domingo, agosto 14, 2011

El esperma es sagrado (o casi)

La película "El Sentido de la Vida" de los Monty Phyton contiene uno de los mejores esqueches jamás vistos en el cine. "Every Sperm Is Sacred" es sencillamente gloriosa: 


Por dejarlo claro, la doctrina social oficial del Vaticano dice lo siguiente:
Every sperm is sacred.
Every sperm is great.
If a sperm is wasted,
God gets quite iraaaaaate! 
Uy, no, esto era de la canción anterior. Lo que dice es lo siguiente:
"El deseo de maternidad y paternidad no justifica ningún « derecho al hijo », en cambio, son evidentes los derechos de quien aún no ha nacido, al que se deben garantizar las mejores condiciones de existencia, mediante la estabilidad de la familia fundada sobre el matrimonio y la complementariedad de las dos figuras, paterna y materna. [..] Es necesario reafirmar que no son moralmente aceptables todas aquellas técnicas de reproducción —como la donación de esperma o de óvulos; la maternidad sustitutiva; la fecundación artificial heteróloga— en las que se recurre al útero o a los gametos de personas extrañas a los cónyuges. Estas prácticas dañan el derecho del hijo a nacer de un padre y de una madre que lo sean tanto desde el punto de vista biológico como jurídico. También son reprobables las prácticas que separan el acto unitivo del procreativo mediante técnicas de laboratorio, como la inseminación y la fecundación artificial homóloga, de forma que el hijo aparece más como el resultado de un acto técnico, que como el fruto natural del acto humano de donación plena y total de los esposos. Evitar el recurso a las diversas formas de la llamada procreación asistida, la cual sustituye el acto conyugal, significa respetar —tanto en los mismos padres como en los hijos que pretenden generar— la dignidad integral de la persona humana. Son lícitos, en cambio, los medios que se configuran como ayuda al acto conyugal o en orden a lograr sus efectos. "
Vamos, gracias a frases como "el derecho del hijo a nacer de un padre y de una madre" (las peras y las manzanas de la futura alcaldesa madrileña) nos podemos ir olvidando de los matrimonios gays y de lesbianas, desde luego. Nada de inseminación artificial ¡pecado! ¡El acto de la reproducción debe realizarse a la vieja usanza y en la postura del misionero, que Dios os está mirando! Atención a la frase: "evitar la procreación asistida significa respetar la dignidad integral de la persona humana". Lo siento mucho, pero el nivel de estupidez de esto sobrepasa cualquier límite. 

Por descontado, esta doctrina considera que el acto sexual está destinado a la procreación, etc, etc. Aquí viene el problema del uso de los condones, algo que la Iglesia católica ha vetado durante siglos. El Papa actual es el primero que ha retirado la condena al uso de los preservativos en ciertos casos y para prevenir el contagio del VIH. La importancia de este hecho es fundamental en muchos países del tercer mundo, donde la Iglesia Católica tiene una especial influencia. Sin embargo, esto no significa que la doctrina de la Iglesia haya cambiado, o que no se condenen los medios anticonceptivos o el propio condón. El Papa lo único que ha hecho es retirar de palabra una condena al uso del condón, para casos muy determinados, algo que los propios misioneros en África se saltan a la torera

El llamativo descubrir que existan asociaciones católicas que abogan por el uso de los preservativos. Un ejemplo es Condoms4Life, una campaña de Catholics For Choice, una organización que colabora con Naciones Unidas, cuyos carteles pueden verse colgados por Madrid ahora mismo: 


El objetivo de esta campaña es conseguir levantar definitivamente el veto al uso de los preservativos por parte de la Iglesia, entendiendo que su uso puede salvar millones de vidas. Es curioso que una asociación de católicos pretenda hacer presión contra la doctrina oficial y la infalibidad pontificia. Los católicos y sus contradicciones. Por cierto, antes de hacer traducir una campaña y colgar carteles en un idioma deberían hacer que alguien que sepa algo de ese idioma los leyese (la palabra "mutualmente" no existe).

En definitiva, a uno no le queda claro entonces si el esperma es sagrado o no. Si fuese sagrado no se permitiría su desperdicio en ningún caso, ni aunque supusiese la salvación de vidas humanas (por no hablar del genocidio causado al hacerse una gallola). La capacidad de contradicción de la Iglesia católica es infinita. No se equivoquen, que me parece muy bien que el Papa retire el "veto" al condón, pero se queda corto y eso es porque entrar en la aprobación del uso de anticonceptivos y de la libertad del ser humano para decidir cuando tener descendencia iría en contra de muchos preceptos previos, causando el hundimiento de numerosas doctrinas. Es lo que ocurre cuando se tiene una construcción ideológica y moral con la consistencia de un castillo de naipes.