Pestañas

domingo, julio 27, 2014

Octavo aniversario

La mierda con ojos del Guachap es esta. Copiotas.

Parece mentira, pero aquí estamos otra vez: 27 de julio, fecha en la que se celebra el aniversario de este egoblog de mierda (anteriores: uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis y siete). Como siempre, en esta entrada hay que hablar de muchas cosas, pero aquí estamos de recortes, como el Gobierno de Rajoy, así que vamos rapidito, que no tengo tiempo.



Normalmente comento algo sobre seguidores, visitas y comentarios a este egoblog de mierda. Pero es que paso, especialmente porque los comentarios siguen cayendo en picado y solamente un excelso puñado de personas siguen escribiendo por aquí (¡gracias!). La gente ahora tiene la manía de comentar las entradas en el tuiter. Ya no digo nada, pero es que el comentario se pierde. Intenten encontrar en su tuiter algo que hayan escrito hace 6 meses, venga. Pero vaya, es la inmmediatez de los tiempos que corren. Ahora mismo los egoblogs son extensiones del tuiter. Si no te entra el asunto en 150 caracteres, pues lo cuentas en el egoblog y enlazas en el tuiter, que para eso lo has escrito.

Sobre las cosas de este año. En fin, madre mía. No tengan hijos. O sí, que son bonicos (sobre todo el mío, jeje), especialmente si los crías tú y ves que van saliendo adelante. Que no van a ser solo los del Opus los que descendencia, que se va a llenar España de imbéciles; pero la ostia, qué pedazo de marrón. Supongo que esto se lleva mejor si eres más joven, pero a mis 36 tacos como que cuesta un poco lo de la guerra de trincheras. Yo todavía me estoy recuperando del shock, aunque la batalla no ha decaído demasiado, especialmente por la noche. Ya no es el caos de los primeros 3 meses, pero el cansancio acumulado también pesa bastante, y compaginar la crianza con los trabajos es complicado. Y ahora mismo, tanto JuliverX como yo estamos muy quemados, y eso que nuestros trabajos no son lo peor ni lo más rígido del mundo.

¿Les he contado que el Clauderas es un bosón de Julis? En honor al Higgs, claro (premio Nobel). La explicación de la denominación daría para un cómic, como el del puto verano de mierda del año pasado, pero a saber si tengo tiempo y fuerzas para hacerlo.

Más cosas que han pasado este año, además del advenimiento Claudil: Hace poco que volví a montar en bici, re-aprendí a conducir coches, fui a una manifestación donde hubo la leche de gente (que se ve que luego votaron a Podemos) y nos mudamos otra vez. Algo que tengo que citar aquí es la temporada realizada por mi Atleti: Campeón de Liga de nuevo, 18 años después (la décima) y subcampeón de Europa (la segunda), aunque esto último fue traumático y casi que prefiero no recordarlo. Además, se habló por aquí de algunas cosas que dicen los periodistas científicos, de otras que dice el ejército, y de otras que suelta la gente por la calle.

En cuanto al futuro del egoblog, el Manifiesto Egoblogofecal está totalmente estancado y la culpa la tiene el copépodo que es un vagueras que solo piensa en plantitas y en musgos y está dejando de lado sus compromisos con la causa. Yo no tengo culpa de nada, que para algo soy el ideólogo. Además, así no hay quien cierre el egoblog este de marras. Que conste que hasta que no esté terminado el Manifiesto este sitio va a seguir abierto, aunque publique una mierda de entradas tanto en cantidad y calidad. Si es necesario postearé imagénes de mierdas de Toriyama tres veces al mes, como si esto fuese el tumbler.


Pues nada más, en agosto probablemente no diga nada más por aquí, pero ¿qué más da? Si lo único que importa es el tuiter y el guachap...