un centrocampista de casi dos metros con exceso de kilos y que combina las cualidades de Zidane, Simeone y Schuster. Ahí es nada.

Por cierto, los familiarizados con los desarrollos de EA Sports os descojonaréis vivos con esta parodia acerca del mensaje inicial que sale al empezar sus juegos. Avisados quedáis. Es demasiado bueno para no colocarlo aquí:



Estrategia:

El juego por excelencia de estrategia para mí es el Civilization. Creo que he jugado a todas las versiones (sin añadidos) y todas ellas no son más que un lavado de cara del juego original a medida que evolucionan los ordenadores. La última versión es la quinta y es igual de adictiva que siempre, manteniendo el sistema de turnos y todo lo que ha hecho famoso al juego. Aunque tal vez en está última versión se hayan pasado con los requerimientos gráficos (véase imagen de abajo), no parece necesaria tanta parafernalia.

Alguien va a sufrir un bombazo atómico, sí. Me la suda el medio ambiente y el genocidio.

Un juego que he descubierto hace poco es Portal, que ya tiene segunda parte y cuyas extensiones serán gratuitas. Este todavía no lo he terminado. así que si lo habéis jugado por favor no me seáis espoileros, mamonasos, que sé que hay una historia escondida que todavía no he descubierto.

Esto es agujero en el techo pero ya.

Portal es una pequeña gozada. El juego te pone en la primera persona de alguien que está siendo empleado como cobaya en un experimento científico. El experimento consiste en superar una serie de pantallas equipado con un aparato que permite abrir dos portales en las paredes, uno de entrada y otro de salida. Es decir, podemos caer por una puerta en el suelo y salir por otra en el techo. Como podréis imaginar, se dan todo tipo de posibilidades y de problemas en el juego. Pero tal vez lo más interesante es que, después de jugar un poco, la cabeza de uno es capaz de cambiar la dirección de la fuerza de la gravedad, ya no tiene que ser necesariamente hacia el suelo. Es una sensación curiosa, porque al principio cuesta un poco cambiar la dirección "hacia abajo". Después de unas pantallas "hacia abajo" es cualquier dirección imaginable. En realidad, no hay "hacia abajo", lo que hay es masa inercial. Y esto lleva directamente a pensar en cosas que decía Einstein.

Bueno, pues aquí lo dejo, que si no se hace muy largo. En otra entrada hablaré de los Crysis y de los juegos de rol de Bioware.