Pestañas

lunes, julio 18, 2011

The Wire

Jimmy "Puto Amo" McNulty (imagen anarroseada de aquí)

Algunos dicen (me incluyo) que el mejor cine se hace para la televisión. Esta no es una afirmación vacía, ni sustentada en la fanática afición a huecas series de guapos y guapas con peinados perfectos en islas paradisiacas, sino en la existencia de producciones que se toman el tiempo y los medios necesarios para contar historias de la mejor forma posible. Y vaya que si lo logran.

Una de esas producciones, para variar, es de la HBO y se llama "The Wire". Esta serie, todo lo contrario a las policiacas al uso, lleva al extremo el concepto de tomarse su tiempo, no tiene ninguna prisa, desarrolla los personajes (muchos y variados) y los guiones (cada párrafo era una guerra) y luego va introduciendo la trama poco a poco, terminando cada temporada en magníficos desenlaces que apenas duran el último capítulo. Por ejemplo, uno no empieza a pillarle el truco a la primera temporada hasta el capítulo 7 aproximadamente. Eso sí, desde ahí te vuelves adicto. Nunca mejor dicho.

"The Wire" es una serie sobre Baltimore y sobre su problemática social a todos los niveles, desde los bajos fondos de la droga, pasando por la Policía y terminando en la cúpula política. ¿Qué interés puede tener entonces algo tan local para un público del otro lado del Atlántico? Pues todo, porque los temas de los que trata esta serie, tan locales y tan bien desarrollados, se vuelven internacionales. A veces (o siempre) uno se pregunta, acerca de la sociedad en la que vive ¿Por qué van tan mal las cosas? Bueno, pues "The Wire" da muchas respuestas que no son solo aplicables a Baltimore. Su realismo local acaba en filosofía universal, ya que describe perfectamente lo peor (y a veces lo mejor) del ser humano y especialmente de nuestro sistema de convivencia, si es que se le puede llamar así.

Por poner un par de ejemplos de lo que digo. Tan bien contada está la serie y tan realista es, que hasta una de sus protagonistas fue detenida por la Policía de Baltimore por tráfico de drogas (suerte que no la detuvieron por algo más cercano a su inolvidable papel). Para que veáis que no me invento las reflexiones sobre la serie, el filósofo Slavoj Žižek dijo en una entrevista que "The Wire" fue un diálogo con los espectadores sobre problemas urbanos. Es más, el creador de la misma, David Simon, dijo lo siguiente (visto aquí):
"Como ocurre con las mejores series de la HBO, ‘The Wire’ será algo más que una serie de policías, hasta tal punto que abrirá nuevos caminos porque tratará temáticas más grandes y universales que tendrán mucho que ver con la condición humana, la naturaleza de la ciudad americana y, por supuesto, la cultura nacional."
Por cierto, me acabo de enterar de que existe una miniserie llamada "The Corner" que sirve como introducción a "The Wire". Habrá que verla, todo sea por rememorar una de las mejores películas, perdón, series, que jamás se han hecho. Aquellos que hayáis visto todas las temporadas y queráis recrearos en algunas de sus mejores frases, aquí os dejo esto (visto aquí):


Y para los que queráis ver algunos extras cachondos (o no), podéis ver algo sobre la infancia de Prop Joe o la de Omar o como se conocieron McNulty y Bunk.