Pestañas

viernes, julio 18, 2014

De retro-banderitas y coches-armario

Una cosa que me ha llamado mucho la atención últimamente (en Madrid) es la afluencia de banderitas de España en los retrovisores (retro-banderitas, jajaja, #festivaldehumor) de los coches. Es decir, esto:



Las aparición y multiplicación de las banderitas que he visto no parece depender ni del Mundial de fútbol, donde se la dieron bien con queso gouda al Bigotones (que hace algo tan español como no dimitir), ni de la coronación de los nuevos Reyes. Según dicen en algunos foros de Internet, la banderita de marras tiene que ver con la Virgen del Pilar, que dicen que protege o algo similar. Por cierto, si os fijáis también es habitual ver banderas de otros colores, cruces enormes y hasta rosarios.

Sea por patria o religión, lo mismo me da. Si es por superstición, vamos listos, porque eso ahí en medio, si hace algo, es molestar y quitar visibilidad en la conducción. Y si es por patria, pues no deja de ser curioso eso de reivindicar la insignia borbónica dentro de las cuatro paredes de tu coche en donde solo va el conductor (fumando o hablando por el móvil, normalmente) y, si acaso, su familia. Debe ser un comportamiento propio de esos de los de la mayoría silenciosa, que dice Rajoy. 

Querido patriota, si tan orgulloso estás del país en el que vives, de sus reyes, de su gobierno, su corrupción, su provincianismo y de su tasa de paro, pues sal del coche-armario, olvida el supuesto silencio de la mayoría, abandona las banderitas que nadie ve y reivindica en la calle tu españolismo. Júntate con otros como tú, descúbrete el pecho, ponte unos pantalones de cuero ajustados, monta una carroza y saca, que se vea bien, la bandera más grande y larga que tengas. Si es con aguilucho, pues mejor. Reivindica el orgullo de sentirte profundamente españolísimo. Si otros, rojos y maricones, salen a la calle, ¿por qué tú no? Ánimo.