Pestañas

lunes, diciembre 26, 2011

La burbuja socialista

Después de las últimas elecciones generales vi un gráfico con la evolución del número de diputados del PSOE desde la victoria de 1982 que me llamó mucho la atención y tenía pendiente recuperarlo con un poco más de detalle...

Veamos, la evolución del tanto por ciento de votos a este partido es el de la siguiente gráfica (desde máximo en 1982):

Creo que la gráfica deja claro lo que quiero decir: el resultado obtenido por Rubalcaba en las últimas elecciones sigue, más o menos, la tendencia decreciente de sus antecesores (círculos rojos)... con la excepción de Zapatero (cuadrados rojos). Según esa recta de regresión, obtenida a partir de los círculos rojos, el resultado del PSOE para 2015 será de un 25% de los votos. Esto recuerda a aquello que sacamos de la gráfica de la burbuja inmobiliaria.

Por supuesto, esto no significa nada estadísticamente hablando, habría que tener en cuenta muchos otros factores... pero es curioso porque tiene sentido desde un punto de vista social e histórico. Primero, porque todos los candidatos que han marcado la tendencia decreciente desde 1982 son Felipe González o gente de su entorno. Segundo, porque nos dice que Zapatero supuso un corte bastante radical en el propio PSOE, ya que era un externo a los habituales del partido: era joven, era nuevo, no había ocupado puestos de responsabilidad previos. Eso, y que se topó con la desastrosa segunda legislatura de Aznar, culminada por aquellos 3 días de marzo.

También tiene sentido la caída en intención de voto del PSOE a lo largo de estos años. La victoria socialista de 1982, especialmente para la generación de españoles de Felipe González, iba mucho más allá de que un gobierno medianamente socialdemócrata gobernase España. Era históricamente revolucionaria. Y se esperaba que las consecuencias de aquella victoria hubiesen transcendido y cambiado el país hacia otro rumbo. Mi padre suele comentar que la derecha española se encontraba totalmente acobardada por aquel entonces ya que esperaban que hubiese algún tipo de represalia, revisión o recorte a sus privilegios, especialmente después del Golpe de Estado (y que habían sido silenciados gracias a la Transición). Nada más lejos de la realidad. La bajada de pantalones con el referéndum de la OTAN supuso, para empezar, un golpe bajo a toda esa generación. Y hasta ahora.

Resumiendo: después del paréntesis de Zapatero, parece que la caída en picado del PSOE vuelve por donde se había quedado. Tal vez, aunque lo dudo mucho, un dirigente socialista medianamente perspicaz podría sacar las siguientes conclusiones de todo esto: 
  • Hay que desprenderse del entorno de Felipe González (su tiempo ya pasó, a ver si nos enteramos). 
  • Hace falta una renovación general y generacional completa del partido. 
  • El candidato tiene que ser nuevo y no haber ostentado cargos políticos importantes. 
  • El partido político debe volver a la izquierda.
  • Si el PSOE no es capaz de hacer nada de lo anterior y dado el sistema electoral existente y la tendencia en intención de voto de este partido, tal vez sería recomendable crear un Frente de Izquierdas junto con otros partidos para presentarse a las elecciones generales.
P.D.: Esta entrada va dedicada los autores de estúpidos e intrascendentes manifiestos y contramanifiestos.

P.D.2: La gráfica también explica porqué Rubal no se hizo el harakiri. Su resultado fue la evolución esperada de la intención de voto del partido, al fin y al cabo. Nada para tirarse las manos a la cabeza ¿no?