Pestañas

sábado, noviembre 28, 2015

Dell XPS 13 (2015) + Ubuntu + Windows 10 (preinstalado)

Dell XPS 13. Nombre familiar para el trasto: Feanor.

Veamos, la historia es más o menos como sigue: el año pasado me concedieron un dinero en mi universidad para gastar en material informático. Ese dinero te lo conceden pero no se sabe cuándo lo tienes disponible para gastarlo. Para cuando me enteré de que se abría la veda,  había que gastarlo o se perdía (sí, esto es algo propio de lo público español: si no lo gastas es que no lo necesitas, nada de ahorrarlo para una compra mayor), tuve que esforzarme por buscar material informático no inventariable que pudiese serme útil. En fin, me prometí que al año siguiente esto no me pasaría y gastaría ese dinero en algo que mereciese la pena, aunque fuese juntando ese dinero con el dinero de otras partidas (proyecto, departamento).

Tenía echado el ojo desde hace tiempo a los portátiles Dell XPS 13, que se consideran un como serios competidores para los MacBook Pro/Air, especialmente teniendo en cuenta su precio considerando las prestaciones que tienen. Una de las cosas que más me atraían del portátil, es que lo vendían con Ubuntu preinstalado, en una versión que se llamaba "Developer Edition". Desgraciadamente, esa versión ya no está disponible y parece que no la volverán a sacar hasta los nuevos modelos de 2016.

Pues nada, a por ello. Empiezo a mover los papeles para comprar el portátil en primavera de este año, para ir con tiempo. Cuando el dinero está disponible, hago un informe para justificar el gasto, que tiene que pasar por una comisión, que luego tiene que ser autorizado por... en fin. Una odisea burocrática a la que luego añadir que Dell tuvo problemas técnicos para emitir facturas. En medio de todo esto me enteré que el portátil con Ubuntu no estaba disponible, pero si cancelaba el pedido perdía el dinero para gastar. En fin, que para adelante y que me manden lo que sea aunque tenga Windows. Habría que instalarle el Ubuntu, a ver qué pasa...

Pues nada, una vez que llega el portátil (¡por fin!), vamos al tajo. Lo primero es seguir lo que se dice aquí acerca de cosas que hacer en Windows 10 antes de nada. Básicamente hay que actualizar la BIOS si no es la última versión, hacer copia de seguridad de Windows en un USB (¡esto es imprescindible!), hacer un "shrink" del disco con Disk Management para generar espacio para instalar Ubuntu y quitar el "fast start up", que es algo que recomiendan todas las guías.

Una vez hecho esto, vamos a instalar Ubuntu (la última versión, volveré a esto después). Instalamos la imagen de Ubuntu en un USB y al lío. Para arrancar el Live USB tenemos que decirlo desde la BIOS (F12 muchas veces) aunque puede dar problemas. El Live USB lo iniciamos en modo UEFI (en la BIOS pondrá "UFI flashdrive" o similar). Aunque nos va a dar igual porque no vamos a poder hacer boot con W10, como ahora veremos.

De inicio, puede que no se tiene acceso al disco SSD desde la instalación de Ubuntu. El problema es que W10 solo funciona con RAID On (Intel Rapid Restore Technology). Ubuntu solo detecta el disco SSD cuando ponemos la opción AHCI en la BIOS. Es decir, no parece posible hacer un arranque con los dos sistemas. Para recuperar W10 hay que irse a la BIOS y activar RAID. Si se hace no se puede acceder a Ubuntu.

Imagen de la BIOS con la opción para arrancar Ubuntu.

Acepto con todo el dolor de mi corazón (en realidad no) que tener un arranque dual al estilo clásico no es posible, así que nos centramos en Ubuntu. Si queremos ir a W10 por algún tipo de razón (que las hay), hay que tocar la BIOS en la opción que se ve en el pantallazo anterior. En la instalación de Ubuntu hay que andarse con ojo, porque el cargador de arranque hay que ponerlo en la partición "eli". Creamos una "swap" y una partición ext4 para "/" con el espacio libre que hemos generado anteriormente en W10 e instalamos. Estas particiones las he creado como "lógicas" y las he puesto al final del particionado (no tengo claro por qué, pero creo que eso ahorra problemas).

Cuando reiniciemos no saltará a Ubuntu y dará un error porque se va a W10, pero no puede arrancarlo por lo que hemos hecho antes. Para que salga el grub, en la BIOS hay que cargar un arranque del grub y ponerlo en cabeza, buscando un archivo llamado "\EFI\ubuntu\grubx64.efi" y desactivado el "Windows Bot Manager". Un par de pantallazos sobre este tema:

Cargar el grub en la BIOS.

Poner el grub que hemos cargado en cabeza.

Esto esconde el W10 de forma que no se puede acceder a él. Si se quiere volver a usarlo, hay que deshacer estos pasos: poner "Windows Boot Loader" arriba y activar Raid On. Y con esto ¡zas! Ya tenemos Ubuntu 15.10 instalado. Ahora los problemas con el Ubuntu en sí.

Lo más importante, el Wifi no funciona. Usando este comando en terminal:

lspci -vnn -d 14e4:

deducimos que el chip es el 14e4:43a3, que según esto, es el chip BCM4350, que está en espera para poder implementarse para kernel 4.4. Y efectivamente no funciona en 15.10 (kernel 4.2). Una solución radical es cambiar el chip por uno de Intel que funcione con este kernel (ni de coña me meto en ese lío). Se supone que este kernel debería estar disponible en la versión 16.04, pero finalmente no es cierto, porque esta versión sólo va a llegar a kernel 4.3. Por comprobarlo, he instalado la versión en desarrollo, que funciona bien, pero sigue sin funcionar el Wifi. En fin, podemos usar un adaptador USB a Ethernet si queremos usar un cable o un USB Wifi. Es lo que hay. Por lo demás el portátil funciona perfectamente con Ubuntu, y es un cacho de máquina.

Actualización: La actualización al kernel 4.3 no solamente no consigue que funcione el Wifi, sino que la pantalla se queda en negro. Una forma de conseguir que se encienda es poner el portátil en modo suspensión y luego encenderlo otra vez. Esto se puede hacer bajando la pantalla y subiéndola, si lo tenemos así configurado. El problema no se da con el kernel 4.2, que en cualquier caso también podemos arrancar desde grub. La versión 4.4-rc7 del kernel no deja acceder al modo gráfico (instalar así, para borrarla usar lo que pone aquí). La nueva versión 4.4 no deja ni siquiera entrar en el sistema. Última actualización: Con la versión 4.4.01 del kernel en repositorios desaparece tanto el problema con Wifi como el de la pantalla.

Extras (se irá actualizando):  Instalar Java 8 Oracle, Spotify for Linux, conecta un Android a Ubuntu, instalar Julia, configurar control remoto con Remmina, cómo crear accesos directos, error de librerías al ejecutar Spotify, instalar Variety para cambiar automáticamente de fondo de escritorio, indicadores para el panel superior.