Pestañas

lunes, julio 04, 2011

Spotify de pago

Imagen anarroseada de aquí

Pues al final he caído. Hace poco Spotify empezó a anunciar que iba a poner límites a la música que podía escucharse a través de sus cuentas gratuitas... Y entonces me di cuenta de que, después de un buen tiempo usando el servicio, ya me resultaba imprescindible. Ya no solo es la plataforma, que me parece perfecta, sino que tengo un montón de listas de música en mi cuenta y una colección de canciones (a ver si se suscribe alguien más, que solo hay siete) que no me gustaría perder, más que nada porque eso supondría gastar más tiempo buscando las canciones en otra parte. Es cierto que existen otras alternativas, pero sinceramente, me parecen bastante cutres en comparación, empezando por la ausencia de la posibilidad de scrobbling hacia Last.fm (que por cierto, también es de pago para la reproducción de música, de alternativa nada). 



Es cierto que Spotify nos ha colado una jugada maestra, creando una necesidad donde no la había, ofreciéndola gratuitamente y luego exigiendo el pago. Pero oigan, así funciona el capitalismo y a mí me parece bien mientras se me ofrezca algo que merezca la pena y mientras llegue algo de dinero a los que hacen música, porque lo que no voy a hacer ahora es pagar un duro por un CD que, salvo coleccionismos y a estas alturas del estado de la nube, no es más que un estorbo.

Muchos hemos criticado hasta la saciedad el modelo de las discográficas y la estúpida insistencia del Gobierno y aliados (jeje, por cierto, ¿quién es ahora el pirata?) para mantenerlo a flote (supongo que a estas alturas todo el mundo ha visto el documental "Copiad, Malditos"). Uno de nuestros argumentos siempre ha sido que el modelo no es válido por anquilosado y anacrónico y que hay que buscar alternativas, como pueda ser Spotify. Resultaría un poco hipócrita no querer pagar ahora por un servicio que es barato (5 € al mes la cuenta Unlimited, 10 € la Premium) cuando de verdad se utiliza mucho, que es mi caso ya que sólo escucho música a través del ordenador y empleo muchos ordenadores distintos (no puedo ir transportando los mp3 de un lado a otro).

Además, es que Spotify acaba con las descargas de sus usuarios. Por poner un ejemplo, últimamente escucho mucho los discos de Lykke Li y de Vetusta Morla ¿me los he bajado? Qué va ¿para qué?  Eso sí, en Spotify sigue sin saberse nada de los AC/DC, The Beatles, Pink Floyd, Led Zeppelin, Metallica, Arcade Fire, Peter Gabriel, ¿dónde está lo nuevo de Sufjan Stevens?

Una de las ventajas de tener una cuenta de pago es que se puede instalar Spotify en Linux (sin necesidad de utilizar Wine). En el caso de Debian/Ubuntu, hay que ir a la línea de comandos y escribir lo siguiente:

cd /etc/apt/
sudo gedit sources.list


Sale el archivo que contiene la lista de repositorios y se añade al final la línea para el de Spotify:

deb http://repository.spotify.com stable non-free

y se guarda y se cierra. Luego se escriben los siguientes comandos y ya se instala solo:

sudo apt-key adv --keyserver keyserver.ubuntu.com --recv-keys 4E9CFF4E
sudo apt-get update
sudo apt-get install spotify-client-qt spotify-client-gnome-support


Sobre el funcionamiento de Spotify, una de las nuevas mejoras es que han añadido la gestión del iPod (y funciona bastante bien). Pero tal vez lo más curioso es que utilice la tecnología p2p (la de emule, torrent, etc), consiguiendo de esa forma mejorar la calidad en la reproducción de la música. Para los que tengan más interés en esto, pueden leer este paper que explica cómo es posible que 8 millones de canciones puedan ser reproducidos por 7 millones de usuarios con buena calidad.

No sé si tendrá mucho sentido lo que voy a decir, pero bajo la suposición de que una determinada legislación pretenda prohibir o limitar el intercambio de archivos por p2p ¿cómo se sabe si es legal (por ejemplo, usando Spotify) o no? De hecho ¿cómo se sabe si el contenido intercambiado esta sometido a derechos de copyright o no? La única forma es espiar al usuario y eso, que yo sepa, sí que es ilegal de narices.