Pestañas

lunes, octubre 14, 2013

El resultado del bipartidismo (o por qué no votar al PSOE)

Veamos, me gustaría dejar clara la razón fundamental por la que una persona de mentalidad de izquierdas, medianamente progresista, o incluso centrista, no debería votar al PSOE (por descontado, tampoco al PP). Ni siquiera en base al llamado voto útil.

Dejando de lado los logros en cuanto a la creación de las bases de un Estado del Bienestar durante los primeros años 80, quiero centrarme en lo que está sucediendo ahora, en una situación hipotética que empezaría en los primeros años 90. Ya hemos tenido en España un par de relevos PP-PSOE desde entonces y esto es suficiente para darnos cuenta de que lo que está sucediendo (o sucederá) puede entenderse atendiendo a la siguiente gráfica cutre:

Datos arbitrarios, por supuesto ¡esto no es serio!

Parece una perogrullada, pero es que votando PSOE no hacemos más que alimentar el ciclo. Cuando vuelvan los «socialistas» al poder tendremos, siendo muy optimistas en cuanto a su gestión (recordemos los últimos años de ZP en el Gobierno) y dado su centrismo liberal-social, una leve mejoría respecto a lo anterior, pero en unos pocos años volveremos a las mismas al cambiar de nuevo el signo del Gobierno. El PP acabará entonces con muchas de las mejoras del Gobierno anterior y creará nuevas y más radicales contrarreformas para atacar los escasos derechos ciudadanos que queden. 

El resultado a medio y largo plazo es la destrucción completa de los logros sociales adquiridos así como la supresión de las libertades individuales y colectivas gracias al proceso step-by-step montado por el bipartidismo imperante. Tal vez mucha gente de voto progresista ya se ha dado cuenta de esto y de ahí lo de la burbuja socialista.

Y sobre las contrarreformas del PP, que nadie venga con que la economía es lo único que les importa. La actual reforma del Código Penal de Gallardón (de la que parece que nadie habla) nada tiene que ver con la economía y es lo más retrógrado que se ha visto en España en mucho tiempo, incluso sin tener en cuenta el tema del aborto. Lean, por favor, esto y esto. Es difícil imaginar algo más «ideológico» y radical que estas medidas, que nos acercan a algo similar a la Rusia de Putin.

Es decir, de alguna forma y por lo dicho aquí, el PSOE es responsable de la pérdida de derechos de los ciudadanos, aunque no sean ellos (en la mayoría de los casos) los ejecutores de las medidas más reaccionarias. Todo esto enlaza con un comportamiento muy habitual en nuestros tiempos, que es la inhibición de responsabilidades, también conocida como «a mí no me metas el marrón». En muchos casos, se excusa la responsabilidad de cada uno acerca de aquello que no es correcto o no le gusta porque sigue órdenes, porque la ley es así, porque no es su responsabilidad, etc, etc. Es decir, que una persona no sea la responsable directa de algo, no significa que no contribuya activamente a que ese algo suceda... Bueno, esto lo dejo ya, que estoy divagando.

Alguien dirá ¡no hay alternativas! ¡pues no voto, son todos lo mismo! Bueno, miren, no me sean gilipollas que el voto nulo o la abstención no sirven para nada. Por favor, háganme el favor, si no encuentran ningún programa electoral (olviden a los candidatos: programa electoral) de un partido con el que estén de acuerdo al menos en un 90% (me extrañaría), voten a Escaños en Blanco, por favor. No me sean mongers, que luego de una cosa viene la otra.