Pestañas

sábado, julio 27, 2013

Séptimo aniversario

¡Viva la egoblogomierda! ¡Viva! (visto aquí)

Pues llegó, de nuevo, el 27 de julio, fecha en la que se celebra el aniversario de este egoblog de mierda. Los aniversarios anteriores son los siguientes: uno, dos, tres, cuatro, cinco y seis. La tradición marca hacer una pequeña reflexión acerca del estado del egoblog, de lo que ha ocurrido durante el último año, quejarse de la falta de visitas y comentaristas y para terminar realizar una especie de plañidera amenaza acerca de cerrar el egoblog. Pues venga, al turrón.

Las estadísticas del egoblog muestran que las visitas disminuyen, aunque el número de subscritos al feed ¡ha aumentado! Ahora la cosa está en 261, cuando el año pasado había escasos 200 (normalmente pongo alguna gráfica, pero ¿para qué?). Es posible que el aumento en el número de feeds se deba a algún contraefecto por el cierre de Google Reader. Tal vez como la gente ha estado buscando un lector alternativo ha vuelto a leer a través de feeds. A mí me ha pasado. Y a base de revisar la colección que he importado a «The Old Reader» (que menuda petada tuvo el otro día) me he dado cuenta de la cantidad de egoblogs a los que estaba suscrito que han dejado de publicar habitualmente en el último año. Los sitios que sobreviven son, en su mayoría y como era de esperar, aquellos que tienen algún tipo de intención profesional o que son muy temáticos. Poco a poco la egoblogosfera se profesionaliza y los egoblogs de mierda desaparecen uno tras otro. 

Supongo que todo aquel que esté leyendo esto ya conocerá el Decálogo Egoblogueril, lo recuerdo por si acaso. Queda pendiente desde entonces la redacción del Manifiesto Egoblogofecal, que sería una especie de texto de inspiración marxista que desarrolle el conflicto de clase entre los guruses y los egoblogueros de mierda. El Manifiesto está, por fin, en marcha, aunque se ha vuelto a estancar en los últimos meses. Este texto tiene dos colaboradores, que son amigos y comentaristas habituales (de los pocos que hay): Copépodo y Dr. Litos. Ambos mantienen una cierta dualidad egobloguera: parte de sus entradas son puramente egoblogofecales, pero la mayoría están centradas en sus actividades científicas, algo que conduce necesariamente al protogurusismo. Esto supone una cierta contradicción con lo que pienso para el Manifiesto, que es criticar precisamente toda aquella actividad que pretenda el autobombo profesional, en vez de centrarse en la mierda del ego y la absoluta irrelevancia. Ya hice notar el proceso de pérdida egoblogofecal de más de uno durante este año cuando otorgué los «Premios a la Excelencia en la Irrelevancia Egobloguera». Que tampoco pasa nada, así son las cosas, todo el mundo tiene que evolucionar y el egobloguero, engañado por el gurusismo, tiende a egoaburguesarse. Así que no sé si la situación de ambos les permite entender el objetivo del Manifiesto (nota: en este sentido Dr. Litos anda mucho peor que el Cope). Así que este queda estancado hasta que se desatasque. O lo acabaré escribiendo yo solo en plan Forever Alone. O no, o yo qué sé (como diría el Ex-seminarista, candidato máximo a llevarse el próximo premio a la Irrelevancia Egobloguera).

Por cierto, acabo de actualizar el test para saber la clase egoblogofecal de cada uno. Aquellos que ya lo hayan hecho, les reto a que lo repitan. Je, je.

La temática de este egoblog durante este año ha estado marcada por tres acontecimientos, que son estrictamente personales (como debe ser en todo buen egoblog de mierda que se precie, ejem). En orden cronológico: una mudanza, un embarazo y una estancia en el extranjero de cuatro meses (sí, ha sido un año de tres pares de cojones, hablando en plata). La primera consecuencia para el egoblog es que el número de entradas mensuales se ha visto reducido de unas ocho a cuatro o menos. Los dibujos que solía hacer han desaparecido, incluida la serie sobre el Catedrático Bellotas (que sin embargo sigue activo en Tuiter). También es cierto que estos dibujos no tenían mucho éxito. También he abandonado el tema de las bicis, últimamente no le veo especial futuro a eso tampoco.

A pesar del escaso número de entradas, hay cosas que en este sitio son de mención obligatoria. La actualidad política ha resultado traumatica: el robo de la paga extra, la emigración forzada de científicoslas mentiras de la Veleta... todos sabéis lo de Bárcenas... pero va a ser que la culpa de todo es en realidad nuestra, por supuesto.  Las protestas en la calle han ido desde lo esperanzador a lo decepcionante: el 25S, los flashmobs de los médicos, o las minúsculas protestas frente a la sede del PP. Un consuelo fue que el feliz año del Atlético de Madrid se culminó con el partido más glorioso que yo recuerdo en la historia del club. La estancia en Suiza fue bien, ha generado muchísimo trabajo, pero me queda pendiente escribir algo sobre el carácter suizo y esas pequeñas diferencias que hay con todos los países, por muy cerca que estén (Suiza es la periferia de Bilbao en comparación con Arizona, por ejemplo).

Y finalmente hay que mencionar a Claudito, que saldrá de alguna forma de la barriga de su madre (todavía no nos hacemos a la idea de cómo eso es posible) a primeros de septiembre. Seguramente, en agradecimiento por los servicios, molestias y dolores de parto, el niño nos recompense con unas señoras mierdas líquidas y apestosas en cantidades industriales, del estilo de ese chapapote que describió magníficamente el Dr. Litos:

El futuro, en breve (visto donde el Fino)

El embarazo de juliacgs, sin llegar a ser del todo problemático en términos de salud (está ahí, ahí), está siendo un poco coñazo por la innumerable cantidad de pequeños achaques que surgen día sí, día también, y que esperemos no vayan a más. No sé de donde se saca la gente de que eso del embarazo es una «época maravillosa (disfrutadlo)». Los huevos. Pero esto que lo explique la afectada en los comentarios, si quiere. Además, seguimos arrastrando la historia de la mudanza. Porque amigos, una mudanza no acaba cuando te mudas, luego hay que deshacerla y entonces te das cuenta de que lo que te valía en el otro piso no sirve en el nuevo. Y si encima vas a traer a nuevos miembros a la familia, ni te cuento. Es decir, otro año sin vacaciones en verano. Y van...

A pesar de que los dibujos en este egoblog no han tenido nunca mucho éxito, me gustaría hacer otro "Puto Verano de Mierda" durante este agosto, porque ahora me hace gracia ver esa tira y creo que de eso tienen que ir los egoblogs: que me guste a mí, y a todos vosotros que os zurzan si no comentáis, descastaos. Si me da tiempo a hacer la tira esta vez el cactus cabreado tendrá una señora barriga y yo la miraré con la misma cara de circunstancias de siempre.

Acerca de la reflexión sobre el futuro de este egoblog, pues miren, siempre hay cosas que decir y pienso seguir diciéndolas, aunque sea con cuentagotas. Que esto de escribir es como escuchar a Pink Floyd (por fin en Spotify), una actividad desalienante y creo que eso es algo que ahora mismo y en el futuro inmediato no me vendrá nada mal.

Pues ya no tengo nada más que decir. Venga, hasta otra. ¡Viva la egoblogomierda, viva el Manifiesto Egoblogofecal! Ah, que se me olvida: ¡Ave, Claudio!