viernes, agosto 05, 2011

Le vais a pegar a vuestra puta madre



Este egoblog de mierda estaba en barbecho hasta septiembre, pero es que los acontecimientos mandan. Creo que el título deja bien claro lo que pensamos yo y muchos sobre lo que está sucediendo en Madrid. Lo que empezó como una estupidez por parte del nuevo y aparentemente novato ministro del Interior (el "macho Camacho", ya tiene apodo el lumbreras) y nuestro amigo Gallar -cerrar Sol a cal y canto- se ha convertido en un nuevo despertar de la indignación. Primero, porque esta gente no es quién ni tiene motivos para generar imágenes como esta, propias del 23-F:

Imagen de Pepa González.

Y esto de la comparación con el golpe de Estado, no es que lo diga yo, es que lo comenta el propio sindicato de Policías (WTF). Segundo, porque que cuatro personas (supuestamente, tan supuesto como puede ser el número de heridos que sufre la Policía cada vez que carga contra gente no armada) se suban a las rejas del Ministerio del Interior no justifica la carga policial sobre cientos de personas, no-perroflautas incluidos. Las cargas continúan por otras calles, según dicen en tuiter.

Mañana no vamos a ser cientos, vamos a ser miles y miles. Eso sí, no contestaremos con sus propios métodos (sólo insultos y descalificaciones, como es el caso de esta entrada). La violencia física es para los hijos de puta (lo dicho). 

Esto es lo que había ayer, multiplica por 10, si es que sabes, macho Camacho:



PD: Se convoca oficialmente al (ahora mismo escaso) comando egoblogueril. Hablamos por tuiter.

PD2: Reportaje de TVE sobre lo sucedido. Ha habido 20 detenidos y de un periodista no se sabe nada (¿le están aplicado la ley antiterrorista?).

Actualización: Vídeo de lo sucedido en el Ministerio del Interior y de la carga policial posterior.  Otro vídeo que deja muy clara la actitud de los antidisturbios y la de los manifestantes. Esto no fue una batalla campal, como suelen decir los medios, es una paliza contra gente que no usa la violencia.

Actualización 2: La manifestación del día 5 de agosto contó con unas 5000 personas y no hubo ningún problema. Se volvió a entrar en Sol. La Policía estaba allí para mirar y punto. Inexplicable la actuación de las autoridades que cerraron la plaza durante tres días para nada.