Pestañas

jueves, diciembre 31, 2015

#ResumeTuAñoEnUnDecadentePostDeMierda

La gentecilla está resumiendo su año en el tuiter usando solo tres palabras o con un gif. Por llevar la contraria, voy a hacer algo parecido pero en con una entrada en este decadente egoblog de mierda.

De la primera parte del año no recuerdo mucho. Y no tengo mucho que mencionar salvo que el Clauderas empezó a andar en algún momento (aquí todavía no andaba) y que seguía sin dormir bien. El chaval sigue a lo suyo, con sus habituales laringitis, faringitis y demás. Por lo demás, alto, delgado y destacando, según dicen, en «inteligencia» lógico-matemática (uf, en fin). Ya ha dejado de comer solo papillas y parece que empieza a dormir más de seguido.

Sobre este 2015, en el egoblog escribí alguna cosa más en la entrada del noveno aniversario. A estas alturas sigo pensando que el próximo aniversario será el último. Este año caerá el Manifiesto Egoblogofecal sí o sí (todavía incompleto y no miro a nadie).

En verano hubo vacaciones, las primeras en muchos años. Aunque las vacaciones con niños pequeños tienen poco de descanso, por lo menos cambiamos de paisaje. Dos fotos de recuerdo:



Con el propósito de alcanzar el objetivo vital de ser por fin un auténtico paria social (véase gif), este año retomé los estudios de Informática. Me matriculé por primera en esto hace diez años, cuando no existían los grados, pero lo aparqué porque lo primero era terminar la tesis y estabilizarme). La idea es sacarse un par de asignaturas cada curso en los ratos libres. O sea, nunca. Lo bueno es que ahora se estudia mucho Java, que es lo que suelo utilizar para programar casi cualquier cosa. Para cuando vuelva a intentar sacar alguna asignatura a saber cuál es el lenguaje de moda (voto por Julia).

vía Mojarrison

Los últimos meses del año ha sido muy jodidos por una enfermedad bastante jodida detectada a mi padre. Esto es como muy personal, demasiado para el egoblog de mierda, aunque todavía habría mucho que contar, especialmente acerca de las virtudes (muchas) y defectos (muchos) del sistema sanitario público español. Dependerá de cómo vayan las cosas. Básicamente, la sensación de fondo que uno tiene con todo esto es algo tal que así:


En fin, que al final ha terminado siendo un año jodido. Tal vez el mejor resumen posible sea este:


A ver si 2016 da buenas noticias o al menos nos deja un poco en paz. Salud para todos.