Pestañas

sábado, marzo 02, 2013

Claudio o Mafalda

Claudio, nuestro emperador favorito al menos por lo que describe el personaje literario de Graves, quiso que Roma volviese a ser una República, pero no le dejaron; se dio cuenta tarde y mal de que, a pesar de ser el hombre más poderoso del mundo, era un instrumento más en manos del sistema. Mafalda, la protagonista del cómic de Quino, era una niña argentina de los años 70, una indignada permanente, que observaba con estupor el mundo que sus mayores habían creado, que ella ni entendía ni quería entender.

Así que si es niño, se llamará Claudio. Si es niña, Mafalda. En cualquiera de los dos casos la historia del nombre será la de aquellos superados por su entorno y por la sociedad en la que viven; la de aquellos que no pueden hacer lo que desean o lo que consideran justo debido a la inercia inmovilista del mundo en el que les ha tocado nacer. Son nombres para un niño de la crisis.

Pero de momento, el "aliencillo minúsculo" como lo llama su madre, está a gusto y tranquilo. O eso parece, porque en la eco tampoco se ve muy bien que digamos: