Pestañas

miércoles, julio 27, 2011

Quinto aniversario

De nuevo ha llegado el 27 de julio, día en que este egoblog de mierda proclama su aniversario. Y van cinco, por el culo te la introduzco. Podéis leer también los post cumpleañiles anteriores (1, 2, 3 y 4). Parece mentira cómo pasa el tiempo.

Esta entrada se caracteriza por varias cosas, la primera es para anunciar que este sitio queda en barbecho hasta septiembre y la segunda para rememorar la evolución de las cosas dichas aquí durante el año y las estadísticas y crecimiento del sitio. Como buen egoblogokaka, este sitio que administro sigue siendo tan irrelevante como siempre, aunque siempre suele crecer respecto a años anteriores. Por poner un ejemplo, esta es una gráfica de los suscritos al feed desde 2007:


Véis que la cosa ha crecido bastante (el año pasado había 105 lectores y el anterior 63) pero en los últimos meses se ha estancado en los 180 suscritos aproximadamente y ahí se ha quedado. La gente apuntada al Google Friend Connect (que supongo que algún momento se integrará con Google+) ha pasado de 62 a 89. Las entradas más leídas de este año han sido las siguientes:
  1. La increíble y paranoica historia de los precios de la vivienda (año 2010)
  2. Instalación Windows XP en Sony Vaio VGN-FZ (año 2008)
  3. Mary Jane Watson en Spiderman (año 2007)
  4. El día que fui una puta del karma (año 2010)
  5. Repasando "The Wall" (1) (año 2011)



La primera de las entradas tuvo un muy exitoso meneo (el único de la temporada que ha ido a portada) y ha sido probablemente una de las entradas más visitadas de la historia de este egoblogoirrelevancia. La segunda entrada es un clásico, siempre está entre las más visitadas, supongo que por su utilidad. Lo de Mary Jane es una sorpresa, supongo que ha sido debido a las búsquedas en Google por lo del cambio de formato en la saga de películas de Spiderman (cómo me alegro de que hayan largado al capullo de la Sidra y a la niña vampiro). Lo de la puta del karma es ya un clásico también y creo que es una de mis entradas preferidas de este sitio. Finalmente aparece la primera entrada del repaso a "The Wall" con motivo del histórico concierto de Roger Waters con cuyo recuerdo todavía me emociono.

Como siempre, acabo el año un poco cansado del rollo de interné. La egoblogomierda sigue más o menos como siempre o peor. En el "Decálogo Egoblogueril" se detallan muchas de las razones de ese hastío y en este test podéis comprobar cual es vuestra categoría egobloguera. El test ha multiplicado por dos el número de gente que lo ha hecho y da los mismos resultados que el año pasado: un 65% somos egoblogomierdas:

315 personas han hecho el test

Este año ha sido el de la irrupción de |Quanto>, un fanzine que publicábamos en nuestros años universitarios y que hemos retomado para deleite de algunos frikis. Pocos, porque a pesar del empuje inicial de la iniciativa, la página se ha quedado bastante estancada. Para |Quanto> estoy haciendo mi primera tira regular de dibujos-chorra, la del Catedrático Bellotas, que tampoco parece que tenga mucho éxito (hay una encuesta donde opinar). Tal vez es que el desarrollo del personaje y de la situación vaya demasiado lento, no lo sé. De momento, aunque con pocos votos, la encuesta es favorable, pero no sé si lo suficiente como para continuar la tira. Recuerdo que existe nuevo merchadising relacionado con este sitio y con  |Quanto> en las tiendas de Spreadshirt, Zazzle y La Tostadora. Los supuestos beneficios irán al mantenimiento de las páginas.

Otro de los temas habituales aquí son las bicis y el ciclismo urbano. Esta temporada visitamos la Meca ciclista, la ciudad de Copenhague y la impresión no pudo ser mejor. Un congreso científico dio para una visita a Ámsterdam, la otra ciudad emblemática en este sentido. Curiosamente, la segunda ciudad no me dejó buena opinión. Después de varios años peleándome como ciclista urbano en Madrid al final uno llega a destilar la razón que hace una ciudad más o menos amigable para todos cuando hay un número suficiente de bicis. Y no es más que el respeto mutuo entre los que comparten calzadas, carriles-bici, aceras o lo que cojones haya, que da lo mismo. Escribí una entrada muy larga sobre eso y creo que nada más tengo que decir sobre este tema. Sobre Madrid en concreto, el Ayuntamiento madrileño publicó este curso una muy esperada normativa de movilidad con algunas cosas buenas, pero que se ha quedado en papel mojado al no darle ninguna publicidad.

Tal vez una de las mejores cosas que han sucedido este año, ha sido la explosión de la indignación ciudadana (a la que llamaba yo en tono sarcástico unos meses antes) en forma masiva, pacífica y auto-organizada. El movimiento #15M (más conocido fuera de España como el de los "indignados") nos hizo disfrutar de unos maravillosos y cansadísimos días en torno a las elecciones municipales. Y ahí sigue para quedarse, pero el recuerdo de esos días es especial por el despertar de cierto grado de conciencia colectiva que tanta falta hacía en este país y sobre todo en Madrid.  Estos días los compartí con el comando egoblogueríl formado, entre otros, por @peli_bel

Sobre aspectos profesionales en la vida real (ciencia) no escribo mucho, aunque algunas de las entradas que he hecho tienen su gracia o su interés, como la del Síndrome EDC, la del comentario de texto de la canción "Me hago doctor" o la de los artículos científicos de Rubal. Las reacciones a está última entrada además me llevan a ciertas reflexiones acerca de los hábitos de lectura de la gente que anda por Interné. Da la impresión de que cada vez entendemos menos lo que leemos por un exceso de información que raya lo inasequible. Leemos demasiadas cosas y además las leemos mal y en diagonal. Tanto tuiter, feisbul, guguelmás y entradas de dos párrafos de blogs hacen que los mensajes sean demasiado simples y polarizados. Y todo lo que no sea así parece que no se entiende. No leemos lo que dicen otros para recibir nueva información, leemos lo que queremos leer.

En este punto de esta entrada cumpleañera suelo comentar algo de las vacaciones de verano. Pero resulta que este año no tengo, o más bien no me las voy a tomar (o no mucho). Tengo pendientes varios experimentos sobre este tema que no tengo tiempo de hacer en otra época del año debido a la implantación este año de la puta mierda de la salsa boloñesa (con perdón, pero la Reforma Universitaria de Bolonia no va a ninguna parte cuando los medios son los mismos o menos). 

Sin dar más detalles, que anticipar cosas no confirmadas o simplemente planificadas da mala suerte, es posible que 2012, como parecía anunciar la compra de mi nuevo ordenador, suponga varias novedades a nivel personal y profesional. Pero eso ya lo iré contando (o no) la temporada que viene. Nos vemos en septiembre. Espero.